Regístrate

Por qué el próximo informe de 1.5 ° C del IPCC ofrece un destello inesperado de esperanza

Hablamos con Heleen de Coninck, autora principal coordinadora del capítulo 4 del Informe especial de 1.5 ° C, sobre las tecnologías de eliminación de dióxido de carbono y emisiones negativas y por qué todavía hay esperanzas de mitigar el cambio climático.

Esta es la tercera y última parte de nuestra serie que marca el 30 aniversario del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

Heleen de Coninck es la autora coordinadora principal (CLA) del capítulo sobre el fortalecimiento y la implementación de la respuesta global a la amenaza del cambio climático en el Informe Especial de 1.5 ° C. Anteriormente, fue autora principal en el Quinto Informe de Evaluación (AR5) del IPCC, Grupo de Trabajo 3 (WG3). Su experiencia es la mitigación del cambio climático y el análisis de políticas.

En una amplia discusión, destacó las novedades y diferencias de este informe, los desafíos asociados con los aumentos exponenciales de la literatura en cada ciclo del IPCC y aclara parte de la confusión que gira en torno a las diversas tecnologías de eliminación de dióxido de carbono y emisiones negativas.

¿Qué tiene de diferente este Informe Especial sobre 1.5 C en comparación con la Quinta Evaluación (AR5)?

De Coninck: Desde mi perspectiva como autor, lo que realmente cambió es la multidisciplinariedad de todo el esfuerzo en el informe 1.5 ° C. Anteriormente, solo participé en el informe del Grupo de trabajo 3 (WG3) para AR5, que estaba poblado en su mayoría por ingenieros y economistas. Y esa ha sido la historia de WG3. Este informe está dirigido por 3 grupos de trabajo y 6 copresidentes, y todos ellos están involucrados, lo que le da una gran amplitud. Personalmente, creo que este es el primer intento serio del IPCC de tener en cuenta las ciencias sociales.

Como científico natural por experiencia, pero con un doctorado que probablemente esté más cerca de la ciencia política, soy un poco heterogéneo, así que me gusta mucho la dirección en la que va el IPCC. Solía ​​ser químico atmosférico. Mi investigación hoy es la ciencia social, pero todavía me identifico con las ciencias naturales.

Cuando evaluamos la literatura, en particular la literatura de ciencias sociales, encontramos que es tan amplia que es realmente difícil determinar qué deberíamos incluir en el informe. Si algo termina en el Resumen para responsables de políticas, tiene que ser procesable, pero no puede ser normativo. Tiene que ser relevante para las políticas y hacer que la traducción sea muy difícil, más de gran parte de la literatura de ciencias sociales que de la literatura de ciencias naturales, creo.

¿Qué ha hecho diferente el IPCC esta vez sobre la inclusión de las ciencias sociales? ¿Cómo está funcionando?

De Coninck: Lo que hizo esta vez fue incorporar una gama más amplia de científicos sociales, no solo economistas, al informe de 1.5 ° C. El AR5 WG3 también se centró mucho en las vías de emisión que representan una visión muy tecnoeconómica del mundo que se basa en el supuesto de que la economía se está optimizando en los costos de abatimiento (o reducción de GEI). Lo que estamos tratando de cambiar un poco en este informe es asumir que los tomadores de decisiones no solo toman decisiones basadas en el costo, que el mundo real no optimiza de esa manera. El cronograma en el Informe especial de 1.5 ° C es demasiado ajustado para tenerlo en cuenta en las propias vías de emisión, porque si quiere cuantificar esto, es realmente difícil. Los modelos deben modificarse fuertemente para hacer eso. Pero estamos tratando, por ejemplo, de ver al sector financiero como un actor importante, que es algo que no está en los modelos, y hacer una evaluación que se suma a lo que dicen los modelos sobre los costos de inversión.

