Regístrate

Cómo enseñar transición energética y clima en las escuelas de negocios

Lograr los objetivos del Acuerdo de París y estabilizar el calentamiento por debajo de 1.5 ° C requerirá recortes profundos de emisiones en el sector privado. En este extenso blog, Aurélien Acquier y Pierre Peyretou explican por qué se requiere una profunda renovación disciplinaria dentro de la educación en gestión para fortalecer la comprensión de los principios de sostenibilidad en el mundo empresarial. Muestran que el tema de la transición energética puede sentar las bases para una comprensión verdaderamente transversal y sistémica de los problemas climáticos y los límites planetarios, y ayudar a comprender cómo estos límites planetarios están conectados con las actividades comerciales.

Este artículo es parte del ISC Transformar21 serie, que presenta recursos de nuestra red de científicos y agentes de cambio para ayudar a informar las transformaciones urgentes necesarias para lograr los objetivos climáticos y de biodiversidad.

Muchas escuelas de negocios están participando actualmente en esfuerzos para integrar la sostenibilidad "ecologizando" las disciplinas existentes, como finanzas, marketing, estrategia, operaciones, contabilidad, recursos humanos y gestión. Si bien este proceso es en sí mismo un gran desafío, está marcado por limitaciones. De hecho, los límites disciplinarios se basan en un pensamiento en silos que, por naturaleza, no se adapta a problemas sistémicos como el clima o los desafíos de la biodiversidad. En el extremo, si las escuelas de negocios simplemente terminan poniendo una etiqueta "verde" o "sostenible" delante de cada disciplina, corren el riesgo de perder una comprensión profunda de la escala y el alcance de los fenómenos, y terminar promoviendo una adaptación marginal en lugar de significativa. cambiar, inhibiendo así el cuestionamiento radical, crítico y fundamental de hipótesis disciplinarias clave en la gestión sobre el gobierno corporativo y la creación de valor “sostenible”.

Como resultado, más allá de integrar la sostenibilidad dentro de cada disciplina empresarial existente, se requiere un segundo enfoque, centrado en la introducción de nuevos temas, habilidades y conocimientos. Este enfoque es necesario para desarrollar una comprensión más profunda de los mecanismos de los 'grandes desafíos' de la sostenibilidad (como el cambio climático, el colapso de la biodiversidad, la dinámica de los ecosistemas, las desigualdades sociales, etc.) y el desarrollo de competencias específicas relacionadas con la evaluación de los impactos de la sostenibilidad ( Análisis de ciclo de vida, análisis de escenarios, etc.). Dicho conocimiento es clave para comprender la verdadera escala y alcance de los desafíos de sustentabilidad para nuestras sociedades, para comprender el carácter sistémico y no lineal del clima o la dinámica de la biodiversidad, y para evaluar la relevancia de las soluciones sustentables diseñadas y promovidas por las empresas. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, este enfoque aún falta en gran medida. Según un estudio a gran escala realizado en Francia por el Proyecto Shift en 2018, la gran mayoría de las instituciones de educación superior (76%), incluidas las que ofrecen títulos de ingeniería o negocios, no propusieron ningún curso sobre cuestiones climáticas y energéticas (Proyecto Shift, 2019). Posteriormente, Jean Jouzel, ex Vicepresidente del Grupo de Trabajo Científico del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), presentó un informe al Ministerio de Educación Superior de Francia en 2020, formular varias recomendaciones hacia una nueva “base de conocimiento común”, para todos los estudiantes de educación superior, sobre el tema de la transición ecológica. También hay expectativas claras de los estudiantes, como el Manifiesto estudiantil por un despertar ecológico, que reunió las firmas de más de 30 000 estudiantes que exigían una reestructuración de los planes de estudio de las empresas y la educación superior para integrar los temas de transición ecológica y cuestiones climáticas.

En los últimos años, los programas han comenzado a cambiar. En ESCP Business School, como en otras escuelas que dan un giro a la sostenibilidad, contamos con talleres muy utilizados como el “El clima fresco”Para mejorar la comprensión de los estudiantes sobre el cambio climático con todos los nuevos grupos de estudiantes. También hemos introducido seminarios o cursos obligatorios en nuestros programas principales (desde maestrías en administración hasta programas ejecutivos de MBA). A través de estas iniciativas, queremos asegurarnos de que todos los estudiantes adquieran conocimientos básicos de ecología y puedan comprender el impacto de los límites planetarios para los negocios. Sin embargo, sentimos la necesidad de profundizar en el complejo tema de la transición energética, que se encuentra en el centro de la transición ecológica para nuestras economías y sociedades, con impactos ecológicos, civilizacionales y comerciales masivos.

