Regístrate

Reavivar la confianza pública en la ciencia: nuevas prácticas para los desafíos del siglo XXI

En un panorama geopolítico cada vez más tenso, la ciencia se destaca como un lenguaje universal que facilita la acción coordinada. Sin embargo, cuando la confianza en la ciencia flaquea, se debilitan los cimientos de una política global cohesiva. ¿Cómo puede la interfaz de políticas multilaterales interactuar efectivamente con la ciencia en formas en las que las poblaciones confían?

Cuando los esfuerzos de erradicación de la polio en la India se aceleraron a mediados de la década de 1990, el país padecía hasta 150,000 casos anuales de la enfermedad.

Los expertos reelaboraron los protocolos de vacunación para adaptarlos al contexto sobre el terreno: utilizaron la inmunización grupal para cubrir rápidamente a grupos grandes, modificaron el calendario de vacunación cuando fue necesario y no escatimaron esfuerzos yendo de puerta en puerta y rastreando a las personas en viviendas informales. 

Pero tras un comienzo optimista, la ambiciosa campaña de vacunación infantil del país comenzó a retrasarse a medida que los trabajadores de la salud encontraron cada vez más personas que se negaban a vacunar a sus hijos. 

La marea cambió cuando la campaña movilizó a personas de las comunidades para ir puerta a puerta con los vacunadores, donde escucharon a la gente acerca de sus preocupaciones, ofrecieron tranquilidad y recopilaron datos sobre cómo modificar los mensajes. 

Los miembros de la comunidad, incluidos líderes religiosos, médicos y escolares, ayudaron a llevar a cabo una campaña de mensajes a nivel local, en la que incluso los barberos se encargaron de hacer correr la voz entre los clientes mientras se sentaban a cortarse el pelo. 

Las tasas de vacunación comenzaron a aumentar. Ahora, India no ha registrado un solo caso de polio en más de 12 años. 

El éxito del proyecto de vacunación de la India pone de relieve la importancia del contexto y cómo éste contribuye a la confianza en la ciencia: una lección clave para los científicos que trabajan en los "retos perversos del siglo XXI", sostiene un nuevo informe de la Centro ISC para el Futuro de la Ciencia.

Titulado “El déficit de contextualización: redefiniendo la confianza en la ciencia para la política multilateral”, este nuevo documento de trabajo del grupo de expertos del Consejo Científico Internacional, analiza lo que la investigación y la práctica en una variedad de campos, desde el periodismo hasta la regulación, han aprendido sobre la confianza en la ciencia en los últimos años, y las implicaciones de ese conocimiento para los responsables de la formulación de políticas.

"El informe sugiere que las fallas en el cumplimiento de los mandatos de COVID reflejan problemas arraigados desde hace mucho tiempo en la adaptación de las políticas a los contextos sociales", explica Nick Ismael-Perkins, quien dirigió el informe. 

El déficit de contextualización: replantear la confianza en la ciencia para la política multilateral

DOI: 10.24948/2023.10 'El déficit de contextualización: replantear la confianza en la ciencia para la política multilateral'. El Centro para el Futuro de la Ciencia, París. https://futurcouncil.science/es/publications/trust-in-sciencede 2023

El informe llega mientras las encuestas muestran una disminución alarmante de la confianza pública en la ciencia. Una encuesta realizada en 2022 en los EE. UU. mostró una disminución del 10 % en el número de personas que dijeron que tenían confianza en que los científicos actuarían en el mejor interés del público: del 39 % en 2020 al 29 % en 2022. 

Esa disminución puede explicarse en parte por la pandemia de COVID-19, pero muchos observadores creen que refleja una tendencia global más amplia, señala el informe del ISC. 

Al mismo tiempo, una encuesta reciente realizada por Elsevier también encontró un enorme aumento en las amenazas y el acoso en línea contra los científicos. 

Todo esto también amenaza el papel clave de la ciencia en el sistema multilateral, sostiene el informe. "Lo que estamos viendo es que la ciencia, que es uno de los últimos lenguajes de la diplomacia global, está amenazada", dice Mathieu Denis, Jefe de la Centro ISC para el Futuro de la Ciencia

Escepticismo versus desconfianza 

Los datos muestran que la confianza en la ciencia se reduce a muchos factores, vinculados al contexto y la historia. Lo que puede parecer desconfianza en la ciencia es en realidad, a menudo, falta de confianza en el gobierno o las instituciones, señala el informe. 

"Necesitamos pensar con mucho cuidado acerca de la contextualización de la ciencia, y luego pensar en cómo eso llevaría a las personas a expresar confianza o desconfianza", dice Ishmael-Perkins.

En muchos casos, las comunidades tienen buenas razones para desconfiar de las autoridades. El informe señala el infame estudio de Tuskegee, en el que investigadores de salud pública del gobierno de EE. UU. engañaron a participantes negros del estudio, dejándolos con sífilis sin tratar, lo que provocó muchas muertes evitables e infecciones adicionales. 

