Regístrate

Las implicaciones de COVID-19 en la investigación del desarrollo urbano en África

La pandemia de COVID-19 nos recuerda la importancia del contexto en la investigación urbana y la necesidad de que los investigadores lidien con la incertidumbre para trazar caminos futuros más sostenibles, escribe Daniel Inkoom.

Actualmente nos enfrentamos a uno de los mayores riesgos para la salud pública que se recuerden. Mientras muchas partes del mundo continúan luchando contra la pandemia, y la comunidad científica y las naciones luchan por las vacunas, existe una amplia evidencia que demuestra que COVID-19 está afectando una amplia gama de sectores, incluidas las actividades económicas y comerciales internacionales, sociales y relaciones culturales, salud y seguridad alimentaria. COVID-19 ha interrumpido rápidamente lo que se considera una forma de vida "normal".

Como tal, COVID-19 tiene importantes implicaciones para el desarrollo urbano en África. La pandemia ha puesto de relieve la forma en que se planifican los asentamientos humanos, lo que plantea interrogantes sobre cómo se verán afectadas las ciudades, particularmente en el Sur Global, y particularmente en África. Dado que se necesita una investigación sólida para informar políticas sólidas sobre las ciudades, la pandemia presenta desafíos para la realización de la investigación urbana en África, particularmente sobre cómo recopilar evidencia como base para la toma de decisiones y políticas basadas en la evidencia, especialmente en lo que respecta a residentes urbanos. Los desafíos clave para la investigación urbana en África siguen siendo cómo desarrollar metodologías de investigación que permitan recopilar datos y evidencia de manera que se respeten todos los protocolos de salud recomendados, en el contexto socioeconómico y cultural de informalidad masiva en la mayoría de las ciudades del Sur Global. .

Las ciudades y los centros urbanos albergan a la mayor parte de la población mundial y son centros de crecimiento económico e innovación. Sin embargo, la alta concentración de personas y actividad en las ciudades las hace vulnerables a diversos factores estresantes, como desastres naturales y provocados por el hombre. Existe un cuerpo de investigación académica existente sobre los impactos de una amplia gama de desastres en las ciudades, y las medidas necesarias de planificación, recuperación y adaptación que esos desastres requieren. Muchos de los resultados se han consagrado ahora en las agendas mundiales y continentales, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2063 de la Unión Africana Africana. Dado que esta no es la primera vez en la historia de la humanidad que las pandemias han afectado a las ciudades y alterado la investigación sobre el desarrollo urbano , es importante aprender lecciones del pasado y que la comunidad científica reconozca cómo la gestión de las ciudades ha sido modificada por la pandemia y seguirá siendo alterada fundamentalmente por ella en el futuro.

La necesidad de avanzar en la implementación de la Agenda 2030 y sus 17 ODS se ha vuelto aún mayor. Las acciones que se tomen en los próximos años determinarán si las ciudades post-COVID se desarrollarán y gestionarán de una manera más sostenible. Se requiere una sólida investigación sobre desarrollo urbano para respaldar este importante proceso. A medida que las ciudades comiencen a recuperarse, su principal prioridad probablemente será el desarrollo económico. Los temas críticos para la investigación urbana incluirán la construcción de evidencia científica sobre la pandemia, el espacio y las densidades en el contexto urbano y, lo más importante, sobre la pobreza, la informalidad y los medios de vida sostenibles, especialmente para los pobres de las zonas urbanas.

Sin embargo, la pandemia también presenta oportunidades para "reconstruir mejor", y el regreso a la normalidad se considerará un fracaso de los investigadores urbanos y los responsables de la formulación de políticas en aprender las lecciones del pasado sobre cómo mejorar los asentamientos humanos y la vida en las ciudades en particular. . En 17th Las estructuras de madera más antiguas de Century London fueron reemplazadas por ladrillos, que se cree que son más impermeables a las alimañas portadoras de enfermedades, para contrarrestar la amenaza de pestilencia. En el 19th Century, los bulevares y calles parisinos se ampliaron para mejorar el saneamiento y la salud, mientras que Nueva York hizo inversiones masivas en sistemas de alcantarillado y saneamiento, en la expansión de parques y espacios verdes, y en el desarrollo de códigos de construcción para combatir enfermedades infecciosas como la tuberculosis y el cólera. . El hecho de que estos cambios hayan perdurado es una señal de la eficacia de las medidas adoptadas en ese momento en respuesta a esas pandemias. Dada esta situación, es importante considerar “cada situación como una oportunidad” para “reconstruir mejor”.

Usted también puede estar interesado en:

Podcast de Working Scientist: ¿Cómo puede la diversidad crear una ciencia mejor?

Escuche a Daniel Inkoom en este podcast con voces de la red de ISC.

Entonces, ¿cuáles son las vías de investigación futuras?

