Regístrate

'Se trata de dejar atrás los negocios habituales': Gobernanza de los océanos para las Islas Salomón

En el último de nuestra serie de blogs en el período previo a la Década de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible, nos ponemos al día con Lysa Wini-Simeon, Oficial de Gobernanza Oceánica para las Islas Salomón.

¿Puede contarnos más sobre su función y cómo se involucró en el trabajo sobre la gobernanza de los océanos?

Estoy trabajando con 12 ministerios diferentes para desarrollar un marco de gobernanza oceánica integrado, y mi papel cuenta con el apoyo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) Oceanía.

El interés nacional por un enfoque integrado de la gestión de los océanos comenzó en 2015, cuando comenzamos a trabajar en la planificación espacial marina, con el apoyo de la UICN, y nos dimos cuenta de que la mayor parte de nuestro trabajo (políticas, mandatos, regulaciones) se había realizado de manera muy sectorial. El entorno para la gobernanza de los océanos estaba ahí, pero era muy sectorial. Entonces, doce ministerios diferentes, el 'Ocean12 +', decidieron unirse para impulsar la agenda de gobernanza de los océanos en las Islas Salomón.

¿Podría contarnos más sobre cómo se desarrolló la política y cómo se ha utilizado y recibido desde su lanzamiento el año pasado?

La práctica habitual es que los Ministerios trabajen desde una política, por lo que hicimos una prioridad desarrollar una Política de Gobernanza Oceánica. La Política Oceánica es una de las cinco prioridades, las otras son la legislación oceánica; creación de capacidad; Planificación espacial marina y financiación sostenible para apoyar este trabajo.

La Política Oceánica se terminó en 2017 y fue respaldada por el Gabinete de las Islas Salomón en diciembre del mismo año. Se lanzó en noviembre de 2019 y hemos comenzado a implementar algunos componentes, uno de los cuales es la planificación espacial marina (MSP). Esto está dirigido por el Ministerio de Medio Ambiente y Pesca.

¿Hubo algún desafío?

Fue un desafío crear una nueva cultura de trabajo conjunto; la cultura de trabajar en silos es muy profunda. Es poco común sentarse alrededor de la misma mesa para discutir problemas y proponer soluciones pragmáticas y compartir nuestros recursos para abordar el problema. Así que el desafío para nosotros ahora es dejar atrás las cosas como siempre y avanzar hacia esta nueva cultura de trabajar entre nosotros y compartir nuestros recursos para una visión común.

¿Cómo se obtiene el conocimiento científico y tradicional para el desarrollo de políticas? ¿Dónde o a quién acudir para obtener información y asesoramiento de calidad? ¿Existen lagunas?

Normalmente obtenemos experiencia para apoyar la toma de decisiones desde fuera del país, principalmente a través de las organizaciones regionales. Pero hay un gran desafío para acceder a la información; países como las Islas Salomón suelen tener datos deficientes o los datos no están organizados en una ubicación de fácil acceso.

Todavía hay una gran brecha y hemos comenzado a reconocer que realmente no hemos utilizado la ciencia por completo en nuestro trabajo. Para el proceso de planificación espacial marina, estamos utilizando datos de código abierto, con el apoyo de la UICN, y eso nos ha ayudado a ver y comprender las Islas Salomón y el océano en general, pero hay una gran brecha a nivel nacional, porque no muchos Se han realizado estudios en las Islas Salomón. La única Evaluación Rápida realizada para todo el país fue realizada en 2004 por The Nature Conservancy (TNC). Eso nos permitió ver lo que tenemos y nos puso en el mapa como uno de los países del Triángulo de Coral. También fue lo que hizo que nuestros líderes vieran por qué el océano era importante. Pero eso fue en 2004. Desde entonces, la información puede haber cambiado, puede que hayamos perdido especies, pero no hay investigación.

Ahora que estamos haciendo Planificación espacial marina, estamos mirando a través de nuestra Zona Económica Exclusiva y nos hemos dado cuenta de que carecemos de información. Hicimos una consulta a nivel nacional para buscar aportes y descubrimos que la gente no tenía mucho que decir sobre las áreas costeras; las áreas costeras se entienden mejor, pero hay una brecha en la biología de las áreas costeras. Aún no existe un conocimiento nacional de nuestro océano, porque las ONG tienden a enfocarse solo en sus sitios, que no están esparcidos por todo el país, por lo que solo hay buenos datos para ciertas áreas. 

