Regístrate

Por qué 2018 es un gran año para las evaluaciones ambientales globales

Desde los océanos hasta la polinización y nuestra lucha continua contra nuestras sociedades adictas al carbono, ¿se ha preguntado alguna vez qué impulsa la aparición de estos titulares en nuestras fuentes de noticias? Mientras el Panel Internacional sobre Cambio Climático se prepara para conmemorar su 30 aniversario, un logro central ha sido colocar el cambio climático en un lugar destacado de la agenda pública. Pero, ¿cuántos saben qué es el IPCC y qué hace? El IPCC es solo una de las llamadas evaluaciones ambientales globales que reúne el mejor conocimiento científico para una audiencia de políticas a través de los esfuerzos colectivos de miles de científicos voluntarios y los gobiernos del mundo. A medida que avanza el 2018, veremos por qué será un gran año para estas evaluaciones ambientales globales.

Cada victoria ganada en el escenario político para el medio ambiente se debe a los científicos, investigadores y organizaciones con muchas siglas que producen informes multinacionales de varios años que se retroalimentan sobre la salud de nuestro planeta.

El año que viene, quizás la iteración más famosa, la Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) emitirá su tan esperado Informe especial sobre 1.5C. Si en algún momento del año pasado se sintió inesperadamente preocupado por el destino de las abejas, puede agradecer al Plataforma Intergubernamental de Ciencia-Política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas (IPBES) cuyo titular se agita informe sobre polinizadores será seguida en 2018 por una serie de nuevas e importantes evaluaciones regionales. Pero en un clima de escasez de fondos, participación de las partes interesadas y un contexto geopolítico problemático, ¿estas gigantescas evaluaciones ambientales globales han alcanzado un punto de inflexión?

Esta es la primera de una serie que analiza dónde se encuentran estos procesos hoy y hacia dónde se dirigen, con un enfoque en los principales lanzamientos planificados para 2018.

Para este primer artículo hablamos con Bob Watson, Bob Scholes y Martin Kowarsch.

Bob Watson Actualmente es el presidente de IPBES y, a lo largo de su carrera, ha trabajado en la intersección de las ciencias políticas y ambientales.

bob scholes fue autor de las evaluaciones 3ª, 4ª y 5ª del IPCC y actualmente es copresidente de la Evaluación de la IPBES sobre la degradación de la tierra.

Martín Kowarsch es responsable del grupo de trabajo Evaluaciones Científicas, Ética y Políticas Públicas (SEP) de la Instituto de Investigación Mercator sobre Bienes Comunes Globales y Cambio Climático (MCC) en Berlín.

¿Puede decir algunas palabras sobre las evaluaciones ambientales globales y lo que hemos aprendido en los últimos 10 años?

bob watson: Son absolutamente esenciales para influir en la interfaz de la política científica a nivel nacional, regional y mundial. Son particularmente cruciales a nivel regional y mundial.

Es crucial que tengan un conjunto de información transparente y creíble que esté actualizado, que diga lo que sabemos, lo que no sabemos, cuál es el nivel de confianza en nuestros hallazgos. Por tanto, cuando se formulan políticas a nivel regional, todos utilizan la misma base de conocimientos. Sin estos, diferentes gobiernos utilizarían diferentes conjuntos de literatura. Sería imposible ver cuál es la base de conocimientos que sustenta las decisiones. Deberían hablar con los gobiernos, pero también con otras partes interesadas.

El éxito de las evaluaciones del ozono condujo a la adopción de una decisión política en el marco del protocolo de Montreal. Yo diría que no hemos tenido el mismo éxito en el cambio climático, debido a un gobierno en particular en este momento, pero sin embargo, sin el IPCC, ni siquiera estaríamos cerca de un conjunto de decisiones sobre el cambio climático.

