Regístrate

Participación pública en programas científicos: Ciencia ciudadana para la biodiversidad  

Los científicos deben conectarse con la sociedad, aprovechar las nuevas herramientas para la producción de conocimiento y expandir su investigación con la ayuda de ciudadanos y voluntarios, escribe Marine Meunier en este blog de larga lectura. El público involucrado en la investigación científica también tiene mucho que ganar, desde la adquisición de habilidades científicas hasta un profundo sentido de participación en los avances de nuestras sociedades.

Seguramente conoces a alguien apasionado por las aves: alguien que puede guardar silencio pacientemente durante horas, reconocerlas al vislumbrar sus plumas, distinguir sus sonidos y entender sus hábitos. Algunos lo llamarían un hobby, otros una pasión. Y hoy en día, un número cada vez mayor de científicos lo llamarían útil, incluso esencial.  

Ciencia ciudadana, ciencia comunitaria, monitoreo voluntario o participación pública en la investigación científica: todos estos nombres representan un fenómeno social en crecimiento que conecta las ciencias con el público. Más personas ahora buscan involucrarse en los avances científicos, especialmente en lo que respecta a la comprensión de la biodiversidad, comenzando con nuestros observadores de aves. El programa “Prueba de preferencia de semillas” (SPT) realizada por Cornell Laboratorios de Ornitología en 1993 marcó la inauguración de los Experimentos Científicos Nacionales (NSE) en los Estados Unidos, y fue el primer programa científico transnacional que involucró al público. Cientos de participantes en los Estados Unidos ayudaron a recopilar datos y observaciones sobre las tendencias comunes de consumo de alpiste. El programa apuntaba a ciertas condiciones, con participantes que seguían un protocolo específico, y mostró que la regularidad de la participación, así como la confiabilidad de los datos recopilados, eran los principales obstáculos para tales experimentos. ¿Qué sucede cuando el público se mezcla con la ciencia y qué aporta a la ciencia y a la sociedad la cooperación entre los científicos y la sociedad en general?  

Una nueva relación entre los científicos y la sociedad 

Desde el siglo XX ha surgido una nueva relación entre los científicos y la sociedad, combinada con una expansión de Internet como vector de difusión y producción de conocimiento, y la era del “Antropoceno” en la que la mayoría de las actividades humanas provocan cambios ambientales profundos.  

Históricamente, teniendo lugar en el trasfondo de los descubrimientos científicos, la ciencia ciudadana ha adoptado muchas formas. Desde hábitos de recolección de plantas hasta cambios importantes en la comprensión de los patrones de biodiversidad, ha llevado al público en general a involucrarse en procesos científicos. Él Museo Nacional de Historia Natural de Francia, por ejemplo, lanzó el programa nacional Reloj de la naturaleza para conectar a los ciudadanos de todo el país con investigadores científicos y sus necesidades de observación de la naturaleza y recopilación de datos. Guillaume Lecointre, presidente del Museo, dice que no hay mejor sentimiento para un científico que “hacer que los conciudadanos se unan a la ciencia”.  

Desde esta perspectiva, las ciencias participativas se definen desde el punto de vista de los públicos involucrados y la naturaleza de su relación, como “formas de producción de conocimiento científico en las que actores científicos no profesionales, ya sean individuos o grupos, participan de manera activa y deliberada”. La participación es una iniciativa del público involucrado o resulta de una solicitud de la comunidad científica. En nuestro mundo contemporáneo globalizado e impactado por el clima, este método está ganando atención. Involucrar a grupos de ciudadanos en el proceso científico es ahora fundamental para acceder a información más diversa y acelerar el ritmo de elaboración de datos científicos. Además, conecta a la sociedad con la ciencia e inicia la llamada democratización del conocimiento, favorable al progreso social. Sin embargo, estos métodos pueden implicar una serie de limitaciones y complicaciones, y no siempre son fiables. Es necesaria una adecuada mediación científica para garantizar la validez y coherencia del proceso.  

