Regístrate

El "cómo" de la transformación

A finales de noviembre de 2020, un diálogo sobre investigación climática de la CMNUCC examinó el estado del conocimiento científico sobre cómo avanzar hacia cero emisiones netas de dióxido de carbono antropogénico global y cómo desarrollar la resiliencia ante los impactos y riesgos inevitables del cambio climático. Karen O'Brien, de la Universidad de Oslo y cCHANGE, habló sobre cómo acelerar la acción para obtener resultados sobre el cambio climático mediante la participación en las esferas práctica, política y personal de la transformación. Este blog se basa en la presentación realizada como parte del diálogo de investigación.

Este artículo es parte del ISC Transformar21 serie, que presenta recursos de nuestra red de científicos y agentes de cambio para ayudar a informar las transformaciones urgentes necesarias para lograr los objetivos climáticos y de biodiversidad.

¿Cómo nos transformamos al alcance, la escala, la velocidad y la profundidad que exige la ciencia climática? ¿Cómo lo hacemos de manera equitativa, ética y sostenible? ¿Y cómo se relaciona el cambio individual con el cambio colectivo y el cambio de sistemas?

La respuesta a estas preguntas se encuentra en el centro de la gran pregunta a la que nos enfrentamos todos: ¿podemos cumplir las ambiciones del acuerdo de París y tener la oportunidad de mantenernos dentro del objetivo de 1.5 grados?

Cinco años desde que se adoptó el Acuerdo de París, está claro que no podemos dejar esto al azar: necesitamos estrategias viables que generen transformaciones profundas, duraderas, equitativas y sostenibles. Los países de todo el mundo están preparando contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) que establece cómo reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero. Con estos compromisos redactados al mismo tiempo que los planes de recuperación económica para salir de la pandemia de COVID-19, 'reconstruir mejor' se ha convertido en un estribillo común. Sin embargo, si décadas de trabajo en pos de los objetivos climáticos nos han enseñado algo, es que las transformaciones hacia un mundo más justo y sostenible no serán fáciles, serán complicadas y difíciles. Y para diseñar la estrategia correcta de transformación, primero debemos estar seguros de que estamos abordando el problema correcto.

Desafíos técnicos y adaptativos

El teórico del cambio Ronald Heifetz distingue entre dos tipos diferentes de desafíos que caracterizan el cambio: desafíos técnicos y desafíos adaptativos. Los desafíos técnicos son aquellos que pueden diagnosticarse y resolverse aplicando o mejorando los conocimientos, la experiencia y la experiencia establecidos. Los desafíos adaptativos pueden incluir problemas técnicos, pero también requieren cambios en valores, creencias, roles, relaciones y enfoques. Un desafío adaptativo, como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, requiere un cambio de mentalidad. Esto comienza con el reconocimiento de que las cosas deben cambiar, que varias personas deberán involucrarse en diferentes escalas y plazos y que una solución simple no será posible.

Esta es una distinción importante: si nos acercamos a un desafío adaptativo como si fuera solo un problema técnico, estamos perdiendo el punto. Abordar un desafío adaptativo como si fuera solo un problema técnico conducirá al fracaso.

Cinco años después del acuerdo de París, sabemos que estamos transgredir múltiples límites planetarios y dirigirse hacia puntos de inflexión que podrían crear cambios en cascada, impredecibles y peligrosos. Evitar los efectos más dañinos del cambio climático, y hacerlo de una manera justa y equitativa, requerirá transformaciones deliberadas basadas en valores universales. Las transformaciones que necesitamos contarán con la ayuda de la tecnología, pero, lo que es más importante, no son solo desafíos técnicos, son desafíos de adaptación. Requerirán cambios profundos, físicos y / o cualitativos en las estructuras y formas, pero también en la creación de significado: la forma en que damos sentido a los eventos, las relaciones y a nosotros mismos. Requieren que nos adaptemos a la idea misma de que podemos influir individual y colectivamente en el futuro. Las transformaciones significarán liberar el poder del potencial humano para preocuparse por el cambio, comprometerse con el cambio y efectuar cambios para una vida mejor. Esta dimensión más profunda es lo que motiva a muchos líderes y activistas comunitarios a trabajar incansablemente por el cambio.

Tres esferas de transformación

Para ayudar a pensar en estas diferentes dimensiones de transformación, utilizo el marco de las tres esferas de transformación.

Las tres esferas de transformación (O´Brien y Sygna, 2013, después de Sharma 2007)

La esfera práctica, o "núcleo", contiene los comportamientos y las respuestas técnicas necesarias para cumplir los objetivos y metas, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Hay muchas posibilidades en este ámbito, pero como hemos visto, ha habido una gran brecha entre las ambiciones y el progreso.