Bob Scholes: Las evaluaciones son recomendables para problemas que tienen un conjunto particular de características: alta complejidad técnica, socialmente importante y polémico. Si intenta utilizar un proceso más simple para problemas con esas características, es probable que le explote en la cara. Los factores de éxito de la evaluación son la relevancia, la legitimidad y la credibilidad. La prominencia significa que usted responde las preguntas correctas y que las preguntas se plantean de la forma en que la audiencia receptora las plantearía, no como lo harían los científicos. Depende de los científicos comprender lo que la gente quiere de estas evaluaciones.

Sobre la legitimidad: ¿tiene un entorno de recepción? Asegúrese de no estar simplemente haciendo una evaluación y arrojándola por la pared, eso no funciona. Requiere un proceso de negociación.

La credibilidad se refiere a quién realiza las evaluaciones: si tienen calificaciones y antecedentes sobre el tema específico, tienen una variedad de perspectivas dentro de las disciplinas, los autores están bien distribuidos en términos de geografía, distribución de género y otros aspectos de la diversidad.

La clave aquí no es que esté tratando de encontrar la única respuesta "correcta", sino la distribución de respuestas bien fundamentadas, a fin de proporcionar al tomador de decisiones el conjunto completo de argumentos.

Martín Kowarsch: Han pasado muchas cosas en 10 años. Al comienzo de la IPBES, el IPCC fue visto como un modelo, pero la IPBES tomó otro camino. Se centraron mucho más en la inclusión, la participación de las partes interesadas, los procesos bien diseñados, la participación pública, etc. La inclusión de conocimientos locales e indígenas es muy valiosa.

La IPBES también ha inspirado a otros procesos, incluido el IPCC, a considerar tales ideas, por lo que hemos visto procesos de aprendizaje mutuo entre las evaluaciones globales.

Viniendo del lado de la demanda, hemos observado para IPCC y GEO evaluaciones, existe una mayor demanda de opciones de soluciones, en particular de soluciones políticas. Con el enfoque en las opciones de políticas, las tensiones se vuelven más obvias entre las diferentes y divergentes perspectivas de las partes interesadas, y esto hace que sea más importante tratar explícitamente los puntos de vista y valores divergentes. Cada vez más, necesitamos más de las ciencias sociales para comprender los factores que impulsan los problemas, pero también para comprender las ramificaciones sociales y políticas de las políticas.

A pesar de este enfoque más explícito en las soluciones, la comunidad de las ciencias sociales no está bien organizada para cumplir. Tome el IPCC: es muy fuerte en el Grupo de Trabajo 1 para sintetizar el conocimiento sobre el cambio climático, pero en términos de los impactos socioeconómicos del cambio climático y las opciones de solución, la agregación del conocimiento todavía es bastante débil. Aparte de la comunidad de modelos de evaluación integrados, están bien organizados para integrar diferentes disciplinas y explicar la variación de los resultados a través de metanálisis.

Te daré un ejemplo: el Régimen europeo de comercio de derechos de emisión - Es uno de los experimentos de política climática más interesantes del mundo, pero el IPCC tiene poco que decir sobre su evaluación.

¿Cómo informan estas evaluaciones los principales procesos y marcos de políticas internacionales, como el Acuerdo de París, los ODS, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, la Nueva Agenda Urbana, etc.?

bob watson: Tanto el IPCC como la IPBES funcionan relativamente bien. En el IPCC, estaban sumamente vinculados con el SBSTA y COP de los empleados.

Con la evaluación de la polinización, luego de la aprobación plenaria, se convirtió inmediatamente en un documento de decisión para el SBSTA en la Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), luego fue a la COP en Cancún donde se desarrolló un programa de trabajo clave basado en la evaluación.

Todos los gobiernos individuales aprueban los documentos de IPBES, por lo que los gobiernos saben cuáles son los resultados. Son parte del proceso de aprobación y revisión por pares. Luego, a través del proceso del CDB para IPBES, esperamos que sea lo mismo para las evaluaciones regionales y las evaluaciones de degradación de la tierra. La evaluación de la degradación de la tierra, por ejemplo, se incorporará al Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD).

