Regístrate

El profesor Carlos Lopes sobre por qué África necesita apegarse a las renovables a pesar de la tentación del gas

África tiene un inmenso potencial de energía renovable. Pero se necesita un aumento significativo en la financiación, acompañado de un cambio de mentalidad, para fortalecer el caso comercial de las energías renovables, escribe Carlos Lopes, miembro del ISC.

Esta entrevista es parte de una serie de perspectivas de ISC Fellows y otros miembros de la red de ISC sobre la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27), que se llevará a cabo del 6 al 18 de noviembre de 2022 en Sharm El Sheikh, Egipto.

Este artículo se publicó originalmente en la plataforma The African Climate Conversation organizada por British International Investment, la institución financiera de desarrollo del Reino Unido, líder mundial en la provisión de financiamiento climático a las naciones africanas. La plataforma se puede encontrar en www.bii.co.uk/african-climate-conversation.

¿Qué debería hacer África con su gas? Es una pregunta que será central en los procedimientos de la COP27 en Egipto en noviembre. Y desde la invasión de Ucrania, el problema se ha vuelto aún más evidente, ya que los líderes europeos se esfuerzan por descubrir cómo alejar a sus economías del petróleo y el gas rusos baratos.

Y si bien, al menos en privado, todavía expresan su entusiasmo por que las economías africanas “adopten una transición rápida hacia las energías renovables”, ha surgido una nueva advertencia en privado: “Quizás todavía no del todo…”.

Este pragmatismo para asegurar fuentes alternativas de gas no sorprende en absoluto. Frente a una inflación de dos dígitos y una recesión inminente, ¿por qué los gobiernos europeos no mirarían a las naciones africanas que son ricas en gas natural que en gran parte aún está por explotar?

Dados los acontecimientos recientes, es totalmente legítimo que los líderes políticos africanos se pregunten si también deberían cambiar su calendario de transición energética. ¿Por qué las naciones africanas no deberían explotar el gas para acelerar el camino hacia la industrialización y la prosperidad?

Y estarían perfectamente autorizados a tener ese pensamiento. La pregunta entonces es: "¿Es la inversión en gas una buena apuesta o no?" Mi opinión es que no lo es.

Hasta ahora ha sido fácil decir que las naciones africanas deben evitar las inversiones en combustibles fósiles debido al gran costo de la transición y el problema de los activos varados: la infraestructura y, desde una perspectiva financiera, la acumulación de deuda que la acompaña. Pero la situación actual en Ucrania ha hecho que el debate sea mucho menos claro, por lo que se requiere una explicación adicional.

En primer lugar, África tiene un inmenso potencial de energía renovable. Si debes elegir tu fuente de energía, elige la que te proyecte hacia el futuro. Para la mayoría de las naciones africanas, las energías renovables están fácilmente disponibles. Por lo tanto, los combustibles fósiles siempre serán la elección equivocada cuando tenga alternativas.

En segundo lugar, el gas nunca es una buena apuesta porque la dependencia de los combustibles fósiles establece una economía basada en las existencias. Las energías renovables se basan en "flujos" en lugar de existencias. Cuando se trata de cualquier "stock" de productos básicos, los africanos siempre están en el extremo receptor de cualquier régimen comercial. Los africanos no refinan, los africanos no transportan combustibles fósiles, por lo que están creando toda una economía basada en la exportación de productos básicos, en el mismo momento en que todos están pensando en una transición justa.

Y en tercer lugar, los inversores privados occidentales en gas en gran medida no están interesados ​​en el argumento de los activos varados. Estarán cubiertos por garantías soberanas que minimicen su riesgo.

Dicho todo esto, los líderes africanos son, en general, pragmáticos. La emergencia climática no es su culpa, y saben que una inversión significativa en gas en sus países apenas moverá el dial en términos de emisiones globales totales. Eso significa que optarán por los combustibles fósiles a menos que se cumplan ciertas condiciones para el desarrollo renovable.

En primer lugar, debe haber un giro significativo hacia la financiación de las energías renovables. Y eso requerirá una suscripción mayorista del riesgo para que los inversores privados inviertan capital en tales proyectos. Es necesario realizar compromisos multimillonarios en planes de compensación de riesgos y seguros de riesgos para despertar los mercados de inversión. Eso incluye garantías soberanas, pero no necesariamente de los gobiernos africanos.

Eso mejorará significativamente la cantidad de proyectos que llegan al mercado y aliviará la situación actual en la que se corre el riesgo de que el capital de desarrollo compita por los relativamente pocos proyectos "financiables" que surgen.

Los miles de millones prometidos para las finanzas verdes de las naciones ricas a los países en desarrollo han sido una historia decepcionante que desvió la atención de las necesidades financieras reales. La brecha entre las promesas y la realidad se está agrandando y los líderes africanos simplemente ya no creen lo que se les dice.

Y debe haber un cambio en la mentalidad de los gobiernos e inversores occidentales hacia las energías renovables en África. Por ejemplo, tome hidrógeno verde. Los actores occidentales ven invertir en hidrógeno verde en África como invertir en cualquier otro producto básico, como granos de café o litio o cualquier otro producto destinado a la exportación para satisfacer la necesidad de los mercados ricos. Los líderes africanos estarían más de acuerdo con las energías renovables si los acuerdos de inversión estuvieran diseñados para desarrollar corredores de industrialización en sus propios países. Esta premisa en su mayoría ni siquiera es parte de la narrativa en este momento.

En tal entorno, el clamor por gasolina se hace más fuerte. COP27 no va a cambiar las tendencias anteriores en el corto plazo. Pero puede usarse para cambiar la narrativa: aceptar que el marco actual para el debate es incorrecto. Necesitamos revisar cómo definimos las ventajas comparativas que parecen solo consolar las exportaciones de productos básicos, o los sistemas regulatorios que penalizan a los que llegan tarde. Solo entonces podremos apreciar completamente por qué el caso del gas africano es tan fundamentalmente defectuoso.

Los líderes africanos quieren energías renovables, pero el caso comercial debe tener sentido. Después de todo, son tan pragmáticos como los demás.


Carlos lopes

Carlos Lopes es miembro del ISC. Es profesor en la Escuela Mandela de Gobernanza Pública de la Universidad de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, profesor invitado en Sciences Po, París, Francia. Es el exsecretario ejecutivo de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África.

Este artículo se publicó originalmente en la plataforma The African Climate Conversation organizada por British International Investment, la institución financiera de desarrollo del Reino Unido, líder mundial en la provisión de financiamiento climático a las naciones africanas. La plataforma se puede encontrar en www.bii.co.uk/african-climate-conversation.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al contribuyente y no reflejan necesariamente la política de inversión de BII ni la política del gobierno del Reino Unido.


Imagen cortesía de BII.

Ir al contenido