Regístrate

'Los editores académicos también necesitan un enfoque más coherente' - Entrevista con Steven Inchcoombe de Springer Nature sobre el Plan S y el acceso abierto

La iniciativa Plan S amenaza con sacudir el mundo de la publicación científica a través de tarifas de publicación limitadas para revistas de acceso abierto y un claro alejamiento de las revistas híbridas. Steven Inchcoombe de Springer Nature nos brinda una visión privilegiada de lo que el Plan puede significar para los editores académicos.

Dado que la iniciativa Plan S presagia grandes cambios en la publicación científica, hablamos con el Director de Publicaciones y Miembro del Consejo de Administración de Springer Nature, Steven Inchcoombe, para obtener más información.

¿Cómo se involucró en el debate sobre el acceso abierto y por qué le importa?

Mi participación se remonta a 2007, cuando asumí la responsabilidad de Nature Publishing Group. Lo que he estado tratando de hacer desde entonces es aumentar el reconocimiento de la importancia del acceso abierto y la ciencia abierta más amplia o la agenda de investigación abierta. La naturaleza pasó a la publicación de acceso abierto durante 2008-2009 y luego a la publicación de datos abiertos. Springer estaba exactamente en el mismo camino. Cuando nos fusionamos en 2015, la combinación nos convirtió en el editor de acceso abierto más grande, exitoso y experimentado.

¿Cuántos títulos híbridos y de acceso abierto tiene Springer Nature?

Publicamos más de 600 títulos de acceso totalmente abierto y casi 2000 títulos híbridos, lo que significa que el 90% de nuestros autores tienen una opción de acceso abierto inmediato disponible.

Hay dos excepciones: una son las sociedades para las que publicamos, que no necesariamente tienen el acceso abierto como una prioridad, generalmente porque se encuentran en disciplinas donde está mucho menos desarrollado. Todavía están considerando sus opciones y tenemos que trabajar con ellos en lugar de establecer requisitos. El otro son nuestras revistas más selectivas, donde es más difícil convertirse en acceso abierto.

Seis meses después del lanzamiento del Plan S, ¿cómo ve la situación? ¿Qué estás haciendo para prepararte internamente?

Creo que debemos darle tiempo a la COAlition S para considerar todas las entradas. Estamos tratando de hacer dos cosas: estamos tratando de responder en privado a cualquier pregunta que tengan sobre nuestra sumisión, y estamos tratando de explicar públicamente al mercado en general por qué consideramos que esas recomendaciones son tan importantes.

¿Se está trabajando en las sociedades que mencionaste?

Estamos en contacto con ellos sobre los beneficios del acceso abierto, los desafíos y las oportunidades, y lo hemos estado haciendo desde mucho antes de que apareciera el Plan S. Contamos con la infraestructura y los sistemas para facilitarlo. Los acuerdos de lectura y publicación más amplios a veces se consideran una posible ruta de transición para el Plan S, o como una alternativa, y nuestras sociedades son una parte integral de ellos, por lo que informamos sobre sus éxitos y cómo pueden hacer lo que hacen las sociedades. sostenible a medio y largo plazo.

Tienes escribió en su blog que la falta de consenso global sobre el Plan S es un escollo para Springer Nature. ¿En qué momento considera que el Plan se ha globalizado?

Hay muchas formas de acelerar el acceso abierto y extender su uso. El Plan S describe un enfoque particular. Otras organizaciones persiguen los mismos objetivos, pero no necesariamente utilizando el movimiento Plan S, como DFG en Alemania. De manera similar, una gran cantidad de investigación que se está produciendo en China se publica en acceso abierto, y han expresado un fuerte apoyo a OA2020 y cierto apoyo al Plan S, pero eso no significa necesariamente que adoptarán los principios del Plan S. Luego tiene las fundaciones como los NIH y NSF en los Estados Unidos que ven el acceso abierto como importante pero no quieren reservar fondos específicos para apoyarlo y dependen de la continuación de la financiación de las bibliotecas institucionales y, por lo tanto, están más enfocados. en el lado verde de acceso abierto. Hay una diversidad de enfoques.

Springer Nature es, en última instancia, un proveedor de servicios para la comunidad de investigación, y la comunidad de investigación necesita un enfoque más coherente para que sepan cómo serán juzgados y con qué financiación o políticas operarán.