La debilidad aquí es que queremos influir en una amplia gama de departamentos y ministerios: el medio ambiente, el agua, las finanzas, la agricultura, etc. Pero tendemos a limitarnos al Ministerio de Relaciones Exteriores y los departamentos de medio ambiente. ¿Hasta qué punto ven nuestros informes los ministerios de agricultura, finanzas y agua? Necesitamos pensar en esta parte aún más. Uno de nuestros copatrocinadores es el Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) - así que tenemos que trabajar con ellos para asegurarnos de que llegue a los ministerios de Agricultura.

Martín Kowarsch: Desde 1977, se han realizado aproximadamente 140 evaluaciones ambientales globales, la mayoría de ellas iniciadas en los últimos 10 años. Esto refleja una demanda creciente. Los responsables de la formulación de políticas están particularmente interesados ​​en las evaluaciones orientadas a soluciones.

A pesar de esta demanda, no tienen grandes expectativas. Depende de la comunidad científica demostrar que tienen algo que decir sobre las soluciones, no solo sobre los problemas. Creemos que es posible, pero se necesitan muchas reformas, especialmente en las ciencias sociales.

Los diferentes países utilizan las evaluaciones de diferentes maneras. En los países menos desarrollados, se utilizan para establecer la agenda; en los países de la OCDE son importantes para la comunidad de expertos, para procesos internacionales como la CMNUCC. Tienen un gran impacto en la contribución al discurso público, los procesos de aprendizaje y también, de manera más amplia, en el debate sobre los ODS.

¿Y los ODS?

bob watson: En todas nuestras evaluaciones regionales nos preguntamos '¿qué importancia tienen la biodiversidad y los ecosistemas y sus servicios para los 17 ODS?' Para comida y agua, muy importante. Para la educación, menos importante.

Estamos haciendo un buen análisis. Lo que estamos sugiriendo para el segundo programa de trabajo es que hay 3 marcos de políticas a gran escala: los ODS, las Metas de Aichi y el Acuerdo de París.

Bob Scholes: Los ODS están adaptando un proceso similar a una evaluación post facto. Hasta la fecha, ha sido un enfoque de la ONU, casi un enfoque posterior a la verdad: todos aportan sus 2 centavos y no hay filtros.

La forma en que lo han configurado dificulta la creación de un proceso evaluativo. Hay 250 indicadores que nunca pasaron por un proceso de cribado, y muchos de ellos son claramente egoístas.

Los ODS cubren casi todo, por lo que tener un proceso de evaluación en torno a eso es realmente bastante engorroso. Es posible que deba realizar evaluaciones en torno a cada uno de los objetivos. El proceso de evaluación toma un mínimo de 3 años debido a los ciclos de revisión repetidos, que legalmente toman un tiempo mínimo. En la práctica, la mayoría de las evaluaciones importantes tardan 5 años, desde su planificación hasta su finalización. Si quisieran tener una evaluación con los ODS, tendrían que presionar el botón de inicio en 2025.

Martín Kowarsch: Los ODS no son un plan de políticas, sino un amplio conjunto de ambiciones, y no hay muchos detalles sobre cómo llegar allí. En Europa, he observado que tanto en el debate científico como en el político, los ODS se han convertido en un marco cada vez más importante: cada vez más actores se refieren a él, y eso influirá mucho en el debate sobre el desarrollo sostenible. Esto no significa que se implementen de manera efectiva.

¿Cómo se podrían organizar las evaluaciones para proporcionar los conocimientos necesarios para implementar los ODS? No estoy seguro de si una súper evaluación es posible, o incluso deseable. Es tan complejo que podría ser mejor confiar en los procesos de evaluación existentes y tratar de fomentar mejores vínculos entre estos procesos. A largo plazo, si estas evaluaciones quieren sobrevivir, deben estar más abiertas al discurso del desarrollo sostenible, para incorporar compensaciones y beneficios colaterales en su perspectiva.