La investigación futura en desarrollo urbano necesita más reflexión para incorporar nuevas dimensiones vinculadas a los impactos de la pandemia y fortalecer áreas particulares de aprendizaje, y estas deben estar alineadas con los ODS. La investigación sobre desarrollo urbano debería revisar los estándares de vivienda y planificación urbana, los medios de vida sostenibles, la interacción comunitaria y el espacio social de una manera inclusiva. Es necesario aumentar la colaboración y la investigación transdisciplinaria, así como las competencias e infraestructuras digitales para promover el intercambio en línea, los datos abiertos y la ciencia abierta, y multiplicar las plataformas de intercambio para aumentar la capacidad.

También existe la necesidad de reenfocar la investigación del desarrollo urbano en temas esenciales que han surgido durante la crisis del COVID-19, como los relacionados con la calidad del aire, los sistemas de agua y el valor de la naturaleza para las ciudades. Estos temas deben estar en el centro de la investigación y deben conducir a un asesoramiento operativo directo a los gobiernos. El cambio climático y el colapso de la biodiversidad son temas centrales a considerar. Por ejemplo, las mejoras en la calidad del aire y el agua durante los períodos de bloqueo ponen de relieve una vez más los importantes impactos ambientales de las actividades antropogénicas y proporcionan una llamada de atención para realizar investigaciones sobre vías de desarrollo respetuosas con el medio ambiente.

Los temas relevantes para la investigación urbana, como el papel del diseño urbano y los factores ambientales en la propagación del COVID-19, no son del todo concluyentes y, dada la naturaleza evolutiva de la pandemia, pueden surgir problemas nuevos y diferentes en los próximos meses. La investigación futura debe proporcionar información sobre temas que actualmente están poco estudiados, pero que tienen el potencial de transformar el comportamiento de los ciudadanos y la gobernanza urbana. La pandemia también ha dejado al descubierto antiguas desigualdades socioeconómicas que existen en las ciudades. Estas desigualdades son especialmente significativas en muchas ciudades africanas, donde las desigualdades espaciales en la vivienda son prominentes. Estas desigualdades amenazan la salud pública al dificultar la aplicación de medidas de protección como el distanciamiento social. Obviamente, la superación de estas desigualdades es fundamental y debe ser una prioridad en nuestro trabajo de investigación futuro en África a medida que las ciudades se recuperan de la pandemia.

La investigación en desarrollo urbano debe, por tanto:

  • Sea creativo para adaptarse a la inmediatez de la dinámica actual;
  • Diseñar estrategias que permitan la curación colectiva y la recuperación de la confianza en la interacción social;
  • Hacer un uso eficiente de los recursos que deja atrás esta “nueva normalidad”, como terrenos baldíos o sistemas de movilidad menos congestionados.

Filiep Decorte, Jefe de la Subdivisión de Desarrollo de Programas de ONU-Hábitat declaró que:

"Las ciudades están en el centro de los impactos y las soluciones de COVID-19 y es necesario acelerar la educación y la formación de los futuros profesionales para abordar el entorno construido".

Se requiere un nuevo impulso para revisar las necesidades de investigación y educación para planificar, diseñar, construir y administrar mejor las ciudades. Esto reitera la necesidad de enfoques de investigación de desarrollo urbano pragmáticos e innovadores en África. Nuevamente, para citar el objetivo de la Agenda 2063 de la Unión Africana:

“África debe consolidar el cambio positivo, utilizando las oportunidades de la demografía, los recursos naturales, la urbanización, la tecnología y el comercio como trampolín para asegurar su transformación y renacimiento para satisfacer las aspiraciones de la gente”.

Necesitamos hacer uso de las oportunidades existentes para enfrentar y abordar estratégicamente las barreras de la pandemia de COVID-19 para la investigación urbana actual y futura. Esto requiere una nueva generación de investigadores que comprendan los problemas contextuales, den un significado real a la colaboración y la investigación transdisciplinaria, y estén abiertos a trazar caminos que, hasta ahora, son desconocidos.

A pesar de las incertidumbres que rodean al COVID-19 y sus consecuencias, la pandemia ha puesto de relieve el tema de la vulnerabilidad urbana a las pandemias y ha generado un renovado interés en el tema. Por lo tanto, la investigación del desarrollo urbano en África debe utilizar la pandemia como una oportunidad y un vehículo para lograr las agendas de desarrollo nacionales y globales, aprendiendo de las experiencias del pasado a la luz de los contextos existentes en las ciudades, especialmente en el Sur Global.


Daniel Inkoom

Daniel KB Inkoom es profesor de planificación en la Universidad de Ciencia y Tecnología Kwame Nkrumah (KNUST) en Kumasi, Ghana y profesor asociado visitante en la Universidad de Witwatersrand en Sudáfrica.

Aceptación

El autor desea agradecer la contribución de Michael Osei Asibey, un investigador de doctorado bajo su supervisión en el Departamento de Planificación, KNUST, Kumasi, Ghana.


Imagen: Medidas de distanciamiento físico en Johannesburgo, Sudáfrica (Foto del FMI / James Oatway vía Flickr).

Ir al contenido