Regístrate

La capacidad de perseguir y alcanzar los objetivos de la vida es el núcleo del desarrollo humano.

Anne-Greet Keizer reflexiona sobre cómo el concepto de autosuficiencia y la 'capacidad de pensar' y la 'capacidad de actuar' relacionados podrían ser útiles en nuestra conversación sobre la rearticulación del desarrollo humano.

¿Cuál cree que es el núcleo del concepto de desarrollo humano?

Lo definiría como la capacidad de perseguir y alcanzar las metas de la vida. Y para hacer eso, necesita capacidades individuales como ser humano, pero también necesita un cierto contexto social que le permita perseguir y realizar estos objetivos de vida. La interacción entre las capacidades individuales y el contexto social es realmente importante si se quiere repensar la idea del desarrollo humano. 

En algunos de sus trabajos más recientes, analiza los conceptos de autosuficiencia y autonomía humana. ¿Cree que deberían estar entre los objetivos clave que persigue el desarrollo humano?

Durante los últimos años, la autosuficiencia ha sido un gran problema en los Países Bajos. Ha sido un objetivo principal del gobierno tener una sociedad con tantos ciudadanos autosuficientes como sea posible. Una sociedad en la que todos participen. En nuestra investigación, tomamos la autosuficiencia como punto de partida. La mayoría de la gente quiere ser autosuficiente. Sin embargo, la causa inmediata de nuestra investigación fue la observación de que la capacidad de ser autosuficiente no se distribuye uniformemente en una población. 

Vale la pena mencionar que no solo el gobierno promueve la autosuficiencia. También es algo que exige la sociedad en general: tienes que ser empleable, mantenerte saludable y hacer ejercicio. Si se enferma, debe ser un paciente activo y participar en las decisiones sobre su salud. Tienes que hacer un seguimiento de tus finanzas personales y pensar en tu pensión. 

Nuestro estudio Por que saber que hacer no es suficientemuestra que no todo el mundo es capaz de ser autosuficiente en todas las circunstancias. Existe una diferencia entre lo que se espera que las personas hagan y lo que realmente son capaces de hacer. No es solo un pequeño grupo de personas "vulnerables" el que tiene problemas para cumplir con esas expectativas. Incluso las personas con una buena educación y una posición favorable en la sociedad pueden terminar sintiéndose abrumadas, ciertamente cuando atraviesan un momento difícil. 

Para ser autosuficientes, las personas deben poder recopilar y procesar información y hacer un plan. Pero esto no es suficiente: las personas también deben actuar, hacer frente a los reveses y perseverar. Todos sabemos que debemos hacer ejercicio. Pero para mucha gente es muy difícil levantarse del sofá para ir al gimnasio. Más aún después de un duro día de trabajo. Y es aún más difícil seguir adelante con el tiempo. A esto lo llamamos capacidad de actuar. 

¿Cree que este enfoque se tiene en cuenta en la formulación de políticas en este momento?

En los Países Bajos, nuestro informe fue bastante influyente. Cuando el Consejo Científico de Política Gubernamental publica un informe con asesoramiento al gobierno, el gobierno holandés está obligado a escribir una respuesta formal en forma de memorando al parlamento. Su respuesta incluyó el compromiso de adoptar una perspectiva más realista de lo que los ciudadanos o las personas pueden hacer. El gobierno también acordó que se probarían nuevas políticas, con lo que llamamos la 'prueba de capacidad para actuar'. La prueba consiste en una lista de preguntas que ayudan a verificar si la política o legislación se basa en suposiciones realistas sobre la capacidad de recuperación mental de las personas. 

Extrapolando este enfoque de la capacidad de actuar y la interfaz entre la capacidad de pensar y la capacidad de actuar, ¿cree que estos procesos se pueden estudiar dentro de la propia esfera de formulación de políticas?