En 2019, el Mercator Research Institute on Global Commons and Climate Change (MCC) organizará un taller de expertos sobre la integración de la ética en evaluaciones a gran escala. ¿Qué valor cree que agregan las consideraciones éticas al proceso de evaluación global? ¿Y puede hablarnos sobre la aplicación práctica de la ética filosófica en el proceso de política climática?

Martín Kowarsch: Comenzando con nuestras suposiciones, en primer lugar, muchas disputas sobre políticas tienen una dimensión de valor. En segundo lugar, es imposible que las evaluaciones científicas se mantengan completamente alejadas de las cuestiones de valor en disputa debido al entrelazamiento de hechos y valores. No se puede simplemente presentar los hechos y dejar que la política tome decisiones sobre cuestiones cargadas de valores.

Entonces, ¿qué hacer si no quiere convertirse en un defensor del tema? Una opción es identificar un consenso de valores y luego presentar evaluaciones científicas basadas en estos valores ampliamente aceptados. Es una buena idea, pero casi imposible porque siempre tienes algunos juicios de valor en disputa.

Hay un par de mecanismos diferentes dentro de los procesos de evaluación sobre cómo lidiar con puntos de vista de valores divergentes. Podría reunir a algunos tomadores de decisiones y autores principales y discutir las cosas y tratar de llegar a una evaluación más equilibrada.

Esto podría funcionar para conflictos de pequeña o mediana escala, pero si se trata de puntos de vista divergentes más fundamentales y de mayor alcance, entonces es posible que deba mapear científicamente, en estrecha colaboración con las diversas partes interesadas, vías políticas alternativas y sus diversas implicaciones prácticas. Esto significa efectos directos, co-beneficios y efectos secundarios no deseados, desde varias perspectivas, incluidas diferentes perspectivas de valor. Todos los grupos deberían tener la oportunidad de hacer explícitas las implicaciones de las opciones políticas desde su punto de vista. De esa manera, terminas con un gran mapa de caminos alternativos. La idea principal es que transformar los conflictos ideológicos en una discusión sobre posibles mundos futuros y sus ramificaciones prácticas es más constructivo que un debate interminable sobre valores y principios abstractos.

Como mínimo, esto ayudaría a aclarar de qué se tratan realmente los conflictos y facilitaría el compromiso, porque es más fácil transigir en una vía política en particular que en los valores subyacentes. Esto lleva mucho tiempo, pero en nuestra opinión es la única forma de lidiar con el populismo y los conflictos políticos acalorados como los que vemos en los Estados Unidos.

Para nuestra conferencia en 2019, reuniremos a filósofos, profesionales de la evaluación, formuladores de políticas, personas de la comunidad de modelos de evaluación integrados (IAM), y les pediremos que proporcionen aportes a los procesos de evaluación en curso, en particular a la IPBES, porque tienen un interés explícito. en el tratamiento de cuestiones éticas y conflictos de valores en la interfaz ciencia-política-sociedad.

¿Qué sigue para estas grandes evaluaciones? ¿Podremos confiar pronto en la inteligencia artificial para acortar los desfases entre la producción de conocimiento y la síntesis?

Martín Kowarsch:  En términos de IA en el sentido más amplio, veo mucho potencial para los grandes métodos de literatura para la realización de evaluaciones. Pero no estoy seguro de si lo más importante es llegar a plazos más cortos. Es obvio que sería bueno realizar evaluaciones más oportunas. Sin embargo, conviene recordar que la fortaleza de las evaluaciones a gran escala existentes es precisamente el tiempo invertido allí para permitir los procesos de aprendizaje. El aprendizaje ocurre entre científicos y tomadores de decisiones, pero también entre científicos.

