Regístrate

Plan S y acceso abierto en América Latina: entrevista a Dominique Babini

La publicación de acceso abierto está más extendida en América Latina que en cualquier otra región del mundo y continúa creciendo. Nos sentamos con el asesor de acceso abierto de CLACSO, Dominique Babini, para averiguar por qué.

En la última parte de nuestra serie sobre el Plan S para la publicación científica y el Acceso Abierto en general, nos reunimos con Dominique Babini, Asesor de Acceso Abierto de CLACSO, para conocer el creciente y consolidado movimiento de Acceso Abierto en América Latina.

Para comenzar, me preguntaba si podría decirnos cómo se involucró en el debate sobre el acceso abierto y por qué es importante para usted.

Trabajando en Argentina en las oficinas centrales de CLACSO - una red de 700 instituciones de investigación en 52 países, principalmente de América Latina - nos dimos cuenta en 1998 de que hacer que nuestras instituciones miembros publicaran en línea podría ayudarnos a dar más visibilidad a los resultados de la investigación. La publicación en línea también proporcionaría a los académicos y a un público más amplio acceso abierto a revistas, libros y todo tipo de publicaciones de países donde el costo de enviar una versión impresa al extranjero era más caro que imprimir un libro o una revista.

Promovemos un debate sobre las comunicaciones académicas de acceso abierto en la región y, a través de eso, se decidió una opción de Cargo por procesamiento sin artículos (n-APC) dirigida por académicos para la transición al acceso abierto para la investigación financiada con fondos públicos. Hoy CLACSO's catálogo tiene 2,953 libros de acceso abierto y nos hemos asociado con Redalyc para proporcionar acceso a 933 revistas de acceso abierto revisadas por pares. Estos servicios reciben un promedio de 4 millones de descargas al mes, de diversas audiencias, como La investigación de Juan Pablo Alperin ha demostrado. Declaración de CLACSO sobre acceso abierto al conocimiento gestionado como un bien común por la comunidad académica fue votada por los miembros de CLACSO en América Latina en la Asamblea General de 2015.

Nos involucramos en los debates internacionales porque fuimos invitados a describir alternativas de no APC / BPC lideradas por académicos de nuestra región, y debido a nuestra preocupación por las propuestas de APC que, desde la perspectiva de una región en desarrollo, corren el riesgo de perpetuar dentro del acceso abierto el tradicional sistema internacional de comunicaciones académicas de las últimas décadas, con comunicaciones concentradas en revistas 'convencionales' e indicadores de evaluación basados ​​en ellas. Estas revistas son administradas por socios comerciales con márgenes de beneficio muy altos y crecientes que se pagan con dinero de investigación (¿es ético?), Y carecen de diversas contribuciones de las regiones en desarrollo, lo que tiene un impacto negativo en los sistemas de evaluación de las regiones en desarrollo.

¿Puede darnos algunos antecedentes sobre el acceso abierto en América Latina de manera más general? ¿Cómo se utilizan los repositorios?

Los principales impulsores del acceso abierto en América Latina han sido las universidades públicas y las organizaciones gubernamentales, sin subcontratación a editoriales comerciales, como se describe en el Portal de acceso abierto mundial UNESCO-GOAP. Iniciativas dirigidas por académicos financiadas con fondos públicos (Latindex, SciELO, Redalyc) han ayudado a las revistas de la región a mejorar la calidad, a hacer la transición al acceso abierto sin APC y a proporcionar indicadores iniciales de acceso abierto. Las principales universidades de investigación como la Universidad de Sao Paulo, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Chile cuentan con portales Open Journal Systems (OJS) con más de 100 revistas cada uno.

En relación con APC, un consorcio regional de oficinas gubernamentales que realizan compras centralizadas de revistas internacionales a nivel nacional. acordó en 2017 que ampliar el acceso abierto mediante el pago de APC era "imposible de emprender desde un punto de vista financiero para los países participantes"y recomendó que las instituciones no creen subvenciones para pagar los APC.

