Regístrate

No puede haber una concepción única del desarrollo humano

Marc Fleurbaey propone definir el desarrollo humano con una diversidad de valores en mente.

En su opinión, ¿qué incluye fundamentalmente el desarrollo humano?

Elaborar una lista de los componentes del desarrollo humano (que creo que es sinónimo de florecimiento humano) es fácil y difícil al mismo tiempo. Las personas generalmente dudan sobre los aspectos menos materiales, como la calidad de las relaciones sociales, el estatus y el reconocimiento, el desarrollo intelectual y espiritual y la salud mental.

¿Qué conocimientos puede aportar su trabajo al concepto de desarrollo humano?

Me ha intrigado mucho la cuestión de tener en cuenta las propias perspectivas de las personas sobre sus vidas. La cuestión de elaborar una lista de los componentes del desarrollo humano está estrechamente relacionada con la de ponderar los distintos componentes. Un componente que se excluye de la lista es uno que recibe un peso nulo. No simpatizo con la opinión de que las preferencias humanas son demasiado frágiles y maleables para servir de guía para la valoración de la calidad de vida. Es cierto que las preferencias son muy imperfectas, pero sin depender de los valores humanos no hay forma de saber si la salud o la inclusión social o la libertad de pensamiento es más importante.

En el enfoque de Sen para tomar en cuenta los valores humanos, existe la idea de que esta debe ser una deliberación colectiva hecha a nivel comunitario, y que esta deliberación sobre el valor de las diferentes capacidades debe conducir a un consenso dentro de la comunidad. No creo que se necesite tal consenso. Puede haber múltiples sistemas de valores razonables, y las personas que adoptan estos diferentes sistemas de valores pueden vivir juntos en paz. Las personas materialistas pueden coexistir con personas más orientadas espiritualmente, por ejemplo. No es necesario imponer la idea de que la salud o la educación deben tener el mismo peso para todos.

Entonces, en mi trabajo sobre equidad, mis coautores y yo hemos demostrado que es posible definir medidas de desarrollo humano y de desarrollo social que tengan en cuenta la diversidad de valores dentro de la comunidad.

¿Qué dimensiones clave del desarrollo humano a menudo se ignoran en la investigación académica, la formulación de políticas y la planificación?

Creo que generalmente se ignora la calidad de las relaciones sociales, lo cual es extraño porque los seres humanos son ultrasociales y dependen completamente del apoyo de los demás de múltiples maneras. Las personas se moldean por su entorno social y, sin embargo, tendemos a centrarnos en logros más individualistas en la producción, el éxito en el mercado, la salud y la educación. Si midiéramos el florecimiento y la ruptura de las relaciones sociales en varios niveles con precisión y en tiempo real, podrían evitarse muchas crisis (como las 'muertes por desesperación' en los EE. UU.).

¿En qué medida los índices existentes como el Índice de Desarrollo Humano, el Índice de Pobreza Multidimensional o los Índices de Felicidad y Bienestar proporcionan una medida precisa del desarrollo humano? 

Todos proporcionan información útil, pero solo información parcial. Es importante conocer sus limitaciones y seguir buscando información adicional. En la lista que proporciona, invoca índices que se encuentran en dos extremos del espectro objetivo-subjetivo. Pero, curiosamente, todos ellos, característicamente, no registran lo que es realmente importante para las personas y no atribuyen el peso adecuado a los diversos aspectos de la vida de las personas. Esta crítica puede parecer injusta para los indicadores de bienestar subjetivo, porque presumiblemente las perspectivas de las personas están incrustadas en dichos indicadores. Pero, de hecho, estos indicadores combinan la forma en que las personas evalúan su situación con la forma en que obtienen un número cuando responden una pregunta sobre la felicidad. Lo primero es muy importante, pero lo segundo es esencialmente ruido. Este ruido hace que estos datos subjetivos sean difíciles de comparar entre personas.

A la luz de su enfoque del desarrollo humano, ¿cuáles son los principales desafíos actuales y emergentes que enfrenta el desarrollo?