Entrevistamos a aproximadamente 100 autores de evaluaciones y tomadores de decisiones líderes; uno de los principales resultados es que aprendieron mucho. Entendernos unos a otros a lo largo del tiempo es importante porque estas cosas son complejas y están cargadas de valores, por lo que se necesita tiempo.

Hay un papel para informes mucho más rápidos, pero no necesariamente trataría de deshacerme de estos procesos a largo plazo. Sin embargo, lo que se puede hacer es reducir el alcance y centrarse en cosas específicas. Por qué no, por ejemplo, un informe especial del IPCC sobre esquemas de comercio de derechos de emisión.

Sobre el papel de la inteligencia artificial para lidiar con la gran literatura, hay dos puntos. En primer lugar, al final del AR6 del IPCC, habrá más de 300,000 nuevas publicaciones científicas sobre el cambio climático. No hay un solo ser humano que pueda leer al menos una parte significativa de esta literatura. Se necesitan grandes métodos de literatura, como revisiones sistemáticas y herramientas bibliométricas, para facilitar la evaluación integral de la literatura que el IPCC está prometiendo a los tomadores de decisiones.

Lo segundo es que, independientemente del número absoluto de publicaciones, tienes una enorme variedad de resultados. Sobre el régimen europeo de comercio de derechos de emisión, por ejemplo, los estudios existentes llegan a conclusiones muy diferentes. Para ser relevantes para las políticas, debemos explicar a los tomadores de decisiones por qué estos estudios difieren y cuáles son los supuestos subyacentes que desempeñaron un papel clave. Entonces, aquí necesitaría un metanálisis para explicar la variación.

Soy ampliamente optimista sobre el futuro de las evaluaciones ambientales globales, pero veo mucha necesidad de reforma. Un gran problema es que muchos científicos sociales no están dispuestos a centrarse en cuestiones de política. Están interesados ​​en la política o en teorías sociales más amplias, y casi nadie, excepto los economistas, está entregando el tipo de investigación que necesitamos sobre el análisis crítico de las opciones políticas.

ACTUALIZAR

Tras la publicación de estas preguntas y respuestas, Ruben Zondervan, director ejecutivo de la Proyecto de gobernanza del sistema terrestre con sede en la Universidad de Lund, escribió un artículo titulado “En defensa de las Ciencias Sociales en Evaluaciones Ambientales Globales” que nos gustaría destacar como parte de un importante debate sobre las evaluaciones ambientales globales. A continuación se muestran los comentarios que los entrevistados han proporcionado como respuesta directa a este artículo.

Martín Kowarsch: El comentario interesante, pero en parte engañoso de Zondervan, requiere la aclaración de algunos malentendidos de las declaraciones de la entrevista. Mi principal crítica a la organización de las ciencias sociales sobre el cambio climático y las políticas de sostenibilidad es la falta de meta-estudios cualitativos y cuantitativos (es decir, metaanálisis, revisiones sistemáticas, etc.). Los metaestudios nos ayudarían a obtener una visión más objetiva y equilibrada de la literatura de las ciencias sociales existente, en parte explosiva, y especialmente a comprender mejor la variación de los hallazgos de las ciencias sociales con respecto a opciones de políticas particulares. En este sentido, estoy totalmente de acuerdo con Zondervan en que tenemos que "conectar mejor los hallazgos científicos sobre las soluciones con los procesos de políticas". Los documentos subyacentes, basados ​​en una colaboración, proyecto de investigación de varios años - ayuda a aclarar mis puntos. Recomiendo leer el Número especial de ciencias y políticas ambientales (Vol. 77, 2017) sobre GEA orientadas a soluciones (2017), en particular Minx et al. papel en "Aprendiendo sobre las soluciones al cambio climático en el IPCC y más allá".