Los repositorios han sido una prioridad para las políticas y la legislación nacionales de acceso abierto en la región. La legislación nacional que exige el depósito de los resultados de la investigación financiada por el estado en repositorios digitales de acceso abierto fue aprobada en Argentina y Perú en 2013; en México en 2014, y se presentó un proyecto de ley en el Congreso de Brasil en 2007 y se reintrodujo en 2011. Los acuerdos de los gobiernos regionales también han apoyado el desarrollo de repositorios. Las agencias públicas de ciencia y tecnología de 9 países (Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, México y Perú) acordaron en 2012 desarrollar sistemas nacionales de repositorios en cada país para coordinar financiamiento, capacitación y fortalecer la cooperación regional a través de La Referencia, una red regional federada de repositorios, que impulsa los acuerdos de interoperabilidad en la región, y su recolector regional, que hoy cuenta con 1,431,703 artículos de revisión por pares, tesis e informes de investigación en texto completo. A nivel internacional, La Referencia sigue las pautas de interoperabilidad de OpenAIRE y es miembro activo de la Confederación de Repositorios de Acceso Abierto (COAR), trabajando con redes de repositorios en todo el mundo hacia una red global de repositorios y funcionalidades para repositorios de próxima generación.

Cuando se aprobó la Ley de Acceso Abierto para la Investigación con Financiamiento Público en Argentina en 2013, ¿cuál fue la reacción de la comunidad investigadora? ¿Hay algún aprendizaje para la implementación del Plan S?

En el caso de Argentina, el Ministerio de Ciencia consultó primero a los miembros del sistema nacional de instituciones de investigación que reciben fondos públicos para la investigación, luego nombró un Comité de Expertos sobre repositorios, lo que contribuyó, con el Ministerio, a la redacción de la legislación de 2013. Esto requiere que los resultados de la investigación financiados con fondos públicos se depositen en repositorios de acceso abierto a más tardar 6 meses después de la publicación. El Comité de Expertos está activo en el Sistema Nacional de Repositorios Digitales, evaluando nuevos repositorios, solicitudes de financiamiento, acorde estándares y procedimientos, entre otras actividades.

La reacción de la comunidad investigadora ha sido similar a la de muchos otros países con políticas y / o legislación de acceso abierto. Las instituciones de investigación y los investigadores apoyan el acceso abierto porque mejora la visibilidad de los resultados de la investigación, pero crea tensión con los contratos que han firmado con los editores y con su necesidad de publicar en revistas 'convencionales' a las que se les da prioridad para la tenencia y la promoción. Este es el caso incluso en disciplinas que publican sobre temas locales en revistas locales de revisión por pares, en el idioma local, como es el caso de la investigación en agricultura, salud y ciencias sociales, entre otras.

Para la implementación del Plan S, estamos de acuerdo en que los sistemas de evaluación necesitan una revisión a nivel global. Desde la perspectiva de una región en desarrollo, esta revisión debería buscar dar valor adecuado al conocimiento producido por instituciones y países menos privilegiados, en una diversidad de formatos, no solo revistas, y sería una contribución a las agendas globales de investigación y desarrollo.

Ahora que el Plan S se está promoviendo en todo el mundo, ¿qué cambios, si es que hay alguno, cree que verá? ¿Es probable que Argentina se una?

Estamos de acuerdo con la necesidad de “Hacer realidad el Acceso Abierto completo e inmediato”.

En su redacción actual por financiadores con un estimado del 3.3% de los artículos publicados a nivel mundial, El Plan S parece un plan de aceleración para las instituciones de investigación más privilegiadas de Europa que pueden cubrir los APC para su comunidad de investigación y garantizar el cumplimiento de los requisitos del Plan S.

Al observar las agendas internacionales de investigación y políticas sobre temas prioritarios de desarrollo sostenible, en CLACSO nos sorprende que no se le dé la debida prioridad al desarrollo de un sistema de comunicaciones académicas de acceso abierto global, inclusivo y participativo.

Si el Plan S quiere convertirse en una propuesta global para “hacer realidad el Acceso Abierto total e inmediato”, entonces criticaríamos la falta de consulta global con diversos actores, en una diversidad de disciplinas, realidades geográficas e institucionales, en diferentes regiones, previo para el lanzamiento de los principios y guías de implementación.