¿Qué pasa con las iniciativas de creación de capacidad para apoyar la ciencia y la investigación en las Islas Salomón?

Uno de los principios fundamentales de la política oceánica es que la evidencia científica debe usarse para informar la toma de decisiones. A través del proceso de planificación, los responsables de la formulación de políticas y las comunidades se están dando cuenta de que todavía no tenemos suficiente evidencia científica para comprender realmente lo que tenemos. Existe un reconocimiento de la necesidad de más investigación y más estudios, así como la necesidad de apoyar y alentar a los jóvenes aquí a estudiar ciencias marinas. Estamos llevando a cabo una campaña nacional que se enfoca en hacer que la gente se entusiasme con las ciencias oceánicas. 

Ha escrito sobre la 'Economía azul'. ¿Podría explicarle a un lector no especializado qué es la Economía Azul y cómo puede contribuir a un océano más saludable?

La Economía Azul trata sobre el desarrollo sostenible y el uso de nuestros recursos oceánicos para lograr objetivos económicos. Países como las Islas Salomón dependen en gran medida del océano para el sustento, la vida y la economía nacional. Pero el contexto en las Islas Salomón exige la necesidad de conceptualizar la Economía Azul para que podamos asegurar que los tipos de desarrollo que planeamos para nuestro océano mantengan la salud del océano y también satisfagan nuestras aspiraciones económicas.

¿Cómo ve el papel de la ciencia en informar esos entendimientos de la Economía Azul?

La ciencia juega un papel importante. Cuando tomamos decisiones sobre qué actividades económicas realizar, sus impactos en el medio ambiente y dónde, deben contar con el apoyo de la mejor ciencia.

Por ejemplo, los países del Pacífico ahora están de acuerdo con la idea de la minería en aguas profundas. La forma en que lo escucho hablar es como otra opción para ganar dinero. Pero debemos mirar la ciencia para asegurarnos de que tomamos la decisión correcta. ¿Qué áreas usamos? ¿Cómo impacta la minería en áreas vulnerables o que necesitan protección? ¿Cómo afectará a todo el océano Pacífico?

¿Tiene algún consejo para los científicos que deseen que su investigación sea útil para los responsables de la formulación de políticas e influir en los procesos políticos? 

Hazlo simple. ¡Y hazlo emocionante! Para que los responsables de la formulación de políticas no solo puedan ser desafiados, sino también provocados para que reaccionen. 

Por último, un tema del que no hablamos tanto, pero que es verdaderamente importante. Tanto los campos de las ciencias oceánicas como la política en general siguen siendo muy desiguales entre los géneros, con muchas brechas de género. ¿Tiene algún consejo para las mujeres que comienzan sus carreras en la gobernanza de los océanos? 

Una cosa es desmitificar las ciencias oceánicas y superar los temores de la investigación en aguas profundas. Cuando era pequeño, le temía a las aguas profundas; me gusta la ciencia, pero temo a los tiburones y las profundidades.

Cuando estuve en Nueva York el año pasado tuve la oportunidad de conocer a Sylvia Earle, quien dirigió el primer equipo femenino de investigadores submarinos. Su hija ahora diseña sumergibles. La mayoría de mis compañeros ya sabían sobre Earle, pero al ser de las Islas Salomón yo no, y estaba absolutamente inspirado. Es importante tener más de esas emocionantes historias sobre lo maravilloso que es trabajar en las increíbles profundidades del océano. Necesitamos que todos, independientemente de la parte del mundo en la que se encuentren, y especialmente los jóvenes, escuchen a los científicos inspiradores y, en particular, a las mujeres científicas.

Foto: Cría básica de jaulas de almejas gigantes, Islas Salomón. Foto de Mike McCoy, WorldFish, 2001 (CC BY-NC-ND 2.0)

Esto es parte de una serie de entradas de blog sobre el Decenio de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible (también conocido simplemente como el “Decenio del Océano”). La serie es producida por el Consejo Científico Internacional y el Comisión Oceanográfica Intergubernamental, y contará con entrevistas periódicas, artículos de opinión y otro contenido en el período previo al lanzamiento de Ocean Decade en enero de 2021.

Ir al contenido