Más precisamente, la diversidad de disciplinas y enfoques de las ciencias sociales contribuiría idealmente a una mejor comprensión de las diversas ramificaciones de las alternativas políticas. Esto ayuda a ampliar los marcos económicos subyacentes a los resultados del Modelo de evaluación integrado (IAM). Si bien existen muchos estudios de este tipo en particular, quedan muchas lagunas en el conocimiento, también en términos de síntesis de conocimiento. Estos (meta) estudios, incluido el encuadre del problema subyacente, deben ir cuidadosamente acompañados de la investigación crítica de las ciencias sociales, indudablemente necesaria y en el IPCC todavía en gran medida invisible, que revele la posible parcialidad y la “política del conocimiento”. El enfoque propuesto aquí es, por tanto, el opuesto al objetivo insinuado de “despolitizar las ciencias sociales y reducir la diversidad en términos de paradigmas, enfoques ontológicos y epistemológicos y perspectivas del mundo en el lenguaje simple de modelos de evaluación integrados”. Este esfuerzo de síntesis no prevé una “coherencia de ideas” ni una reducción de la diversidad, sino más bien un proceso de aprendizaje abierto, informado por las ciencias sociales, sobre vías políticas alternativas desde diferentes perspectivas. La reciente evaluación del IPCC WG III, por ejemplo, buscó explícitamente explorar las diversas implicaciones de las alternativas políticas, lo que permite, cargada de valor, la evaluación de los efectos de las políticas y los efectos secundarios sin prescribir una política en particular (ver Prefacio del GT III y PEM artículo). Este ejemplo muestra que la afirmación de neutralidad del IPCC no impide que las ciencias sociales contribuyan de manera significativa, aunque de hecho varios gobiernos todavía no quieren que el IPCC evalúe seriamente las políticas.

Si bien está de acuerdo en que el IPCC, extremadamente complejo y heterogéneo, y sus marcos de evaluación, estructura, procesos y cultura excesivamente cuantitativa también requieren una reforma, la crítica en blanco y negro del IPCC, incluidas las "desventajas estructurales" para las ciencias sociales, es demasiado fácil. . Por el contrario, es necesaria una mejor oferta de investigación sintética en ciencias sociales sobre opciones de políticas para superar el predominio de los resultados de IAM numéricos agregados y las ciencias naturales en las evaluaciones del IPCC. Sin embargo, es posible que también exista un desacuerdo en un nivel mucho más profundo y, por desgracia, a menudo implícito. Un buen número de científicos sociales están profundamente convencidos de que las ciencias sociales no deberían (por razones diferentes, no convincentes) participar en una evaluación de políticas conjunta y constructiva en el sentido anterior, sino más bien permanecer exclusivamente “críticas”. Dados los desafíos políticos, esto es una tragedia.

Bob Watson: Contrariamente a la opinión de Ruben Zondervan, 2018 es un gran año para las evaluaciones ambientales globales. Los informes del IPCC y la IPBES no son evaluaciones menores, pero proporcionarán evidencia científica creíble para dar forma al debate ciencia-política en el CMNUCC, CBD (y otros convenios relacionados con la diversidad biológica) y CLD. Estas evaluaciones son co-diseñadas por la comunidad científica y otros usuarios, en particular los gobiernos, para asegurar que sean relevantes para las políticas y aborden las necesidades de las comunidades de usuarios.

La evaluación del IPCC de 1.5 grados jugará un papel importante en las negociaciones de la evolución de los compromisos bajo el acuerdo climático de París, ya que abordará las diferentes vías de mitigación que se requieren para limitar el cambio climático inducido por el hombre a no más de 2 grados y 1.5 grados. grados Celsius, en relación con el clima preindustrial. Evaluará las implicaciones tecnológicas, sociológicas y económicas de diferentes vías, y también cuantificará los diferentes niveles de impactos socioeconómicos, en la salud humana y ecológicos.

