Regístrate

Investigadores de carrera temprana responden al Plan S: Entrevista con Sabina Leonelli de Global Young Academy

Cuando se lanzó el Plan S en septiembre de 2018, surgieron preocupaciones de inmediato sobre las perspectivas de los investigadores jóvenes y en las primeras etapas de su carrera, que dependen de los registros de publicación para el desarrollo profesional futuro.

Escuchamos a Sabina Leonelli, profesora de Filosofía e Historia de la Ciencia en la Universidad de Exeter, Reino Unido, y una de las coautoras de la Declaración de Global Young Academy sobre oportunidades y desafíos para implementar el PLAN S.

La Declaración de GYA establece dos escenarios muy diferentes para un futuro posterior al Plan S: un escenario negativo, en el que los investigadores y las disciplinas con financiación limitada quedan marginados, mientras que unos pocos editores aumentan su cuota de mercado; y una positiva, en la que florecen las revistas de acceso abierto de diamantes de alta calidad, y las editoriales existen esencialmente para proporcionar servicios a los académicos, que acuerdan qué revistas financiar. Tras la publicación de las directrices de implementación, ¿dónde se ubica el Plan S en el espectro entre estos dos extremos? ¿Cuáles son las prioridades de aclaración?

Se han realizado avances: existe un mayor reconocimiento de que los cargos por procesamiento de artículos (APC) deberán limitarse, hay más sensibilidad a la diversidad de resultados en la investigación y hay un reconocimiento claro de que las monografías deben considerarse por separado. Al mismo tiempo, los escenarios que propusimos aún se mantienen. Todavía quedan grandes preguntas por hacer sobre el modelo de negocio detrás del Plan S y qué jugadores lo apoyarán.

Estamos felices de que el Plan haya generado impulso hacia el acceso abierto (OA) en todo el mundo, pero al mismo tiempo, nos preocupa que la opción de subsidiar el cambio a OA a través de tarifas de autor todavía esté sobre la mesa. Eso no desafía el modelo comercial existente en la industria editorial y es insostenible. Podría afectar negativamente a investigadores que no están en campos muy de moda, o que se encuentran en ubicaciones geográficas o institucionales que no atraen mucho financiamiento, o que operan sin necesidad de financiamiento externo (como muchos de mis colegas en filosofía). Crear barreras para quién puede permitirse publicar es tan injusto como cerrar publicaciones a los lectores.

Nos gustaría ver un movimiento hacia un sistema que es gratuito para autores y lectores, pero donde las instituciones que producen y consumen la investigación están hechas para apoyar y pagar por el sistema. Reconocemos que existen costos asociados con la publicación de alta calidad, y se han realizado experimentos interesantes para pensar de manera diferente sobre cómo subsidiar esos costos. Nos gustaría ver un movimiento aún más decisivo de los arquitectos del Plan S.

Al redactar la declaración, ¿qué preocupaciones escuchó específicamente de los investigadores jóvenes?

La principal preocupación sigue siendo que si nos dirigimos hacia un sistema de "el autor paga", un gran número de personas quedará excluido del mundo de la publicación de investigación. Muchos de nuestros miembros provienen de países con bajos subsidios a la investigación, pero también contamos con representantes de disciplinas que incluyen las humanidades y las ciencias sociales cualitativas, que no son las más financiadas (a menudo porque la realización de investigaciones en esas áreas no requiere un mucha financiación). Mantener esas disciplinas como rehenes de un sistema en el que las personas solo pueden publicar si cuentan con financiación externa dañará irreparablemente el panorama de la investigación y creará aún más desigualdades entre países, entre instituciones y entre disciplinas. Esa es una gran preocupación.

¿Se ha consultado suficientemente a los científicos jóvenes?

En los últimos meses hemos tenido conversaciones constructivas con los actores detrás del Plan S, y ha sido genial ver que la amplia consulta ha atraído a más partes interesadas a la mesa. Probablemente ahora estén completamente abrumados por la evidencia, por lo que habrá que tomar decisiones sobre cuál de estas voces tan discordantes van a escuchar.

Desde la perspectiva del joven investigador, nuestro argumento es decir que organizaciones como la nuestra representan individuos y grupos en la vanguardia de sus campos, que van a ser muy activos durante los próximos veinte años. En muchos sentidos, somos el público objetivo y el usuario objetivo del Plan S, por lo que sería bueno prestar especial atención a lo que piensan los investigadores jóvenes.

¿Cree que el Plan S será fácil de implementar? ¿Es necesaria una mayor orientación o un mayor reconocimiento de sus implicaciones para la carga de trabajo de los investigadores individuales?

La implementación será muy difícil. En primer lugar, tenemos que concentrarnos en un modelo de negocio para el acceso abierto sostenible, proporcionando algunos fondos para la publicación, pero al mismo tiempo asegurándonos de que esos costos no recaigan sobre los investigadores. Sistemas como el propuesto por la Biblioteca Abierta de Humanidades son muy buenos, pero aún deben aplicarse a una escala más amplia. Espero que Plan S haga un gesto más fuerte hacia el apoyo a ese tipo de iniciativa.

En segundo lugar, no creo que el Plan S pueda implementarse sin también implementar cambios serios en la forma en que las instituciones de investigación y los financiadores evalúan la investigación científica: los dos van de la mano. El uso de métricas como el factor de impacto de la revista y las citas cuentan como los únicos indicadores de excelencia en la investigación es incompatible con intentar implementar el AA.