Siguiendo una línea ya mencionada, me parece que no gestionamos adecuadamente el crecimiento de las personas porque nos centramos demasiado en sus bienes personales e ignoramos su vulnerabilidad y dependencia del apoyo de los demás (no solo en las relaciones interpersonales, sino también en entornos organizativos, como el lugar de trabajo). En particular, confiamos demasiado en sistemas de selección que tratan a las personas como si estuvieran dotadas de manera diferente, sistemas que intentan garantizar que surja lo mejor para que puedan cosechar las recompensas. Esto socava y destruye a muchas personas. Necesitamos invertir en sistemas que aprovechen al máximo el potencial de todos, a través de mecanismos en los que los mejor equipados compartan sus conocimientos y activos con los menos favorecidos, para que todos puedan alcanzar su máximo potencial y contribuir al éxito del colectivo. En pocas palabras, nuestras instituciones actuales y nuestra forma de pensar en términos de selección están generando un enorme desperdicio de potencial humano.

¿Cómo evaluaría el conocimiento actual sobre las interrelaciones entre los desafíos del desarrollo y otras cuestiones como la desigualdad, la pobreza o el cambio climático? ¿Cuál es el nivel de integración entre los diferentes campos de investigación y entre los sectores políticos?

Parece que la investigación se está volviendo más integrada que la política. Por ejemplo, he seguido el crecimiento de la investigación sobre políticas climáticas en relación con las desigualdades y la pobreza, y este se está convirtiendo en un tema vibrante. Por el contrario, los responsables de la formulación de políticas necesitan movimientos como los 'chalecos amarillos' en Francia para comprender que no se puede perseguir la mitigación del cambio climático de manera ambiciosa sin tener en cuenta las consecuencias distributivas y sin preparar un paquete de políticas en el que los problemas ambientales y sociales se aborden de manera conjunta. .

¿Cuáles son los principales desafíos en la construcción de un concepto de desarrollo humano que sea útil para los tomadores de decisiones y las partes interesadas?

Debemos abandonar la ambición de construir una concepción única que convenza a todos. Debemos vivir con una diversidad de valores y concepciones de la justicia y del buen vivir en nuestras sociedades, y construir datos e indicadores sintéticos que respondan a estas diversas perspectivas. Reconocer que el desarrollo humano significa cosas diferentes para diferentes escuelas de pensamiento y para diferentes personas (no solo diferentes generaciones o grupos sociales, sino hasta el nivel individual) es importante para permitir que los debates públicos y los procesos de formulación de políticas sean inclusivos. Tratar de imponer una visión particular del desarrollo humano puede ser una privación de derechos. Deberíamos mantenerlo en plural.

En su opinión, ¿puede el concepto de desarrollo humano proporcionar a académicos, responsables políticos y activistas un marco compartido para el pensamiento estratégico hacia el desarrollo sostenible?

En cierto sentido, es realmente crucial. Piense en el debate sobre el decrecimiento, que surge de las preocupaciones sobre la inevitable destrucción del planeta si continuamos con el actual sistema de crecimiento. El desarrollo humano es por lo que deberíamos luchar, en contraposición al desarrollo material, el desarrollo productivo o el desarrollo económico. Desacoplar el desarrollo humano de la destrucción material puede ser difícil, pero no hay razón para abandonar el objetivo de permitir que las personas (y no debemos olvidarnos de otras especies) prosperen tanto como sea posible. Reenfocar nuestros esfuerzos y políticas en la vida (desarrollo humano y no humano), lejos del enfoque tradicional en 'cosas' - objetos y consumo destructivo - es nuestra única esperanza de mantener en marcha la fascinante aventura de la vida en este planeta.


marc fleurbaey es investigadora del CNRS y profesora en la Escuela de Economía de París y en la Ecole Normale Supérieure. Fue profesor Robert E. Kuenne de Economía y Estudios Humanísticos, profesor de Asuntos Públicos en el Centro Universitario de Valores Humanos de la Universidad de Princeton. Ha ocupado varios puestos de docencia e investigación en Francia, y puestos de visitante en la London School of Economics, el Centro de Investigación de Operaciones y Econometría y la Universidad de Oxford. Es un ex editor de la revista Economics and Philosophy y es el editor coordinador de Social Choice and Welfare.

Imagen de portada: por Franck V. on Unsplash

Ir al contenido