Regístrate

Nos convertimos en lo que pensamos: el papel clave de la mentalidad en el desarrollo humano

Jürgen Nagler ofrece siete puntos sobre cómo repensar el desarrollo humano desde un punto de vista de "mentalidad".

Jürgen Nagler ofrece siete puntos sobre cómo repensar el desarrollo humano desde un punto de vista de "mentalidad".

"Debido a que las mentalidades y los paradigmas guían los comportamientos, cambiarlos puede tener un impacto profundo ... Las personas que logran intervenir en los sistemas al nivel del paradigma llegan a un punto de influencia que transforma totalmente los sistemas".

donna prados

Más allá del PIB: hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el bienestar

Si bien los esfuerzos de desarrollo muestran historias de éxito, como la disminución del número de personas que viven en la pobreza extrema, el paradigma actual no puede explicar completamente los éxitos y fracasos de las intervenciones de desarrollo. A medida que vivimos cada vez más más allá de nuestros límites planetarios, la desigualdad y los problemas de salud mental han aumentado, y la felicidad y el bienestar siguen siendo esquivos para muchos en todo el mundo.

Además, dada la cantidad de crisis, desde el cambio climático hasta el COVID-19, junto con la naturaleza ambiciosa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), existe una necesidad urgente de investigar la efectividad del paradigma de desarrollo humano del siglo XX para el siglo XXI. Si bien el enfoque actual del desarrollo humano cambió el enfoque del desarrollo del producto interno bruto (PIB) a una perspectiva algo más amplia hace unos 20 años, no hemos logrado grandes avances desde entonces para promover verdaderamente el desarrollo humano de manera integral.

Los llamados a un paradigma de desarrollo humano más holístico están respaldados por el movimiento 'Más allá del PIB', así como por otras iniciativas de bienestar en todo el mundo, y también han sido reconocido por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Estas mentalidades globales son muy similares a los paradigmas en el sentido de que son la fuente de los sistemas de manifestación. Como dijo Achim Steiner, Administrador del PNUD:

“Ahora estamos a punto de cambiar a un paradigma económico que no se trata de comunismo o capitalismo; se trata de recalibrar la equidad y la sostenibilidad en un paradigma de desarrollo ”.

Achim Steiner,de 2020

Preguntas clave

Partiendo de la necesidad de repensar el desarrollo humano, surgen las siguientes preguntas clave. ¿Cómo podemos cambiar hacia una mentalidad de desarrollo integral que promueva el bienestar físico, emocional, mental y espiritual? ¿Estamos dispuestos a dar un salto hacia un paradigma iluminado que reconozca y desarrolle a los humanos como seres multidimensionales? ¿Cómo podemos promover armoniosamente el bienestar de ambas personas? y ¿planeta?

Protegemos y desarrollamos lo que valoramos, aquello de lo que nos sentimos parte y conectados. Entonces, ¿cómo podemos nutrir tres conexiones esenciales: con nuestro ser interior, con nuestras comunidades y con la Madre Naturaleza? La oportunidad de crear un nuevo paradigma para el siglo XXI proviene de combinar la ciencia actual con la sabiduría atemporal. ¿Podrían estar dentro de nosotros las causas fundamentales y el poder transformador del desarrollo humano?

Inspiración de Bután

Algunos países no han caído en la trampa de perseguir ciegamente el PIB y el crecimiento materialista. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) otorgó a Bután un premio especial de reconocimiento para el avance integral del desarrollo humano en 2019. Bután declaró que la felicidad nacional bruta (FNB) es más importante que el PIB. GNH es un enfoque holístico y sostenible del desarrollo, que se basa en nueve pilares que equilibran los valores materiales y no materiales.

Felicidad nacional bruta (GNH)

Cabe señalar que GNH no debe confundirse con una comprensión superficial de la felicidad fugaz. Más bien, el GNH es un enfoque multidimensional que, según algunos, es más holístico que los ODS, dado que también implica dimensiones como el bienestar psicológico, el uso del tiempo y la vitalidad de la comunidad. La crisis del COVID-19 ha amplificado esta importancia de la salud mental. Pero incluso antes de que comenzara la crisis, una asombrosa 800,000 personas mueren por suicidio cada año en todo el mundo.

Además, Bután se anuncia como un ejemplo mundial de un país carbono negativo que vive en armonía con la naturaleza. Es un hotspot de biodiversidad y, a menudo, se lo considera líder en turismo sostenible. Su fuerte énfasis en la salud y la protección de las comunidades se considera un factor de éxito y ha permitido que el país maneje bien la crisis del COVID-19. Es evidente que Bután enfoque de desarrollo ilustrado y el liderazgo ha llevado a extraordinaria reducción de la pobreza al mismo tiempo que protege el medio ambiente.

'Nuestra generación está llamada a repensar, a redefinir el verdadero propósito del crecimiento y, al hacerlo, a encontrar un crecimiento que sea verdaderamente sostenible. Nunca debemos olvidar que, para una paz y felicidad duraderas en este mundo, el viaje hacia adelante debe ser uno que todos debemos hacer juntos ... Todo comienza con el liderazgo de uno mismo '.

