Regístrate

Mapeo de dimensiones emergentes

Seis dimensiones emergentes para un nuevo paradigma de desarrollo humano

La premisa central del paradigma del desarrollo humano ha sido que las medidas convencionales de progreso centradas en los ingresos no son suficientes para promover y medir el bienestar humano y que, en cambio, el progreso debe verse como un proceso para ampliar las opciones y el bienestar de las personas, así como para mejorar sus capacidades.

Esta ampliación de la lente estuvo acompañada de un índice, que ha proporcionado un proxy simple para una medida de lo que es intrínsecamente multidimensional para los formuladores de políticas, activistas y académicos al evaluar tendencias, evaluar y comparar situaciones actuales y tomar decisiones y recomendaciones para mejorar. Sin embargo, el concepto de desarrollo humano siempre ha sido mucho más complejo que el Índice de Desarrollo Humano.

Los IDH se han centrado en algunas dimensiones clave del desarrollo humano a lo largo de los años, incluida la vinculación y la comparación con otros marcos normativos, como la seguridad humana o los derechos humanos. A medida que el mundo que nos rodea evoluciona y diversas disciplinas (dentro y fuera de la academia), la tecnología, los innovadores y los nuevos actores sociales ofrecen nuevos conocimientos, es necesario revisar el paradigma del desarrollo humano para dar mejor cuenta de las complejidades inherentes. en los sistemas socio-ecológicos y socio-técnicos y su impacto en las vías de desarrollo. El objetivo ulterior del desarrollo debe centrarse principalmente en las personas y sus contextos.

“El desafío actual es adoptar un enfoque de sistemas que reconozca las interdependencias y las interconexiones entre los sistemas humanos, los sistemas terrestres y los sistemas tecnológicos, al tiempo que reconoce las especificidades y experiencias contextualizadas”.

Dirk Messner

En última instancia, nuestra capacidad para hacerlo determinará la sostenibilidad misma de estos sistemas de los que dependemos los seres humanos. Este proyecto ISC-PNUD busca integrar estos elementos en el concepto mismo de Desarrollo Humano. Los elementos interrelacionados que podrían merecer consideración incluyen:

2. Dimensiones colectivas y relacionales

Los humanos somos seres sociales; su bienestar depende de las instituciones sociales que les permitan prosperar. La cohesión social y la sostenibilidad social son fundamentales para un desarrollo óptimo centrado en el ser humano. Los conflictos y la violencia siguen siendo amenazas fundamentales para el bienestar humano. En los últimos tiempos, el malestar social impulsado por diversas dimensiones de la desigualdad ha ocupado un lugar central en varios países de todo el mundo. Protestas masivas en 2019, provocadas por diferentes problemas, pero todas exigiendo la reparación de las flagrantes desigualdades sociales y económicas, destacando que los niveles actuales de desigualdad se han convertido en una amenaza para la cohesión social.

El IDH más reciente (2019) destaca las desigualdades, proporcionando un marco para mirar las desigualdades `` más allá de los ingresos, más allá de los promedios y más allá de la actualidad '', es decir, que cubre varios aspectos del desarrollo humano, más allá de la medición resumida de la desigualdad que se centra en una sola dimensión. y tener una visión a largo plazo de las desigualdades en el desarrollo humano más allá de los 21st siglo.

Es importante prestar atención a lo que mantiene unidas a las sociedades: identidades colectivas, relaciones sociales, instituciones inclusivas y justas, niveles de cooperación y confianza, todos factores clave para mejorar la resiliencia individual y colectiva. Sin comprometer el principio de que los seres humanos tienen derechos o están dotados de opciones y capacidades individuales, el desarrollo humano debe captar el papel clave que las relaciones colectivas, las normas, las identidades y las instituciones tienen en el logro del desarrollo humano. Las ideas de una variedad de disciplinas que incluyen antropología, psicología social, biología evolutiva y otras ciencias sociales y naturales sobre cómo las sociedades humanas evolucionan, se desarrollan y operan podrían ser útiles en esta discusión.

3. Bienestar humano y desarrollo personal

El desarrollo humano se ve afectado necesariamente por la actividad de cada entidad que compone las sociedades humanas. De hecho, los desafíos globales identificados en los ODS, adoptan múltiples formas en diferentes contextos y afectan a las personas en su vida diaria. El bienestar mental y psicológico es el principal determinante de cómo se sienten las personas acerca de sus vidas y esta percepción tiene implicaciones para las personas centradas en el ser humano. desarrollo. Un aspecto de esto es la importancia de los primeros años y su influencia duradera en el desarrollo humano. La evidencia muestra que los primeros años presentan una oportunidad y una etapa únicas para el desarrollo del cerebro humano y la resiliencia psicológica de por vida, y que son difíciles de compensar en una etapa posterior. Además, la noción de resiliencia como la “capacidad de un sistema, ya sea un individuo, un bosque, una ciudad o una economía, para hacer frente al cambio y seguir desarrollándose” (Stockholm Resilience Centre, 2019), invita a mirar vulnerabilidades y capacidades para hacer frente y responder a las conmociones a nivel individual y familiar.