Fuente : Noé Sardet – Unsplash

La importancia de la mediación científica: un ejemplo de la costa de Francia

La mayoría de los proyectos de ciencia ciudadana utilizan recursos en línea para garantizar la máxima participación, pero otros involucran a personas presentes en el sitio. Los ciudadanos pueden solicitar la ayuda de los investigadores, por ejemplo para ayudarles a definir protocolos de investigación o analizar resultados, como se ha demostrado en el campo de la biodiversidad como comparar huellas o informar sobre el cambio de comportamiento de una especie. Desde 2019 Océanopolis, el centro nacional francés para la cultura científica oceánica, ha estado liderando un sólido programa de ciencia ciudadana: Objetivo Plancton (Objetivo de plancton). Céline Liret, su directora científica, afirma que el programa no solo se beneficia de la ayuda de los participantes, sino que simplemente no existiría sin ella. El proyecto se centra en el análisis del estado del plancton costero, ya que sufre diversas perturbaciones naturales y antrópicas. El plancton es absolutamente esencial para la vida en la Tierra y en el mar, representa el 95 % de la biomasa marina y produce el 50 % del oxígeno del aire que respiramos. También se encuentra en el primer nivel de la cadena alimentaria. La erosión de esta biodiversidad tiene consecuencias considerables para el ecosistema global.  

“Lo que hace que el proyecto sea interesante es que involucra a estos ciudadanos que intercambian con los científicos y que entienden lo que sucede en un entorno que aman”.

Céline Liret

El programa se lleva a cabo con 29 barcos que recolectan muestras de agua simultáneamente en tres sitios diferentes (Brest, Concarneau y Lorient, todos en Bretaña, en el noroeste de Francia). Entre los voluntarios hay dueños de botes, estudiantes, socorristas y residentes. Su ayuda ha brindado a los científicos la oportunidad de realizar muestreos simultáneos en diferentes lugares, algo que antes era imposible. Con un protocolo claro y acompañados por los estudiantes, los voluntarios calculan la temperatura del agua, su pH, salinidad, turbidez, presencia de clorofila A y sales nutritivas. Describen la taxonomía del fitoplancton y hacen un inventario de 'ictioplancton', o microalgas tóxicas. Los resultados muestran una variabilidad en el espacio y el tiempo de la vida planctónica, correlacionada con la salinidad y la temperatura. Con su propia experiencia de los sitios y reflexiones, los armadores vienen a enriquecer la reflexión para avanzar en los análisis y resultados. Océanopolis coordina el proyecto con l'Institut Universitaire Européen de la Mer (IUEM)) y ifremer. Este acercamiento entre científicos y ciudadanos descrito por Céline Liret asegura la estabilidad y el éxito de este proceso.  

“El componente de mediación científica es fundamental porque motiva a la comunidad. Habría habido una pérdida de impulso a largo plazo si no hubiera habido una mediación científica entre las dos partes. Con él, la gente sigue involucrada y motivada. Es fundamental una gran coordinación, y ese es el papel de Océanopolis. Los lugares y roles de cada parte están claramente definidos, que es la fuerza del proyecto”.

Céline Liret

Otro sitio está a punto de abrirse en el fiordo de Saguenay en Quebec, lo que promete la expansión internacional de este proyecto.

Taller de Mediación Científica – Fuente : Océanopolis

¿Qué motiva a los participantes en la ciencia ciudadana?  

Si bien la democratización del conocimiento científico por parte de la ciencia se expande a nivel mundial y se vuelve cada vez más conocida, la participación de los ciudadanos aún no está bien documentada. Profesor de sociología y comunicación. florencia millerand explora las diversas formas que adopta la ciencia ciudadana, los motivos de los participantes, la relación entre la ciencia y la sociedad, y las percepciones de la participación ciudadana científica en el artículo "La participación ciudadana en las ciencias participativas: formas y figuras del compromiso”. Más allá de lo que la ciencia gana con la ciencia ciudadana, muestra lo que la sociedad recibe: conocimiento, nuevas habilidades y comprensión de los asuntos científicos. Desde el voluntario casual hasta el aficionado comprometido y pasando por el científico "aficionado", los grados de experiencia y pericia varían. Millerand dice que “la investigación participativa no solo puede proporcionar medios para extender la actividad de la reflexión científica en todas las poblaciones, sino también permitir pensar de manera diferente sobre los paradigmas dominantes en la investigación, y proponer otras bases y otros objetivos para reconstruirla y vincularla directamente a los intereses globales de las sociedades. Por lo tanto, enriquecen tanto la ciencia como la democracia”. Los ciudadanos que están integrados en sus sociedades locales pueden producir procesos innovadores, más conectados con la realidad sobre el terreno. Céline Liret explica que los dueños de embarcaciones se involucran para su propio beneficio y la satisfacción y el orgullo de contribuir al proyecto, el sentido de comunidad detrás de él, etc.:

“Es necesario mantener a la comunidad involucrada, brindar retroalimentación de los científicos, explicar y compartir los resultados. Con una buena mediación, los usuarios y participantes se sienten orgullosos del proyecto y se les anima a seguir participando. Originalmente pensábamos que los voluntarios venían a participar en una causa, pero en realidad es sobre todo el placer de hacer este trabajo colectivo, la satisfacción de adquirir habilidades, de entender los resultados científicos: la gente recoge pero también da sus hipótesis y sugerencias También hay intercambios entre estudiantes y propietarios de embarcaciones. ¡Hoy tenemos una lista de espera para convertirnos en participantes!”

Céline Liret  

Sin embargo, es necesario reflexionar sobre algunos obstáculos a estos procesos. El trabajo de Trumbull y otros sobre la participación ciudadana en la observación de aves y la prueba de preferencia de semillas mostró que las personas que tienden a involucrarse en la ciencia participativa son mayores y más educadas que la población promedio, y la mayoría ya está interesada en la ciencia. Los problemas encontrados incluyeron procedimientos incorrectos durante la participación, experimentos no realizados en su totalidad, pérdida de interés, cambios de vida y falta de datos. 

Participantes en Objectif Plancton – Fuente: PF.Watras, INTERNADOR

Los resultados son mayores y llegan más rápido, y los proyectos tienen un fuerte impacto internacional.  

La reciente La reunión de la COP15 finalizó con un acuerdo sobre la protección del 30% de los ecosistemas terrestres y marinos para 2030 de todas las partes involucradas. ¿Cómo pueden las iniciativas de ciencia ciudadana ayudar a perseguir este nuevo objetivo?  

El ejemplo de Objetivo Plancton proporciona inspiración para una iniciativa ciudadana que debe promoverse y expandirse.  

Otros programas de biodiversidad están creciendo a nivel internacional, como el Tela Botánica portal web (una red colaborativa de botánicos), la FloraQuebeca colectivo (una asociación naturalista para la protección de la flora), o eButterfly (una plataforma web para la observación de mariposas). El proyecto de encuesta masiva Morsa desde el espacio, iniciado por WWF, permite que "la multitud" detecte poblaciones de morsas en la Tierra gracias a satélites de muy alta resolución (VHR). Todos se basan en la participación ciudadana en actividades de aportación de datos y creación de recursos: identificación de especímenes o transcripciones de información a partir de imágenes, etc. También puede encontrar varias iniciativas en el Sitio web de National Geographic o plataformas gubernamentales.  

Estas iniciativas deben ser consideradas en la toma de decisiones y, dado que se espera que la COP15 inicie un cambio real en la forma en que protegemos la naturaleza, la participación de la sociedad debe ser bienvenida para lograr tales objetivos. La mediación científica necesita crear y mantener este vínculo.  

La investigación participativa destaca una contradicción entre la forma en que opera la investigación, los paradigmas dominantes y los intereses y necesidades de las poblaciones... y de los propios investigadores. Como organismo especializado, muchas veces desposeído de las orientaciones mismas de sus investigaciones, presionado por la síndrome de “publicar o perecer” o víctimas de una forma de taylorización de la investigación, los investigadores tienen mucho que ganar si abren sus prácticas a las necesidades de las poblaciones en las que trabajan.  


Imagen de Michael Schiffer – Unsplash

Ir al contenido