No solo en los Países Bajos, sino en muchos países, se ve que en las últimas dos décadas, las ciencias del comportamiento se han vuelto más prominentes y se invocan con más frecuencia en la formulación de políticas. Esto está en línea con lo que nuestro Consejo ha aconsejado en varias publicaciones. Creemos que este estudio reciente representa el siguiente paso en esta línea de investigación. Las publicaciones anteriores abordaron las limitaciones de las personas en su "capacidad de pensar": las personas tienen limitaciones en su capacidad para recopilar y procesar información, y no siempre toman decisiones racionales. En este estudio reciente introdujimos el concepto de "capacidad de actuar". Es el siguiente paso porque explica por qué los gobiernos deben darse cuenta de que no es suficiente presentar a las personas la información correcta. Incluso si saben qué hacer, las personas no siempre toman la decisión correcta o no se mueven hacia la acción; no somos iguales en nuestra capacidad para hacer frente a los reveses o perseguir lo que queremos. Siento que esta perspectiva es una adición interesante al concepto actual de desarrollo humano que enfatiza la importancia de la elección individual. Necesitamos comprender mejor cómo y cuándo los humanos son realmente capaces de tomar una decisión, por lo que la perspectiva psicológica es muy relevante. 

¿Qué disciplinas académicas cree que deberían movilizarse más en este esfuerzo?

Siento que es más una cuestión de cómo organizar los aportes de diferentes disciplinas académicas. Aunque hay buenas excepciones, uno de los principales problemas ahora es precisamente la forma en que se organizan tanto el gobierno como el mundo académico: cada vez más especializado y en silos. los Consejo I work for se estableció en 1972. Ese fue un momento en el que, no solo en los Países Bajos sino también en otros países europeos, surgió la idea de que, debido a desafíos más complejos, necesitábamos tener formas de involucrar verdaderamente a las ciencias sociales con las políticas gubernamentales. . El Consejo recibió la tarea específica de centrarse más en el largo plazo y trabajar en cuestiones transdisciplinarias e intersectoriales para el gabinete en su conjunto. El diseño del Consejo se ajusta a esta tarea; tiene ocho miembros con diferentes antecedentes disciplinarios, y cuenta con una plantilla de unas 25 personas, también de diferentes antecedentes disciplinarios. Se fomenta la colaboración y el intercambio en nuestro trabajo y procedimientos de calidad. Necesitamos crear más espacios para este tipo de cooperación, creando una atmósfera y procesos que permitan que se encuentren diferentes perspectivas y percepciones. 

¿Diría que uno de los desafíos pendientes a la hora de abordar el nexo entre el conocimiento y las políticas radica en la confianza?

Sí, confianza pero también las metodologías que permiten este tipo de colaboración. Una de las grandes cosas del concepto de desarrollo humano es que amplía la perspectiva estrictamente económica. Para la siguiente fase, lo que podríamos necesitar son más herramientas para permitir que una perspectiva realmente se encuentre con la otra, o para mejorar nuestra capacidad para articular datos cuantitativos y cualitativos de manera equitativa. 

¿Cómo cree que puede afectar la actual crisis del COVID-19 en nuestro enfoque del desarrollo humano?

Creo que lo único que está dejando en claro esta crisis actual es que los desafíos globales no son solo desafíos que experimentan los ciudadanos de todo el mundo, sino desafíos que realmente son global, en el sentido de que deben tratarse a escala mundial. COVID-19 no es algo que los Países Bajos puedan abordar por sí solos, porque habrá personas que viajen hacia y desde nuestro país o porque otros países buscarán comprar los mismos ventiladores. Esta crisis realmente revela conexiones globales. Además del hecho de que esto es, por supuesto, un desafío para la salud y primero debemos ocuparnos de ese aspecto, sin duda seguirán otros desafíos, especialmente en lo que respecta a las desigualdades y las divisiones sociales. Estos no son temas nuevos, pero será clave ver cómo esta crisis, y la forma en que reaccionamos ante ella, afecta estos aspectos. 

¿Cree que este desafío global, que arroja luz sobre las interdependencias e interconexiones, se parece a otros desafíos como el cambio climático?

Sí, el cambio climático es, por supuesto, el que me viene a la mente de inmediato. Podría ayudarnos a ver que otros desafíos, como los problemas económicos, son más globales de lo que a menudo nos damos cuenta. Nuestro enfoque en el Consejo es asesorar sobre la política del gobierno holandés, pero miramos a los países que nos rodean porque lo que sucede allí afecta a nuestro país y, a menudo, podemos aprender algo de ellos. Quizás esta crisis nos ayude a ver que en realidad are los mismos problemas y que nos ayudaría a considerarlos de manera más global. 