La forma mas Modelos de evaluación integrados (IAM) funciona es que optimizan el costo. Así que básicamente tienen un costo de abatimiento, un costo de mitigación que el modelo intenta minimizar con el tiempo para lograr un determinado objetivo de emisiones. Lo que significa que básicamente terminas con el precio del carbono como el principal determinante de los costos. Estos modelos son muy ricos en detalles tecnológicos, pero tienen limitaciones: no incluyen al sector financiero. Rara vez permiten que los actores muestren un comportamiento que no sea un comportamiento económicamente racional, y la innovación no se representa de manera muy realista. Por ejemplo, no predijeron la caída en los costos de la energía solar o la energía eólica que estamos viendo ahora. Tienen limitaciones en algunos elementos del mundo real. Y hay modelos elaborados, por lo que no puede cambiarlos de la noche a la mañana, o incluso en el transcurso de un informe especial. Creo que veremos más avances al respecto en AR6.

Lo que también es nuevo en el Informe especial es que tenemos un capítulo que analiza las respuestas globales, el Capítulo 4. En el contorno, tiene dos elementos clave: una evaluación de viabilidad de matizar algunas de las tecnologías que favorecen los modelos, y una discusión de los eventos sistémicos habilitantes, como la gobernanza, las finanzas y el comportamiento. Matizamos los resultados del modelado de dos maneras: una es más esperanzadora, que puede hacer mucho más con la innovación y el cambio de estilo de vida de lo que sugieren los modelos, y la otra más pesimista, que la viabilidad de las tecnologías de emisiones negativas, que desempeñan un papel destacado en el modelado de 1.5 ° C, desde la perspectiva de las ciencias sociales, podría no ser tan viable como suponen los modelos.

Cuando los gobiernos del mundo pidieron un informe de 1.5 ° C en la COP21, había muy pocos escenarios que involucraran 1.5 ° C que habían sido evaluados. ¿Podría hablarnos un poco sobre cómo el Informe Especial ayuda a cumplir la ambición del Acuerdo de París?

De Coninck: Lo que realmente encuentro interesante sobre esto, y esto me hará sonar como un científico social, es lo que está sucediendo en la interfaz ciencia-política. Porque después de AR5, todos los modeladores dijeron, ¿2 ° C sigue siendo factible o posible? No tan seguro. Algunos decían que sí, otros decían que estaba fuera de nuestro alcance, como nos decían los modelos. Luego ocurrió la COP21, ¡y el mundo presentó un informe de 1.5 ° C! Y de repente todo el mundo empezó a modelar un límite de 1.5 ° C, mientras que antes muchos investigadores opinaban que 2 ° C ya era una causa perdida. Por lo tanto, no siempre son los investigadores quienes le dicen la verdad al poder, en realidad es un hacedor de políticas quien determina la agenda de investigación.

Claramente, la solicitud de este informe ha desafiado a los investigadores a pensar de diferentes maneras. Esto muestra que la interfaz ciencia-política está lejos de ser un proceso lineal en el que los investigadores brindan información a los formuladores de políticas. Vemos que los formuladores de políticas están haciendo preguntas a los investigadores que no creían que pudieran responder. Es bueno ver que las Partes en el Acuerdo de París están desafiando a los investigadores a encontrar soluciones.

¿Es el Informe Especial de 1.5 ° C realmente el mejor uso del tiempo de los científicos para llevarnos a donde debemos estar a mediados de siglo y 2100?

De Coninck: Mi opinión personal es que se podría decir que apuntar a 1.5 ° C aumenta sus posibilidades de que el aumento de la temperatura media global se limite a 2 ° C. Y esa también es una realidad política. No es que los científicos vayan a dar todas las respuestas en términos de “esto es lo que tenemos que hacer para mantenernos por debajo de 2 ° C, o muy por debajo de 2 ° C o por debajo de 1.5 ° C”. No es tarea ni mandato del IPCC proporcionar a los responsables de la formulación de políticas un menú de opciones o una receta. Se supone que debemos describir cuáles son las consecuencias de limitar el aumento de temperatura a 1.5 ° C, cuáles son las limitaciones de viabilidad a las que se enfrenta el mundo. ¿Cuáles son los beneficios secundarios y las compensaciones? ¿En qué clase de mundo estás terminando, en un mundo de 1.5 ° C en comparación con un mundo de 2 ° C? Tanto en el lado de los impactos como en el de la mitigación. Personalmente creo que es un esfuerzo útil.