Su Majestad el 5th Rey de Butánde 2011

El punto ciego: mentalidades

El fuerte enfoque de la asistencia para el desarrollo en los factores externos y el progreso mensurable ha dejado de lado la comprensión de los factores internos y las posibles causas profundas ocultas. Los factores internos, como la mentalidad, pueden desempeñar un papel transformador en el camino del desarrollo de las personas, las naciones y la humanidad.

Si bien se han realizado investigaciones sobre percepciones conductuales, autoempoderamiento, desarrollo personal, liderazgo y transformación en algunos campos especializados como la psicología, la sociología, la filosofía y la neurociencia, no ha habido, o ha habido una conexión directa mínima, con los enfoques del desarrollo humano. De hecho, existe una brecha de conocimiento significativa en las dimensiones internas, como la mentalidad de las personas, que son difíciles de medir.

Estos factores internos "suaves", hasta ahora, no han sido bien considerados en el campo del desarrollo humano, en contraste con los indicadores "duros" como los niveles de ingresos, la esperanza de vida y los años de educación. Esto subraya la necesidad de un nuevo enfoque holístico que tenga en cuenta la interacción entre factores internos y externos, para que el desarrollo sea transformador y promueva el bienestar sostenible de las personas y el planeta. Como aclara el profesor Muhammad Yunus, ganador del premio Nobel de la paz: "A menos que cambiemos de opinión, no podemos cambiar el mundo". (Discurso al Social Business Forum 2019).

El papel clave de la mentalidad

Las mentalidades son el punto de apalancamiento invisible que debe incluirse en un nuevo paradigma de desarrollo humano del siglo XXI. Las mentalidades se componen de nuestras creencias, actitudes y valores profundos; enmarcan nuestro pensamiento y, por lo tanto, determinan nuestro comportamiento, experiencias de vida y viaje. Influyen en cómo las personas llevan sus vidas, cómo votan, qué oportunidades personales, educativas y profesionales buscan y qué hacen con las crisis, los desafíos y las oportunidades. Incluso las políticas nacionales y los objetivos de desarrollo mundial surgen de mentalidades nacionales y mundiales.

Por ejemplo, durante la crisis de COVID-19, podemos percibir que quedarse en casa es forzado a permanecer encerrado o considerarlo como proteger voluntariamente a nuestros ancianos vulnerables. La mentalidad no es, por supuesto, una panacea y los factores externos no deben ser negados por completo. Sin embargo, al reconocer el papel de las dimensiones internas, la mentalidad más importante, enfatizamos la agencia que las personas tienen para realizar su verdadero potencial humano. La historia está llena de agentes de cambio y líderes sociales que han superado y cambiado sus circunstancias y estructuras externas y, por lo tanto, la historia escrita.

Necesidad de un cambio de mentalidad global

Es ampliamente aceptado que los ODS no pueden alcanzarse con la forma habitual. Para que el comportamiento y las acciones sean diferentes, necesitamos una nueva forma de pensar, una nueva mentalidad y un sentido de urgencia para un cambio transformador. La urgencia de cambiar hacia un paradigma de desarrollo que finalmente traduzca la aspiración de 'más allá del PIB' en una mentalidad de bienestar y sostenibilidad con su correspondiente concepto y medidas va en aumento.

En el pensamiento y el liderazgo de sistemas, el cambio de mentalidad se considera el punto de apalancamiento más alto para cambiar un sistema, incluso más alto que las políticas y los objetivos. Cambiar la mentalidad global hacia una economía de bienestar puede inspirarse en ejemplos de Bután, Costa Rica y Nueva Zelanda, entre otros. De hecho, esto también refleja la llamada del Secretario General Adjunto de la ONU para un 'Nuevo cambio de paradigma que reemplace el enfoque tradicional de desarrollo sostenible para hacer realidad la Agenda 2030'.

Sugerencias para cambios de mentalidad

Si bien desconocemos en gran medida las mentalidades debido a su naturaleza intangible, se pueden cambiar. Problemas urgentes como la codicia, la violencia y la discriminación también comienzan en nuestra mente, y en la mente y el corazón son las claves para el desarrollo transformador.

Seis sugerencias para cambiar la mentalidad:

  • La transformación sostenible ocurre de adentro hacia afuera.
  • La mentalidad importa. Desempeñan un papel importante en el desarrollo humano a nivel individual, colectivo y global.
  • Las mentalidades se pueden cambiar aumentando la conciencia y fomentando la autorreflexión y la responsabilidad personal.
  • Las soluciones deben crearse conjuntamente, lo que requiere un cambio de mentalidad por parte de los propios profesionales del desarrollo.
  • Los enfoques de desarrollo actuales son demasiado materialistas; por lo tanto, deben ir más allá de centrarse demasiado en el PIB y el desarrollo económico.
  • Un nuevo paradigma de desarrollo holístico debería incluir el bienestar interno, colectivo y planetario.

Si bien los puntos mencionados anteriormente indican el importante papel de la mentalidad, existe un punto ciego en la literatura académica y sobre el desarrollo. Esto requiere una mayor investigación que explore el papel que desempeñan las mentalidades en el desarrollo humano, hacia la sostenibilidad, la transformación y el bienestar de las personas y el planeta.


jürgen nagler es el Representante Residente Adjunto del PNUD en Bután. Tiene más de 20 años de experiencia en la ejecución exitosa de proyectos globales, regionales y de campo con el PNUD, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales internacionales y el sector privado.

Imagen de portada: por Greg Rakozy on Unsplash

Ir al contenido