El estudio sólo terminó cuando apareció en los medios de comunicación en 1972. encuesta reciente descubrió que el 75% de los adultos negros en los EE. UU. conocían el estudio y que muchos no confiaban en la ética médica para protegerse contra malas conductas similares. 

Durante la campaña de erradicación de la polio en India, muchos padres que se negaban a vacunarse no habían podido acceder a una atención sanitaria costosa y sospechaban de algo que el gobierno estaba tan ansioso por ofrecer de forma gratuita, o recordaban las campañas de esterilización forzada durante los años 1970. Otros habían visto sus medios de vida aniquilados en una economía cambiante y, sintiéndose olvidados por las autoridades, cerraron la puerta cuando los médicos del gobierno llamaron. 

Esos mismos detalles contextuales también explican por qué las personas que generalmente tienen un alto nivel de confianza en la ciencia pueden no apoyar determinadas políticas impulsadas por la ciencia. "Lo que podría pasar como una ciencia totalmente aceptada y establecida en una situación, podría ser cuestionada o resistida en otra", añade Ishmael-Perkins. 

El informe también señala un punto crucial: el escepticismo es clave para la ciencia. Y el proceso científico implica inevitablemente errores e incertidumbre. “Los 'fracasos' son una parte natural del proceso científico, y es de esperar que se produzcan iteraciones y adaptaciones”, señala Denis. 

Esto se desarrolló durante la pandemia de COVID-19, cuando los científicos intentaban comunicar su comprensión de una situación que evoluciona rápidamente, con mensajes a veces contradictorios sobre cuestiones como la transmisión aérea y el enmascaramiento. 

“Escuchar la ciencia” se convirtió en un mantra, señala el informe, pero estas conversaciones tendieron a centrarse en la confianza en mensajes clave como el uso de mascarillas o la seguridad de las vacunas, y menos en la confiabilidad general de las instituciones científicas y políticas. 

“La desinformación no se puede superar sólo con mensajes. Tampoco tiene sentido defender una confianza generalizada en la ciencia, despojada de contexto”, explica Sujatha Raman, uno de los autores del informe y titular de la Cátedra UNESCO de Comunicación Científica para el Bien Público. 

“La ciencia es fundamental para la formulación de políticas y la diplomacia multilaterales. Pero para aprovechar al máximo la ciencia, debemos invertir tiempo y esfuerzo para comprender e interactuar con las realidades y formas de conocimiento contextuales”, añade. 

Compromiso ciencia-política

Todo esto apunta a la necesidad de reelaborar cómo se comunica la ciencia y cómo los científicos y los responsables de la formulación de políticas interactúan con el público en general, sostiene el informe. 

“¿Cómo podemos restaurar la integridad de la interfaz ciencia-política y tener un compromiso más constructivo con el discurso político?” Pregunta Ismael-Perkins. El informe hace varias recomendaciones, entre ellas que los científicos y los responsables de la formulación de políticas se centren en “lograr confiabilidad, en lugar de confianza generalizada”. 

La confiabilidad es producto de una “transparencia y rendición de cuentas constantes”, señala el informe. La comunicación es una parte clave de ese proceso. "El modelo lineal tradicional de difundir el conocimiento científico entre los responsables políticos y el público está obsoleto", sostiene el informe. 

Ese enfoque se basa en la suposición errónea de que “la confianza en la ciencia es únicamente una cuestión de educar al público y abordar la desinformación”. En cambio, la atención debería centrarse en fomentar la participación pública en la ciencia y en el desarrollo de políticas, así como en fomentar asociaciones que reúnan a científicos de diferentes disciplinas. 

"La comunicación científica se ha vuelto más reflexiva y en sintonía con el conocimiento y las prioridades de los diferentes actores y ha creado oportunidades para el diálogo entre ellos", explica Raman. 

El informe señala un buen ejemplo reciente de Nueva Zelanda, donde “asamblea de ciudadanos” informado por los principios maoríes reunió a residentes de Auckland y expertos en agua para trabajar juntos para elegir la futura fuente de agua de la región. 

En el proyecto, que contó con el apoyo de la empresa pública de agua de Auckland, Watercare, y Koi Tū, el Centro para Futuros Informados de la Universidad de Auckland, los expertos presentaron una variedad de opciones, respondieron preguntas y alentaron el debate. Los residentes finalmente recomendaron agua reciclada, que ahora se está probando en proyectos piloto


Habilite JavaScript en su navegador para completar este formulario.

Manténgase al día con nuestros boletines


Imagen de Abhijith S Nair on Unsplash


Aviso
La información, opiniones y recomendaciones presentadas en este artículo son las de los contribuyentes individuales y no reflejan necesariamente los valores y creencias del Consejo Científico Internacional.

Ir al contenido