¿Por qué la energía ocupa un lugar central en la transición hacia la sostenibilidad?

Desde una perspectiva social y económica, la energía ha jugado un papel decisivo en el desarrollo humano, el bienestar, la productividad y el crecimiento. Desde una perspectiva ecológica, nuestro destino colectivo está conformado por nuestra capacidad de limitar el cambio climático a fin de mantener los servicios ecosistémicos y una tierra habitable. Para mantenerse dentro de los límites de un presupuesto de carbono que cumple con el acuerdo climático de París, un país como Francia estableció el objetivo en 2009 (a través de la “Grenelle del medio ambiente”) de dividir su CO2 emisiones per cápita en una proporción de seis en los próximos 30 años, pasando de 12 toneladas de CO2 un año a 2 toneladas de CO2 en 2050 (antes de alcanzar la neutralidad de carbono en 2070).

Desde la perspectiva de un líder empresarial, ¿cuáles son los riesgos y vulnerabilidades que enfrenta una empresa específica a la luz de tales desafíos energéticos? ¿Qué tipo de inversiones y cambios se necesitan para adaptar las corporaciones a esta nueva realidad? ¿Quién asume los costos y cómo gestionamos los riesgos y el proceso de cambio? ¿Cómo diseñamos una trayectoria baja en carbono a nivel micro que cumpla con las trayectorias macro? ¿Cómo deben contribuir las empresas a las regulaciones sectoriales, nacionales e internacionales para diseñar un marco regulatorio relevante a la luz de estos desafíos? Dichos desafíos involucran transformaciones organizacionales clave a nivel social, regulatorio, sectorial, empresarial e individual. Por esta razón, las habilidades organizativas y comerciales son muy necesarias en dicha transición.

Con el fin de equipar a una nueva generación de estudiantes con las habilidades para enfrentar este desafío, nos propusimos diseñar un curso de gestión de 30 horas que desarrollaría una comprensión de la complejidad sistémica. Durante la primera parte de la clase, nos enfocamos en definir la energía y comprender sus facetas multidimensionales y las tensiones paradójicas involucradas. Por ejemplo, después de explorar el crecimiento exponencial del uso de energía a lo largo del tiempo, su correlación con el crecimiento del PIB y su papel central en el desarrollo económico y social (Smil, 2017), exploramos la necesidad de disminuir radicalmente nuestra dependencia de los combustibles fósiles, que todavía representa más del 80% de la combinación energética a nivel mundial. Exploramos las razones físicas y las consecuencias geopolíticas de tal dependencia de los combustibles fósiles, antes de explorar el desafío del cambio climático.


Las siguientes cinco sesiones se centraron en la noción de riesgos físicos y de transición para las empresas. Introdujimos metodologías para medir la huella de carbono de las empresas, con ejemplos detallados para múltiples sectores y actividades, herramientas de gestión para estrategias bajas en carbono, análisis de escenarios, etc. Los estudiantes también exploraron los principales antagonismos entre los objetivos comerciales y climáticos, como la dificultad de reducir las emisiones de GEI para las empresas, situaciones en las que las prioridades comerciales a corto plazo entran en conflicto con la acción a largo plazo sobre el cambio climático y la contradicción entre los objetivos de reducción de carbono y las estrategias comerciales impulsadas por crecimiento de los volúmenes de producción.

Un objetivo adicional y transversal fue ayudar a los estudiantes a proyectarse en su carrera futura e identificar un camino satisfactorio, tanto a nivel profesional como personal. En general, los comentarios de los estudiantes fueron muy positivos. Una encuesta anónima encontró que el 94% de los encuestados recomendaría el curso a otro estudiante (con una probabilidad de entre 8 y 10 en una escala de 10 puntos). Los estudiantes elogiaron la importancia del tema y su enfoque multidisciplinario (que abarca las dimensiones macro, física y técnica antes de profundizar en las implicaciones comerciales), la diversidad de los profesores e invitados profesionales, los múltiples talleres y la interacción con el equipo docente y la dinámica general en el curso. Sin embargo, los estudiantes también notaron que pasaron por una fuerte experiencia emocional a lo largo de todo el proceso de la clase, a medida que fueron tomando conciencia de la enorme centralidad y dificultad de tales desafíos energéticos para los negocios, la sociedad y los problemas climáticos.