Como ejemplo, no vemos cuestionamientos en el Plan S si la comunicación académica debe ser un mercado, o si puede ser manejada cada vez más por la comunidad académica con el apoyo de agencias de financiamiento de la investigación, como es el caso en América Latina. ¿Por qué promover APC a nivel mundial sin siquiera saber si los editores proporcionarán “costos y precios transparentes” y aceptarán límites? Los límites aceptables pueden diferir mucho de una región a otra.

El Plan S llega en un momento en el que vemos un crecimiento en las iniciativas de acceso abierto sin fines de lucro, por lo que debemos preguntarnos si el Plan S es una forma de garantizar un papel predominante para las revistas con APC en el futuro del acceso abierto. ¿El acceso abierto global se trata de transformar el mercado de pago por lectura a pago por publicación, o ambos durante el período de transición?

En América Latina tenemos una visión diferente. Las comunicaciones académicas son administradas por la comunidad académica, con sus propias plataformas de revistas y repositorios, y están respaldadas por fondos públicos como parte de la infraestructura pública necesaria para la investigación. No es un mercado, como se refleja en la breve presentación “AmeliCA versus Plan S.

Los financiadores del Plan S deben apoyar estas realidades diversas.

Hoy en día, los criterios técnicos del Plan S favorecen claramente a los editores basados ​​en APC y, en general, están en línea con los estándares técnicos de la industria; ni siquiera las 1400 revistas a las que se les otorgó el sello DOAJ pueden decirse por defecto que cumplen con todos los criterios, como lo expresa un estudio reciente sobre cuán pocas revistas de acceso abierto cumplen con el Plan S. Como se expresa en el estudio, la línea de tiempo actual eliminará las revistas n-APC del mercado, dejando a las revistas basadas en APC como ganadoras.

Los repositorios y otras plataformas innovadoras deberían tener más importancia en el Plan S. Cualquier propuesta para acelerar el acceso abierto en las comunicaciones académicas globales debería considerar las recomendaciones de la Comentarios de Harvard-MIT para "ver que Plan S hace un mejor uso de la red global de repositorios de acceso abierto", y las recomendaciones del Informe de repositorios de próxima generación de COAR para promover innovaciones en las comunicaciones de investigación. Como se indica en Comentarios de COAR sobre el Plan S, “La naturaleza distribuida de los repositorios les permite responder a las necesidades y prioridades locales, al tiempo que asegura cierta sostenibilidad financiera porque son, en la mayoría de los casos, servicios prestados directamente por instituciones de investigación (universidades y otros). La interoperabilidad de los repositorios a nivel regional e internacional es crucial para apoyar el desarrollo de servicios de repositorios cruzados ”.

Plan S reconoce los repositorios por su “función de archivo a largo plazo y su potencial de innovación editorial”, pero también debe considerar el valor de los repositorios por su capacidad de brindar acceso abierto a diversos contenidos y formatos del ciclo de investigación, su distribución distribuida-colaborativa- estado no comercial y su potencial para proporcionar funciones de repositorios de próxima generación (COAR), incluido el desarrollo de funciones de revisión por pares para entregar indicadores para la evaluación, interoperar con plataformas de información de gestión de la investigación y apoyar la reutilización de los resultados de la investigación. Damos la bienvenida al Recomendaciones de Harvard y MIT para la implementación del Plan S: “Recomendamos que Plan S amplíe la opción de acceso abierto verde (acceso abierto a través de repositorios), para que sea menos oneroso y más viable para los investigadores. En su forma actual, la opción verde del Plan S es innecesaria e incluso perjudicialmente estrecha y difícil "

Una recomendación muy positiva en el Plan S es que los editores deberían facilitar el depósito en repositorios.

Las pautas de implementación del Plan S, y los blogs anteriores de esta serie, han descrito la posibilidad de una estandarización de las tarifas y / o un límite en los Cargos de procesamiento de artículos (APC). ¿Cómo afectaría eso a los investigadores de los países latinoamericanos?