Ha trabajado en el papel de las artes y la cultura en nuestras sociedades. ¿Podría contarnos más sobre este aspecto de su investigación?

Aunque el tema es diferente, es posible trazar algunos vínculos interesantes entre lo que abordamos en nuestro informe, Revalorizando la cultura, y su proyecto: algunos valores son más intrínsecos y otros son más instrumentales, y cómo lidiar con la tensión entre lo intrínseco y lo instrumental es clave. La legitimación de la política cultural por parte del gobierno holandés comenzó con lo que llamamos la perspectiva de 'imaginar', que trata sobre el valor intrínseco de la cultura, valores como la creatividad, la inspiración, la belleza, la emoción, la aceptación de la vida. Con el tiempo, este enfoque no ofreció suficiente legitimación, por lo que los responsables políticos buscaron otros objetivos y valores para legitimar el gasto público en arte y cultura. En este contexto surgió la perspectiva "enriquecedora" de la cultura. Se trata del valor social de la cultura, y en este contexto surgieron valores como la cohesión social. Sin embargo, vino con afirmaciones muy específicas, como que la cultura es 'buena para la salud' o que 'ayuda a prevenir el crimen', y la mayoría de las veces fue muy difícil respaldar estas afirmaciones con datos. 

La tercera perspectiva en Revalorizando la cultura es la perspectiva económica: lo que llamamos 'ganancia'. Allí se ve que la cultura se presenta cada vez más como un instrumento de política económica, subrayando las externalidades positivas de la cultura como la atracción de turistas. En respuesta a un énfasis excesivo en el valor social y económico de las artes y la cultura (valores instrumentales), advertimos del peligro de perder de vista el valor intrínseco. Ciertos "bienes", como la cultura o la educación, tienen valor por sí mismos, y existe un peligro si considera un bien principalmente en apoyo de otros objetivos o bienes: pierde de vista cómo garantizar el valor intrínseco de un bien. 

¿Cómo aplica esta línea de pensamiento al desarrollo humano? ¿Perdimos de vista los valores intrínsecos del desarrollo humano?

El paralelo que veo con la discusión sobre el desarrollo humano es la tensión entre valores intrínsecos o valores instrumentales. ¿Deben los gobiernos luchar por el desarrollo humano personal como un valor en sí mismo, o es solo una tarea pública porque lo necesitamos para el desarrollo económico de nuestra sociedad? En cierto modo, el concepto se introdujo, por supuesto, para ampliar la perspectiva económica, reconectándose con los aspectos "humanos", pero esta herencia semántica y epistémica crea la necesidad de argumentar constantemente por qué la perspectiva personal por sí sola ya es muy valiosa. 

¿Desea agregar algo que no hemos cubierto hasta ahora?

Quizás falte un elemento que creo que es importante. Mirando el tema del desarrollo humano desde la perspectiva de la capacidad, es clave mirar la habilidad de cambiar algo o ser capacitado en algo. En nuestro informe sobre capacidades no cognitivas llegamos a la conclusión de que, lamentablemente, no podemos esperar demasiado de la capacidad de entrenamiento de la capacidad de las personas para actuar. Los rasgos personales que subyacen a la capacidad de actuar tienen componentes hereditarios y, además, las circunstancias de la vida influyen en tu capacidad para aplicar tu capacidad no cognitiva. El estrés y la carga mental tienen un efecto. Una de nuestras conclusiones fue que los gobiernos deben darse cuenta de que los individuos de una determinada población difieren en su capacidad de actuar. Una vez que se reconocen estas diferencias en la disposición en la capacidad de actuar, podemos concentrarnos en hacer que la sociedad se adapte a personas con diferentes perfiles, es decir, más inclusiva.


Anne Greet Keizer es investigador y oficial de enlace internacional en el Consejo Científico de Política Gubernamental de los Países Bajos. Actualmente también es secretaria ejecutiva del Foro Europeo de Asesores Científicos (ESAF).


Imagen de Aigul Eshtaeva / Banco Mundial (CC BY-NC-ND 2.0)

Ir al contenido