Resultados: observaciones sobre los negocios y la transición energética

Para el equipo de profesores, este curso sacó a la luz algunas observaciones transversales importantes sobre la transición energética, el clima y los negocios:

  • En primer lugar, existe una gran desconexión entre los macroobjetivos climáticos (por ejemplo, compromisos nacionales e internacionales) y las transformaciones sectoriales y empresariales reales.
  • En segundo lugar, la dimensión sistémica a menudo se descuida en los planes sectoriales y comerciales para cumplir los objetivos climáticos: las transformaciones y los escenarios se consideran solo dentro de los silos de sectores económicos específicos, países, independientemente de lo que hagan los demás. Rara vez se consideran a una escala más sistémica, teniendo en cuenta las interdependencias globales entre sectores y países. Por ejemplo, para disminuir su impacto de carbono, muchas empresas y sectores están apostando por una disponibilidad masiva de energía renovable, que puede no estar disponible para todos.
  • Además, hay una falta de descripciones tangibles de la vida real de una sociedad que sea compatible con una “sociedad neutra en carbono”. Hay una necesidad urgente de proponer narrativas, imaginarios y trabajos prospectivos para visualizar cómo sería nuestra sociedad (en términos de viajes, comida, vivienda) si disminuyéramos nuestras emisiones de CO2 en una proporción de 6 para 2050.
  • Sigue siendo difícil imaginar cambios estratégicos radicales a la luz del desafío del calentamiento global. Por ejemplo, al final del curso, los estudiantes presentaron su análisis corporativo para realizar una “prueba de estrés estratégico” de la estrategia climática de una empresa. Los profesores se sorprendieron de que, a pesar del curso, y si bien ahora eran plenamente conscientes de la escala y el alcance de los cambios necesarios para abordar el cambio climático, los estudiantes todavía estaban muy influenciados por las políticas y prácticas corporativas existentes y se sentían incómodos con la idea de detener determinadas actividades, incluso cuando son evidentemente perjudiciales para el clima. En lugar de desafiar "los negocios como siempre", los estudiantes tendieron a interiorizar los "imperativos" del crecimiento económico y la rentabilidad financiera. Cuando se enfrentaban a las compensaciones entre los negocios y el clima, tendían a priorizar las ganancias y tratar de "hacer menos daño" en lugar de abordar el problema en la escala adecuada. Algunos de ellos también tendieron a combinar los problemas energéticos con políticas corporativas de sustentabilidad más amplias, y tuvieron dificultades para desafiar la estrategia climática de las empresas que disfrutan de una imagen de marca "verde" y una buena reputación de sustentabilidad.

Más allá de la energía y el clima, ¿cómo deberían abordar las escuelas de negocios el estudio de los grandes desafíos de la sostenibilidad?

En última instancia, desarrollar cursos ambiciosos sobre estos grandes desafíos es tanto una responsabilidad como una oportunidad para la educación en gestión. Debido a la complejidad multidisciplinaria y sistémica de la energía y el cambio climático, las escuelas de negocios deben invertir recursos y tiempo para fomentar la investigación y la educación multidisciplinarias sobre los grandes desafíos de la sostenibilidad mediante la construcción de asociaciones institucionales relevantes con escuelas de ingeniería, agronomía, ciencias sociales e incluso otras escuelas de negocios. , con el fin de desarrollar dichos contenidos multidisciplinares.  

También es vital que las instituciones educativas refuercen los vínculos con ex alumnos, estudiantes, profesores y administradores, y construyan un ecosistema más amplio de empresas alrededor de la escuela para difundir el conocimiento a una escala más amplia y obtener información sobre las experimentaciones realizadas en el mundo empresarial. Finalmente, deben crear colaboraciones interorganizacionales y compartir soluciones activas y buenas prácticas. Los desafíos intelectuales y sociales que presenta el cambio climático son quizás la mayor justificación hasta ahora de por qué necesitamos una exploración y un diálogo abiertos y abiertos del tipo que las universidades pueden ofrecer. Como primer comienzo, y dada la urgencia de la crisis climática, las universidades y las instituciones de educación superior podrían comenzar compartiendo experiencias, materiales y soluciones para abordar el desafío en su esfuerzo educativo. No dude en ponerse en contacto con nosotros si desea ampliar el diálogo.

Una versión más larga de este artículo también está disponible en Francés or Inglés.


Aurelien Acquier es profesor de estrategia de sostenibilidad en el departamento de gestión de ESCP Business School, así como decano asociado de sostenibilidad y codirector científico de la cátedra ESCP Deloitte Circular Economy & Sustainable Business Models. Su investigación se ocupa de la integración de cuestiones de sostenibilidad y responsabilidad social en formas organizativas complejas.

Pierre Peyrétou es profesor afiliado en ESCP Business School y ayuda a las empresas a desarrollar actividades bajas en carbono. Anteriormente, desarrolló empresas en varios países en múltiples roles de liderazgo, trabajó en capital de riesgo y dirigió el programa DataCity.


Foto por CHUTTERSNAP on Unsplash

Ir al contenido