4. La transformación digital

El carácter socioecológico, colectivo y relacional de las sociedades contemporáneas está hoy centralmente mediado por el cambio tecnológico y, en particular, por la transformación digital. El cambio tecnológico se está acelerando a un ritmo que a menudo es difícil de comprender para los humanos. La robótica, la informática de alto rendimiento, la impresión 3D, las enormes cantidades de datos, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, la conectividad global o las telecomunicaciones, han hecho que las sociedades estén habilitadas y facilitadas por la tecnología. Las tecnologías digitales, en particular, han estado transformando fundamentalmente la forma en que producimos, consumimos, nos relacionamos entre nosotros, diseñamos modelos de negocios o nos relacionamos con nuestros empleadores, vecinos y funcionarios gubernamentales con una velocidad y omnipresencia sin precedentes.

Este empoderamiento impulsado por la tecnología trae nuevas oportunidades, pero también riesgos y peligros. ¿Cómo moldeará nuestras vidas la transformación digital en curso y emergente y cómo se distribuirán los beneficios de esta transformación entre las personas, las comunidades y las generaciones con distintas capacidades para aprovechar estas oportunidades? ¿Cuál es el impacto de estas tecnologías en el bienestar individual, en el bienestar social y en las instituciones de la sociedad? 

Aprovechar las tecnologías para el desarrollo humano, al servicio de los objetivos de sostenibilidad social y ambiental, es un gran desafío. Los impactos de los principales cambios innovadores deben gestionarse activamente y las inversiones deben redirigirse a través de políticas e instituciones (incluidas políticas antimonopolio más sólidas, leyes y estándares de la industria para crear incentivos, regular el uso ético de los datos y la inteligencia artificial o prevenir la difusión de información errónea. por ejemplo).

La digitalización y la inteligencia artificial también están vinculadas a cuestiones de identidad a través de la creación de nuevos espacios virtuales, redes y comunidades digitales, nuevos sujetos y agentes digitales, y el aumento de las capacidades humanas, llamándonos a repensar qué es ser 'humano' en el contexto actual.

5. Especificidades locales

Las sociedades humanas también se basan en historias espacio-temporales. Los detalles contextuales e históricos juegan un papel en las trayectorias del desarrollo económico y social. Desde la década de 1990 se ha reconocido ampliamente que cualquier comprensión del desarrollo y la transformación social debe tener en cuenta las especificidades locales (o nacionales y regionales). Las aspiraciones y definiciones de "bienestar" también pueden variar según el contexto. Por lo tanto, los conceptos e indicadores globales deben incluir un espacio para el reconocimiento de estos factores y la consideración de respuestas relevantes a nivel local.

De manera similar, la injusticia y los privilegios históricos dan forma a las estructuras sociopolíticas y económicas actuales y afectan la forma en que se distribuyen las ganancias y las oportunidades de desarrollo. ¿Cómo podríamos tener en cuenta consideraciones como las relacionadas con el colonialismo, la esclavitud y otras dimensiones intergeneracionales al pensar en enriquecer nuestra comprensión del desarrollo centrado en el ser humano?

Por tanto, comprender el concepto de desarrollo humano requiere una articulación clara entre los problemas globales (pobreza, desigualdades, movilidad) y las implicaciones y prácticas locales.

6. Interdependencias mundiales

Las interdependencias globales han ido ganando importancia durante las últimas dos o tres décadas. La pobreza disminuyó en muchas regiones del mundo como resultado de actividades económicas conectadas a nivel mundial. Paralelamente, las interdependencias globales dieron como resultado desafiantes riesgos globales y crisis transnacionales: el 2 de septiembre y el terrorismo internacional a principios del siglo XXI.st siglo; la epidemia de SARS en Asia en 2002/02, la crisis del Ébola en África en 2014/16; la crisis financiera mundial en 2008/09; Refugiados sirios y ciudadanos africanos que se dirigen a Europa en 2015/16; la crisis climática y otras dinámicas del cambio ambiental global como una amenaza para la civilización humana; la pandemia de COVID-19 en 2020.

Muchas personas y movimientos expresan sus preocupaciones sobre la pérdida de control de los gobiernos sobre estas dinámicas de interdependencia global. La confianza en los gobiernos se está erosionando; la cohesión social está bajo presión. Estas tendencias se están traduciendo en muchos países en movimientos autoritarios que desafían la democracia, la idea del multilateralismo y el concepto de “comunidad humana” (“Weltgemeinschaft”, inventado por Immanuel Kant). El “desarrollo humano” solo puede adelantarse si se están desarrollando soluciones para las tendencias descritas.

¿Cómo se podrían revitalizar la cooperación internacional y los arreglos organizativos multinacionales tanto para gestionar mejor los riesgos y las crisis mundiales como, lo que es más importante, para fomentar el desarrollo humano?

Volver a Inicio de Rearticulación del Desarrollo Humano.

 Agregue su voz a la discusión respondiendo a la llamada global de aportes.


Relacionado:

Ir al contenido