Regístrate

Koi Tū, el virus y el futuro

El presidente electo del ISC, Peter Gluckman, considera qué lecciones tiene la pandemia de COVID-19 sobre cómo la ciencia interactúa con las políticas y con la sociedad.

Este blog, escrito por el presidente electo del ISC, Peter Gluckman, fue publicado por primera vez por Koi Tū: el centro de futuros informados, del cual Peter Gluckman es Director.

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve la interacción entre la ciencia, los expertos, la sociedad, la formulación de políticas y la política. En todo el mundo, esta interacción se está desarrollando en diferentes estrategias y decisiones. La pandemia continúa hacia un crescendo potencialmente terrible para muchos países. En este contexto, tanto a corto plazo como a más largo plazo (incluidas futuras pandemias y otras crisis), será importante comprender y aprender de estas diversas interacciones.

Los científicos y los expertos en salud pública han venido señalando durante muchos años la inevitabilidad de una gran pandemia; de hecho, desde el brote de SARS en 2002/2003 y luego el MERS, los coronavirus han sido bien reconocidos como posibles candidatos. COVID-19 es solo una de una serie de infecciones zoonóticas que los países han enfrentado en los últimos años (Ébola, SARS, MERS, H1N1, Zika, Nipah, fiebre del Nilo Occidental, etc.) pero sus características lo hacen particularmente desafiante y amenazante. Las estimaciones y registros nacionales de riesgo en países como el Reino Unido han sugerido una alta probabilidad de que una zoonótica de este tipo conduzca a una pandemia mundial en poco tiempo.

Sin embargo, podría decirse que el nivel de preparación mundial en los últimos años se ha visto limitado por la falta de comprensión de la importancia de tales advertencias. ¿Por qué es este el caso? ¿Se debe a un exceso de confianza en el proceso de toma de decisiones porque el SARS se contuvo de manera efectiva, o porque la influenza se percibe como una enfermedad generalmente menor para la mayoría de la población que se puede tratar con la vacunación, a pesar de que regularmente mata a los ancianos? o los enfermos? ¿Es el resultado de una reacción contra los mensajes de los científicos que indican una propagación de enfermedades incierta pero potencialmente devastadora que podría verse como innecesariamente alarmista, y los costos consiguientes que serían necesarios? Los costos preparativos involucrados pueden tener poco apoyo público en ausencia de una certeza del impacto, lo que hace que la planificación a largo plazo sea una prioridad baja en relación con las demandas a corto plazo. Esto último puede enmarcarse como particularmente convincente en el contexto de ciclos políticos cortos y una cultura consumista centrada en el aquí y ahora. De hecho, en muchos países hemos visto, incluso después de que esta pandemia había comenzado, una renuencia a concentrarse en las medidas e intervenciones de salud preventivas necesarias por temor a los costos económicos o políticos. Incluso ahora, hay retórica, al menos en los Estados Unidos, que lamenta las decisiones que se toman en interés de la salud pública que no responden a los intereses tecnocráticos y plutocráticos. Sigue habiendo una serie de negaciones y desinformación que dobla la narrativa para apoyar intereses políticos y económicos.

Ha habido respuestas científicas bastante diferentes en diferentes jurisdicciones. Algunos países empezaron a mirar a largo plazo algunas semanas de edad: por ejemplo, acercándose al Red Internacional de Asesoramiento Científico Gubernamental (INGSA) en busca de ayuda para identificar estrategias novedosas para abordar la casi inevitable fase de transmisión comunitaria. Otros han retrasado incluso las mínimas medidas de contención hasta que la gravedad fue evidente para su público. Ha habido una gran variación en la velocidad con la que las medidas necesarias previsibles, como la creación de capacidad de prueba, en el intervalo desde que la gravedad de la epidemia se hizo sorprendentemente evidente en la provincia de Hubei y se reconoció por primera vez la propagación mundial. La OMS tardó relativamente en calificarla de pandemia, mientras que algunos países como Nueva Zelanda ya habían llegado a esa conclusión algo antes. Los intentos de encontrar soluciones tecnológicas siguen siendo dispares y están confundidos por barreras políticas y comerciales.

Mientras todavía estamos en la fase aguda, es difícil pensar en el largo plazo. Pero debemos hacerlo.

¿Qué lecciones podemos aprender?

  • ¿Tenemos las estructuras adecuadas para pensar en el riesgo y planificar a medio y largo plazo? ¿Podemos mejorar en la exploración del horizonte y la previsión?
  • ¿Tenemos las instituciones adecuadas para vincular ciencia, sociedad y política?
  • ¿Qué podemos aprender para la comunicación científica (que en general lo hemos hecho muy bien) y para la transparencia en la formulación de políticas?
  • ¿Hay aportes suficientes de otras disciplinas para considerar cómo reaccionan las sociedades y los individuos en el contexto de crisis comunal?
  • ¿Podemos ver mejores formas de obtener cooperación transnacional en emergencias y de asesoramiento colectivo de expertos, más allá del papel de virólogos y epidemiólogos? ¿O serán siempre obstáculos los diferentes intereses nacionales a corto plazo?
  • ¿Podemos lidiar mejor con los motores de la desinformación? un problema que trasciende fronteras?
  • Y en Nueva Zelanda, ¿qué lecciones habrá para el sistema de gestión de crisis, para el sistema de salud, para el sistema científico, para la gestión de líneas de suministro frágiles y una enorme interrupción de nuestra conectividad física con el resto del mundo?
  • ¿Qué cambios a largo plazo traerá la pandemia? ¿Los países buscarán ser más autosuficientes? Y si es así, ¿qué significará eso para las exportaciones basadas en productos básicos? ¿Qué significa para el control de inventarios de las empresas? ¿Qué hará por los viajes internacionales y su infraestructura y por nuestra conectividad? Así como la Gran Depresión influyó en el pensamiento durante décadas, ¿es este un punto de inflexión similar para los valores públicos y la configuración de políticas?

Los próximos 12 meses, al menos, serán primero un período de manejo de una fase aguda, seguido de una fase de contención y luego una fase de recuperación. Es inevitable una enorme alteración de la vida social y el sentido de comunidad, la vida familiar, la salud mental, los negocios, la economía y quizás la cohesión social.

Es comprensible que se siga prestando mucha atención a corto plazo. Pero sería un error terrible si no se prestara atención ahora, y de forma progresiva, a los asuntos a largo plazo que esta epidemia pondrá de relieve. Por ejemplo, mientras se encuentra en un curso temporal muy diferente, el cambio climático muestra muchos de los mismos problemas: los conflictos entre la ciencia, la política, los intereses creados y la política y una tendencia a pensar que abordarlo puede esperar. En general, permanece la negación de los grandes cambios que serán necesarios mientras oramos por una solución tecnológica.

La contribución de Koi Tū se dirigirá a estos problemas a más largo plazo en lugar de al presente, pero lo haremos de una manera que apoye el presente. Podemos integrar una amplia gama de experiencias, fuentes de conocimiento y perspectivas de nuevas formas para comprender mejor las barreras y oportunidades que plantean problemas aparentemente insolubles que amenazan nuestro bienestar a largo plazo como sociedad. Se pondrá a prueba nuestra resiliencia nacional, pero estamos en una mejor posición que la mayoría de los países para gestionar la fase aguda y planificar un futuro diferente.


Foto: NIAID-RML vía Flickr


Contenido relacionado:

Mensaje de Daya Reddy, presidenta de ISC, y Heide Hackmann, directora ejecutiva de ISC

Comprender las diferentes características de las ciudades africanas será crucial para responder de manera efectiva al COVID-19 en el continente.

Ir al contenido