Las cuatro evaluaciones regionales de la IPBES evaluarán el estado actual y proyectado de la diversidad biológica y los ecosistemas, las implicaciones para el bienestar humano y las políticas para promover la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica. También abordarán cuestiones clave de política, como el grado en que las regiones y subregiones están en camino de lograr las veinte metas de Aichi y el grado en que los cambios en la diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas afectan la capacidad de las regiones y subregiones para lograr el objetivo. Metas de desarrollo sostenible. La evaluación de la degradación y restauración de la tierra proporcionará información invaluable a la CLD sobre el grado de degradación de la tierra en varias partes del mundo, las causas subyacentes y las opciones de política para detener la degradación y la restauración. Estas evaluaciones, junto con la evaluación de polinizadores, polinización y producción de alimentos de la IPBES, proporcionan un aporte fundamental para la evaluación mundial que será revisada y aprobada por el Plenario en mayo de 2019. Juntas, estas evaluaciones de la IPBES proporcionarán gran parte de la base científica para la próxima Informe de la perspectiva de la diversidad biológica mundial del CBD.

ANTECEDENTES

El IPCC se estableció en 1988 y es una empresa masiva que recopila y resume los consejos de miles de científicos voluntarios.

Más recientemente, el IPCC publicó el Quinto Informe de Evaluación (AR5) en 2014. Más de 830 autores principales y más de 1000 colaboradores participaron en la creación del informe que evaluó los impactos socioeconómicos del cambio climático y los desafíos para el desarrollo sostenible.

En 2018, el IPCC entregará un informe especial sobre los impactos del calentamiento global en o más allá de 1.5 grados por encima de los niveles preindustriales.

La IPBES es un organismo intergubernamental independiente que fue establecido en 2012 por los estados miembros para fortalecer la interfaz ciencia-política para la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas. Inicialmente configurada para reflejar el éxito del IPCC, la IPBES tiene un mandato más amplio más allá de documentar las tendencias de la biodiversidad. Además de ese trabajo, la IPBES identifica herramientas políticas prácticas y ayuda a desarrollar la capacidad de las partes interesadas para utilizar estas soluciones.

La IPBES ha contratado a más de 1300 expertos para ayudar en su trabajo, incluidas dos evaluaciones publicadas en 2016: Polinizadores, polinización y producción de alimentos, y el Informe de evaluación metodológica sobre escenarios y modelos de biodiversidad y servicios de los ecosistemas.

En 2018, la IPBES entregará cinco nuevas evaluaciones: las cuatro evaluaciones regionales (América, África, Asia y Europa) sobre la diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas y una evaluación sobre la degradación y restauración de la tierra. Lea más sobre las próximas evaluaciones con el Imprimaciones IPBES.

ACERCA DE LOS ENTREVISTADOS

Bob Watson Actualmente es el presidente de la IPBES, cargo que ocupa desde 2016. A lo largo de su carrera, ha trabajado en la intersección de las políticas y las ciencias ambientales, y se desempeñó como presidente del IPCC de 1997 a 2002 y como copresidente de la Junta de Evaluación de Ecosistemas del Milenio (MEA) de 2000 a 2005.

bob scholes Actualmente es profesor de Energía de Sistemas en la Universidad de Witwatersrand, Sudáfrica. Fue autor de las evaluaciones 3ª, 4ª y 5ª del IPCC y fue copresidente del Grupo de Trabajo de Condiciones del MEA. Actualmente es copresidente de la evaluación de la degradación de la tierra de IPBES. Scholes ha sido miembro del comité directivo de varios programas de investigación del ICSU.

Martín Kowarsch es jefe del grupo de trabajo Evaluaciones Científicas, Ética y Políticas Públicas (SEP) en el Instituto de Investigación Mercator sobre Bienes Comunes Globales y Cambio Climático (MCC) en Berlín. De 2013 a 16, coordinó un proyecto de investigación conjunto con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) titulado "El futuro de la elaboración de evaluaciones ambientales globales". Kowarsch ha proporcionado revisiones y asesoramiento a la evaluación del PNUMA GEO-6 y al mecanismo de asesoramiento científico de la UE.

Ir al contenido