Un APC razonable para una institución de investigación europea o norteamericana puede resultar inasequible para una institución de una región en desarrollo. ¿Son las exenciones una solución? ¿Quién controlará si las exenciones son suficientes y adecuadas para garantizar que los investigadores menos privilegiados publiquen y no se conviertan en una estrategia de marketing para las ventas futuras? No todos los países en desarrollo o las instituciones menos privilegiadas de los países desarrollados están incluidos en las listas de países que pueden solicitar exenciones.

Desde una perspectiva latinoamericana, una región sin APC, el Plan S otorga un papel demasiado importante a los editores que cobran APC. ¿Es por este resultado que hemos trabajado en iniciativas lideradas por académicos en las últimas dos décadas? ¿Preparar revistas de regiones en desarrollo para ingresar al mercado de acceso abierto? Un mercado con tal ganancias extremas debido a la peculiaridad de la economía de la publicación académica? En un mercado donde los precios los definen unas pocas empresas, ¿aceptarán sus accionistas reducir su tamaño a una ganancia relacionada con los costos reales? ¿Tiene Plan S los mecanismos para garantizar que los editores recibirán un pago justo por los servicios prestados? Como Martin Eve menciona que el estado legal de los financiadores gubernamentales que requieren transparencia de los costos de los proveedores corporativos es "poco claro"..

Estamos de acuerdo con pedro suberComentario del Plan S:

“Si el plan quiere mantener las revistas de acceso abierto de pago mediante el pago de APC, como lo hace, entonces también debería querer mantener las revistas de acceso abierto gratuitas”.

Eso ayudaría a las instituciones y países menos privilegiados no solo a acceder sino también a publicar en revistas de acceso abierto.

Debemos tener cuidado de que la idea de que "El Plan S puede impulsar a los defensores a alinear sus esfuerzos para sacudir el sistema de publicaciones.”No termina sacudiendo el sistema de financiamiento para alinear a los financiadores para que proporcionen los fondos necesarios para una solución de mercado de APC generalizada.

Con el Plan S, la gran cantidad de dinero todavía se destina a los editores. Después de 20 años de acceso abierto, ¿es este un resultado deseable? Desde nuestra perspectiva, se debería destinar más dinero a la construcción y mejora de la infraestructura pública para el acceso abierto y la ciencia abierta.

El debate sobre el acceso abierto, y el potencial del Plan S para restringir la publicación en ciertas revistas de pago que se consideran de gran prestigio, también cuestiona los sistemas de reclutamiento y recompensa en las universidades, donde el Journal Impact Factor todavía se considera un indicador importante de la calidad de la investigación. . ¿Cuál es la situación de la evaluación en América Latina? ¿Se están tomando en consideración otras métricas y ha visto algún enfoque novedoso?

Esta es la realidad del sistema de recompensas académicas en el que todos están atrapados. Para la implementación del Plan S, estamos de acuerdo en que los sistemas de evaluación necesitan una revisión a nivel global. Desde la perspectiva de una región en desarrollo, este proceso de revisión debería permitir complementar los indicadores tradicionales de las revistas 'convencionales' con nuevos indicadores.

En el caso de América Latina, la UNESCO ha financiado la mejora de la visibilidad web de los indicadores bibliométricos de las dos principales bases de datos de revistas de acceso abierto revisadas por pares, SciELO y Redalyc, y un primer libro se ha publicado describiendo esos indicadores como una contribución a los sistemas de evaluación. Hasta donde sabemos, estos indicadores se utilizan poco en los sistemas de evaluación de nuestra región, que aún se concentran en el factor de impacto de las revistas 'mainstream' para promoción y evaluación. Una excepción es el Consejo Nacional de Investigaciones de Argentina, que ha incluido los indicadores de Redalyc y SciELO, junto con indicadores de WoS y Scopus, para la evaluación de revistas donde publican investigadores de ciencias sociales.

CLACSO participa en una discusión regional sobre evaluación que comenzó hace unos años con el Sistema de Evaluación Universitaria de América Latina y el Caribe (SILEU), la primera fase de una importante discusión de evaluación en la región.

[identificadores_de_elementos_relacionados=”7411,7470″]

Ir al contenido