El Informe Especial de 1.5 ° C también es una señal para la comunidad de las ciencias sociales para que vaya más allá de las observaciones, más allá de ser un observador neutral, para decir: "esto es lo que todos estos estudios de caso nos dicen sobre lo que los responsables de la formulación de políticas podrían hacer". Mi opinión personal es que en los informes del IPCC, nunca se ha debatido seriamente el cambio de comportamiento. La política de innovación nunca ha recibido la evaluación que necesitaba para hacer un cambio, y económicamente, a los países en desarrollo no se les ha dado una opción que sea una alternativa viable a la transición a una sociedad con alto contenido de carbono.

Existe mucha confusión sobre la diferencia entre CCS, BECCS y CDR y la geoingeniería. De hecho, el científico del clima Kevin Anderson describió recientemente este menú de siglas como una "sopa de letras de procrastinación". ¿Podría explicar brevemente la diferencia entre estas cosas?

De Coninck: Es confuso ya que ha evolucionado con el tiempo. Lo interesante es que en AR3, la definición de geoingeniería incluía la captura y almacenamiento de carbono (CAC), así como algunas opciones de gestión de la radiación solar muy exóticas. Luego, durante el desarrollo del AR4, hubo un Informe Especial sobre CAC. Después de eso, CCS fue excluido del grupo de opciones de geoingeniería y se normalizó en opciones de mitigación, y se discutió como tal en el AR4 y AR5.

Ah, entonces estás diciendo en AR3, ¿CCS todavía era extraño?

De Coninck: Nadie quería hablar de eso en ese entonces, ya que la esperanza era que la eficiencia energética y las energías renovables pudieran por sí solas prevenir un cambio climático peligroso. Ahora está casi completamente normalizado y legitimado. Con AR4, CCS fue parte de las opciones de mitigación. Y luego llegó AR5 y para permitir que los modelos limitaran el aumento de temperatura por debajo de 2 ° C, necesitábamos emisiones negativas Hacia finales de siglo, una categoría de opciones descrita como 'eliminación de dióxido de carbono' en el AR5. Bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS) es una de esas opciones, y desde entonces se incluyó en la categoría de mitigación y ya no en la categoría de geoingeniería.

Encuentro "geoingeniería" un término muy confuso. A medida que nos acercamos a los límites climáticos, cada vez menos cosas se clasifican como geoingeniería y, en cambio, se clasifican como 'normales' en el espacio de mitigación o en una categoría separada en el caso de la gestión de la radiación solar, que no es ni mitigación ni adaptación. Esta es ahora la única medida que queda en geoingeniería.

La CAC es parte de los diferentes escenarios ahora, incluso la mayoría de las ONG la aceptan como parte de la mezcla ahora. En mi país, el gobierno holandés ha propuesto provisionalmente que la CAC supondrá el 40% del esfuerzo de mitigación adicional. Ya no es una opción menor.

En cuanto a las definiciones, la CAC es la captura de carbono y el almacenamiento geológico de fuentes estacionarias de CO2. Estas podrían ser, por ejemplo, centrales eléctricas de carbón, pero también plantas de producción de acero, operaciones de procesamiento de gas o plantas de bioetanol.

La bioenergía y la CAC son las denominadas tecnologías de emisiones negativas (eliminación de dióxido de carbono) porque supuestamente la biomasa es CO2 recientemente eliminado de la atmósfera. (Por cierto, esto se está debatiendo debido al uso indirecto de la tierra asociado con la biomasa y otras preocupaciones de sostenibilidad). Si quema esta biomasa, elimina el CO2 resultante y lo coloca en las profundidades subterráneas, entonces tiene una eliminación neta de CO2 de la atmósfera. Eso lo convierte en una opción de emisión negativa o de eliminación de dióxido de carbono.

CDR es la eliminación de dióxido de carbono. BECCS es una de las opciones de CDR. Pero hay otros, por ejemplo, la forestación y reforestación a gran escala también se consideran opciones de CDR porque también eliminarían la red. CCS o captura y utilización de carbono no suele ser una opción de CDR.

Hablemos de la escala y la viabilidad de todas estas opciones de mitigación.

De Coninck: CCS se implementa actualmente a una tasa de alrededor de 40 megatones de CO2 al año, según el Global CCS Institute. Globalmente. Hay 15 proyectos y son bastante grandes. CCS va más allá de la fase de demostración, seguro. El problema es que es más caro que no hacer CCS. En muchas áreas, faltan marcos legales y la resistencia pública es un problema. Entonces hay muchas barreras, muchos problemas. Pero técnicamente, parece bastante factible.