Soy miembro de la Plataforma de política científica abierta y estamos trabajando duro en indicadores para ciencia abierta. El trabajo realizado sobre las alternativas al factor de impacto y el recuento de citas indica que la mejor alternativa posible es tener indicadores cualitativos y una evaluación que no se base en la captura numérica. Al mismo tiempo, sabemos que es costoso de implementar y difícil para muchas instituciones. Hay algunos indicios de que los sistemas de evaluación pueden estar cambiando, por ejemplo, la Universidad de Gante ha puesto en marcha un nuevo sistema para evaluar las promociones y las contrataciones, pero esto aún no ha ocurrido de forma sistémica. Pero si no cambiamos el sistema de investigación en términos de evaluación y valoración, será extremadamente difícil cambiar los incentivos de publicación. Esa discusión debe ocurrir al mismo tiempo que la discusión sobre el acceso abierto.

Nos preocupa que, si no se resuelven estas tensiones, las personas que más sufrirán serán los investigadores de carrera temprana, que necesitan cierto tipo de publicaciones para progresar y no tienen el tipo de reputación que les permitiría conseguir su trabajo. reconocido de otra manera. Estamos en un momento muy delicado, especialmente para las personas que están saliendo de sus doctorados y posdoctorados.

Plan S 'fomenta encarecidamente' el acceso abierto a los datos de investigación, pero sin entrar en muchos detalles sobre cómo hacerlo. ¿Se necesitan pautas más específicas?

Los expertos en datos abiertos han reconocido claramente que, por mucho que nos gustaría que la mayor cantidad de datos posible se compartiera abiertamente, existen serias preocupaciones éticas y científicas en torno a qué datos deben compartirse, qué datos son más útiles y cuáles son menos útiles. y cómo tomamos esas decisiones. En muchas situaciones, necesita una evaluación caso por caso de qué datos compartir y qué no compartir. En ese sentido, creo que sería difícil y equivocado agregar pautas estrictas sobre datos abiertos al Plan S.

Lo que probablemente se podría hacer para ayudar a crear un cambio cultural sería pedir a los investigadores que publican que expliquen sus opciones sobre qué datos están compartiendo, si es que los hay. Parte del cambio cultural que necesitamos es lograr que los investigadores sean más reflexivos con respecto a sus prácticas de datos y que puedan dar cuenta más claramente de sus elecciones. A menudo, hay razones muy específicas detrás de por qué las personas eligen seleccionar o compartir datos, o no hacerlo. Sería interesante ver al Plan S tomar una posición más firme, sin dejar de ser agnóstico sobre cuál debería ser el resultado. Los investigadores que son expertos en sus propios datos deben decidir si es posible abrirlos y en qué condiciones.

También existe una fuerte relación con el sistema de evaluación. Por el momento, casi no hay reconocimiento de actividades como el procesamiento de datos o la curación de datos, que son cruciales para hacer que los datos se abran. Mientras el sistema de evaluación de la ciencia no ofrezca incentivos, cualquier persona que se dedique a estas prácticas es automáticamente sancionada. Los datos abiertos son un problema aún más complicado que el acceso abierto.

¿Cómo cree que serán los próximos diez años para el acceso abierto y qué espera ver?

Espero ver que todos los esfuerzos y pensamientos que se han realizado en los últimos 10 a 20 años sobre ciencia abierta se hagan realidad. Me gustaría que eso suceda a través de una transformación de la industria editorial para que se convierta más obviamente en una industria de servicios, que atienda las necesidades de cualquier consumidor de conocimiento. La publicación es un oficio importante, que requiere un conjunto de habilidades importantes, pero espero ver un cambio en las formas en que se financia el sistema de publicación para que sea posible, por ejemplo, agrupar recursos que ahora se utilizan para revistas. suscripciones para subsidiar la totalidad del sistema, lo que hace que sea gratuito para los investigadores el envío a revistas y gratuito para los lectores de todo el mundo para acceder a los resultados de la investigación. Seguimos escuchando que hay suficiente dinero en el sistema para que esto sea posible; lo que se necesita es la voluntad para hacerlo realidad. Espero que esto se haga realidad en los próximos diez años.

Cuando se trata de otros aspectos de la ciencia abierta, creo que muchos cambios llevarán más de diez años. La cuestión de los libros abiertos, las monografías, llevará más tiempo. Dentro de diez años, sería genial ver una diversidad de opciones allí. En el caso de los datos, el mayor desafío es cómo difundirlos y almacenarlos. En este momento hay muchos movimientos para hacer que el almacenamiento, la conservación y la recuperación de datos sea mucho más fácil y asequible, pero estamos al comienzo de ese proceso. Creo que llevará más tiempo del previsto actualmente para Nube Europea de la Ciencia Abierta para que realmente funcione según lo previsto. Es probablemente la iniciativa más importante que se haya tomado para intentar coordinar un sistema federado en toda Europa, sin importar de qué disciplina sea usted, pero el proceso para implementarlo realmente demuestra lo difícil que es. Me encantaría ver que funcione correctamente dentro de diez años.

[identificadores_de_elementos_relacionados=”7411,7470,7500,7532,7593″]

Ir al contenido