Todos los editores académicos también necesitan un enfoque más coherente, porque en este momento tenemos que invertir en la creación de todas las variedades de acceso abierto bajo el sol porque diferentes organizaciones están priorizando cosas diferentes. Es por eso que abogamos por dos cosas: en primer lugar, una alineación más estrecha para reducir la gama de actividades en las que debemos invertir y que los investigadores comprendan y adopten; y en segundo lugar, hacer que los beneficios del acceso abierto sean mucho más claros para la comunidad investigadora para que realmente cambie su comportamiento. Hasta ahora, el Plan S y otras iniciativas se han centrado en el lado de la oferta (editores), pero no habrá un cambio hasta que el lado de la demanda se alinee y eso significa que los investigadores eligen opciones de acceso abierto. Sus patrocinadores también pueden incentivar el acceso abierto a través de requisitos de subvenciones.

¿Cuáles considera que son las prioridades para hacer que el AA sea elegido con mayor frecuencia por los autores? Ha dicho que necesitamos más investigación sobre el acceso abierto. ¿Dónde están las lagunas?

Existen lagunas en nuestra comprensión de por qué la adopción de AA difiere entre las áreas de investigación. Esto se debe a que la práctica difiere geográficamente y por disciplina y, por lo tanto, los datos no siempre están disponibles. Pero, sobre todo, es necesario utilizar la investigación, ya que los datos que ya tenemos muestran que la publicación de acceso abierto tiene beneficios claros. El hecho de que la mayoría de los investigadores no parezcan ser conscientes de ellos, y mucho menos priorizarlos, es un problema fundamental.

¿Ve cambios o semillas de innovación, incluso fuera de Springer Nature?

Uno de los medios para mejorar la eficiencia y la velocidad de compartir la investigación es el mundo de la preimpresión. Compartir el trabajo en forma de borrador antes de la presentación solo lo ocupa un 2-3% de los investigadores. Hay una excepción notable en física con Arxiv, pero la gran mayoría de investigadores no lo hace.

Las iniciativas para ayudarlos a compartir su trabajo de una manera segura que se vincule con el resultado final revisado por pares son útiles para todos. Reconocer eso es algo que estamos tratando de hacer a través de una nueva plataforma que hemos llamado InReview y que estamos probando en este momento con algunas de nuestras revistas.

Vimos cómo PloS se unió a bioRxiv y obtuvieron hasta un 14% de suscripción. Nuestra prueba supera el 50% de las tasas de aceptación, y nos sentimos entusiasmados de que si realmente podemos promover y explicar los beneficios a los investigadores, podemos obtener un uso más amplio.

Si el acceso abierto es la punta del iceberg cuando se trata de ciencia abierta, la mayor parte de ese iceberg son los datos abiertos. Algunos financiadores ahora exigen que un plan de gestión de datos (DMP) sea parte de los requisitos de la subvención, y estamos trabajando con organizaciones para asegurarnos de que los conjuntos de datos experimentales no solo sean detectables y accesibles, sino que se utilicen, reutilicen y comprendan críticamente de forma genuina. . Estamos en una etapa mucho más temprana con los datos abiertos y, francamente, hemos perdido una gran cantidad de dinero en estas iniciativas porque no ha habido demanda allí. Intentamos promover estas iniciativas para que podamos implementar las políticas con las agencias de financiamiento.

De lejos, el mayor desafío es para los donantes y, hasta cierto punto, las instituciones que emplean a los investigadores. Ambos tienen la responsabilidad como partes interesadas en el ecosistema de investigación de proporcionar la orientación y el apoyo necesarios. Somos capaces de satisfacer la demanda de datos abiertos y estamos interesados ​​en que la demanda crezca. para que podamos escalar esto en beneficio de todos.

Los medios de comunicación y el periodismo se han visto enormemente alterados en las últimas décadas. ¿No es hora de que también se modifique la publicación académica? ¿Hay lecciones que aprender de los nuevos modelos comerciales, como "pague lo que pueda" o modelos de suscripción con o sin publicidad? ¿Es hora de que tengamos un Spotify para artículos científicos?

Lo que realmente ha cambiado es con los medios de consumo, donde millones o miles de millones de personas son lectores o usuarios potenciales de este contenido. La digitalización ha facilitado la difusión del contenido entre un grupo mucho mayor de personas y, por lo tanto, se ha aplicado en algunos sectores.