Por eso debemos tener en cuenta la esfera politica, que trata de los sistemas y estructuras: las normas, reglas, regulaciones e instituciones sociales y culturales, o todas las formas en que organizamos colectivamente la sociedad, que facilitan o dificultan las transformaciones en la esfera práctica interna. Es en la esfera política donde a menudo vemos conflictos, como la falta de acuerdo en torno a los objetivos adecuados. Pero también es donde obtenemos movimientos sociales que promueven alternativas. Sin embargo, como hemos visto con las negociaciones sobre los acuerdos de cambio climático y las transiciones energéticas, podemos quedarnos estancados en la esfera política durante décadas. Eso es a menudo porque no prestamos atención a la esfera personal. Esta esfera incluye las creencias, valores, visiones del mundo y paradigmas individuales y compartidos que influyen en lo que priorizamos para nosotros y los demás, y la forma en que vemos y nos relacionamos con los sistemas y estructuras, y cómo nos involucramos con los procesos de cambio.

Cuando se trata de abordar las dimensiones adaptativas de abordar el cambio climático, y en particular el tipo de cambio de paradigma necesario para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, a menudo llegamos a la conclusión de que la solución es cambiar las actitudes y comportamientos de otras personas. Rara vez miramos nuestras propias creencias y suposiciones sobre el cambio y consideramos cómo comprometernos con valores y visiones del mundo que son diferentes a los nuestros. Estas indagatorias son críticas, ya que inevitablemente debemos reunirnos en la esfera política, donde la política y los intereses influyen no solo en la adopción de una nueva tecnología, sino en cuyas voces se incluyen o excluyen en el proceso de toma de decisiones y sus resultados.

Las tres esferas de transformación están todas interconectadas y, mientras pensamos en cómo crear el cambio, debemos ser conscientes de que nos comprometemos continuamente con las tres esferas.

Buscando puntos de apalancamiento

Al comprender cómo ocurre el cambio, la idea de 'puntos de apalancamiento', o lugares en un sistema donde un pequeño cambio puede crear un cambio mayor, ofrece otra forma de comprender la interconexión de las tres esferas de transformación.

El diagrama anterior muestra cómo las tres esferas de transformación se asignan aproximadamente a la lista de puntos de influencia para el cambio de sistemas creada por la investigadora Donella Meadows. Los puntos de apalancamiento más bajos son a menudo aquellas cosas muy prácticas que nos esforzamos por hacer, pero sin lograr los resultados deseados. Aquí se concentra mucha atención y recursos, pero a menudo no nos movemos en la dirección correcta o no cambiamos con la suficiente rapidez. Existe un mayor apalancamiento en la esfera política, que se centra en cómo la retroalimentación, los flujos de información y las reglas del sistema influyen en los resultados prácticos que estamos tratando de lograr. Los puntos de apalancamiento más altos incluyen las mentalidades o paradigmas de los que surgen los sistemas; en otras palabras, vemos poder en la esfera personal para influir en el cambio de sistemas.

Cambio de escala

Para cambiar realmente el paradigma y generar las transformaciones que pide el Acuerdo de París y la Agenda 2030, tenemos que estar dispuestos a cambiar la forma en que pensamos sobre cómo ocurre el cambio, a nivel individual, colectivo y de sistemas, incluyendo cómo los cambios están interconectados.

Esto tiene a numerosos practicantes para hablar sobre enfoques "fractales" para escalar el cambio. Los fractales son patrones auto-similares que se repiten en todas las escalas y, al igual que los fractales que vemos en la naturaleza, la geometría o el álgebra, necesitamos generar patrones de cambio social que se repitan en todas las escalas.

La generación de patrones fractales que trascienden las escalas requiere diferentes formas de presentarse como individuos, organizaciones y grupos para cambiar culturas y sistemas. La transformación puede ser un proceso complicado y desordenado, pero solo cuando miramos más allá de los argumentos de “nosotros contra ellos” y adoptamos valores que se aplican a toda la vida, podemos comenzar a involucrarnos de manera efectiva con el “cómo” de la transformación. Este enfoque fractal para escalar el cambio ha sido probado en múltiples contextos por la Dra. Monica Sharma, una "practivista" que se enfoca en escalar el cambio, y se asigna al "marco de los poderes del 10" presentado por Avit Bhowmik, Mark McCaffrey y sus colegas . Escalar el cambio implica responder a los desafíos prácticos y políticos y darse cuenta del potencial de las personas como la solución más poderosa al cambio climático.  


Karen O'Brien es profesor en el Departamento de Sociología y Geografía Humana de la Universidad de Oslo, Noruega. También es cofundadora de CHANGE, una empresa que apoya la transformación en un clima cambiante. Karen ha participado en cuatro informes para el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) y, como parte del IPCC, fue co-receptora del Premio Nobel de la Paz 2007.


Obtenga más información sobre la Diálogo de investigación de la CMNUCC y mira el video de las presentaciones.

Vea también

Ir al contenido