El mundo de la investigación es diferente. En primer lugar, hay alrededor de 10 millones de investigadores en el mundo, y ese número no se convertirá repentinamente en 100 millones; probablemente no crecerá sustancialmente en el corto o mediano plazo a menos que haya un cambio que nadie predijo. En segundo lugar, casi todo el dinero para pagar los salarios de los investigadores, para pagar el lugar donde trabajan, el equipo que utilizan y, en última instancia, nuestras tarifas, ya sea en forma de suscripciones de bibliotecas o APC a través de investigadores (pero en última instancia derivadas de sus subvenciones), proviene de impuestos. Desde la Segunda Guerra Mundial hemos visto un compromiso cada vez mayor de dinero público para la investigación, pero es una suma finita de dinero con un número finito de personas. A largo plazo, la cantidad de dinero que se destina a la investigación ha crecido aproximadamente un 4% anual durante los últimos 10 a 15 años, y la cantidad de dinero gastado en editores académicos ha aumentado a una tasa de aproximadamente un 2% anual. ¿Queremos gastar mucho dinero, mucho tiempo y esfuerzo tratando de cambiar la mecánica por la cual ese dinero se distribuye, o queremos asegurarnos de que hacer coincidir el dinero limitado con los resultados más efectivos sea lo más eficiente y transparente posible? ? Me inclino hacia lo último.

Las cifras principales de aumentos de precios se deben en realidad a que el mercado se ha concentrado drásticamente y hay muchos menos jugadores que comparten el dinero que hace 15 años. Es probable que eso continúe, porque el dinero limitado significa que los jugadores más grandes tienen una ventaja inherente en relación con los jugadores pequeños y medianos, particularmente en el mundo digital. Entiendo por qué las sociedades académicas están particularmente preocupadas porque la tendencia a largo plazo ha sido de concentración y reducción de proveedores.

Hemos probado un modelo en el que las organizaciones pueden comprar tokens por adelantado para acceder a la investigación a unos pocos dólares por artículo, y también hemos ofrecido a los investigadores individuales una suscripción a todo lo que publicamos: un modelo de 'mini-Spotify'. Ninguno de ellos tuvo una absorción significativa: los dos juntos representan menos del 2% de nuestros ingresos y han estado en funcionamiento durante años. Cuando ofrecemos estas alternativas a las organizaciones que renuevan sus suscripciones, las rechazan porque quieren todo el contenido a un precio fijo y quieren más por menos, en lugar de pagarlo de manera diferente.

Salí de la industria de los periódicos y he estado lidiando con estas preguntas desde finales de la década de 1990. Cuando estuve en el Financial Times se nos ocurrieron varios modelos que les han funcionado bien, y me encantaría encontrar modelos que nos abrieran nuevas oportunidades, pero en este momento creo que hacer coincidir el origen del dinero con sus objetivos. es la forma más eficaz de servir a la comunidad de investigadores.

En diez años, ¿qué espera que haya cambiado con respecto a OA y qué espera ver?

Espero que la transición al acceso abierto esté completa para entonces, pero mi preocupación es que eso seguirá siendo una ilusión, y que estaremos operando durante los próximos diez años y más en una economía mixta en la que diferentes sabores de acceso abierto sentarse junto a las suscripciones. Basado en el progreso hasta ahora, la fragmentación global y la demanda de los investigadores, me temo que todavía estaremos en la fase de transición.

No hay una solución milagrosa: requiere mucha más colaboración global y no hay un organismo para hacer eso. La investigación y la publicación académica no son sectores regulados y los requisitos que existen son a nivel nacional. La UE podría ser una excepción, pero incluso allí, no existe lo que se podría llamar regulación. No abogaría por la regulación; lo que necesitamos es una mayor coordinación global, tanto para ayudar a los investigadores como para ayudar al lado de la oferta. Hasta que esos dos estén allí, me temo que los editores seguirán sin poder impulsar esto, porque al final del día somos proveedores de servicios.

Hay dos formas de impulsar el cambio: una es a través de una combinación de mecanismos de 'palos y zanahorias' para fomentar el movimiento hacia la meta, y otra es definir reglas detalladas para llegar a la meta. Mi preocupación fundamental con el Plan S es que se ha ido por algunas reglas muy detalladas que son difíciles de hacer que funcionen de manera consistente en todas partes, por lo que se genera resistencia por parte de toda una variedad de organizaciones o personas que sienten que podrían verse comprometidas. Creo que sería mejor centrarse en los grandes objetivos y en cómo incentivar y alentar el movimiento hacia esos objetivos y dejar el mercado y los participantes en él para proponer soluciones imaginativas, en lugar de decir que debe resolverse de una determinada manera. camino.

El gran éxito del Plan S es que ha hecho que todo el mundo hable. Espero que consideren la diversidad de necesidades y permitan una flexibilidad adicional para lograr el objetivo del acceso abierto.

Ir al contenido