La bioenergía y la CCS son menos maduras. Por supuesto, la parte de almacenamiento de CO2 es similar a la parte CCS. Pero las plantas de bioenergía actuales son de menor escala. Necesita un tipo diferente de proceso de captura, y hasta ahora no hay demostraciones a gran escala de eso. Sin embargo, no hay razón para creer que no funcionaría técnicamente; Los desafíos incluyen la percepción pública y la cadena de suministro de biomasa sostenible.

En términos de madurez, la CCS se está moviendo más allá de la fase de demostración, pero no está a la escala en la que debería estar para lograr los objetivos de temperatura. Y no va lo suficientemente rápido. Y BECCS se encuentra en una etapa aún más temprana, y potencialmente tiene mayores desafíos en términos de percepción pública. El mensaje esperanzador es que las opciones de energía renovable avanzan más rápidamente.

¿Algún consejo para los gobiernos a los que se les pedirá que aumenten sus compromisos?

De Coninck: Se supone que los autores del IPCC no deben dar consejos. La literatura es clara y el informe de 1.5 ° C no será diferente; diremos que el NDC no son suficientes. Eso es completamente indiscutible, incluso las partes de la CMNUCC lo están reconociendo. Así que eso implica que será necesario aumentar los niveles de ambición en el Diálogo Talanoa y en el balance global. Eso es muy claro.

Lo que estamos haciendo en el Capítulo 4 es discutir las respuestas en una serie de categorías: innovación y transferencia de tecnología, comportamiento, gobernanza, política, capacidad institucional (que es muy importante en los países en desarrollo) y finanzas. Estas son categorías en las que discutimos la literatura y analizamos lo que funcionó y lo que no funcionó. Realmente todavía no puedo hablar mucho sobre el contenido, ya que el informe aún se está revisando y revisando.

¿Cuál es el futuro del IPCC? ¿Tiene alguna idea sobre AR7?

De Coninck: AR7? ¡Solo estamos pensando en AR6! Solo en el Capítulo 4, en el informe de 1.5 ° C, estamos citando 1,700 artículos. Y sentimos que ya somos muy selectivos. Se está publicando tanto que se está volviendo una misión imposible hacer una evaluación completa.

Así que estaría tentado a decir: ¡Publica menos, por favor! En lugar de publicar un buen artículo que tres artículos que también sean publicables, tal vez en una revista mejor. Mi opinión personal es que el impulso de publicar o perecer, la cantidad en lugar de la calidad, se está saliendo de control. No estoy diciendo que las evaluaciones del IPCC sean el único propósito de estos documentos, obviamente. Pero poco a poco se está convirtiendo en una tarea imposible hacer una evaluación por parte de un pequeño grupo de autores que trabajan en este informe de forma temporal.

Solo tenemos 17 autores en nuestro Capítulo 4, quienes también tienen trabajos que hacer. Tenemos que cubrir una literatura tan amplia y cada vez es más extensa con cada evaluación.

¿Puede hablarnos de los efectos de este aumento en el volumen de literatura que tiene que evaluar?

De Coninck: Es de suponer que ganas más amplitud. Es bueno que ahora estemos teniendo realmente en cuenta las ciencias sociales. Eso es un gran beneficio. Pero el costo es que es un solo autor que escribe la sección de cambio de comportamiento, que necesita evaluar mil artículos. Y es un trabajo voluntario.

No estoy diciendo que se deba pagar a los autores del IPCC, pero los gobiernos del mundo pidieron este informe. No creo que les hayamos preguntado a cambio cómo se supone que la comunidad científica debe responder a esta carga de trabajo en constante aumento sobre los científicos que quieren ser relevantes para las políticas.

Tenemos casi menos tiempo para escribir los capítulos del que tienen los revisores para revisarlos. Entre la reunión del autor principal y la reunión de todos los autores y la fecha límite del borrador del capítulo, solo hay siete semanas. Los autores principales coordinadores también deben colaborar para trabajar en el Resumen para responsables de políticas en paralelo. Realmente es mucho trabajo.

Pero este es un informe excepcionalmente rápido. Otros informes especiales se conceden más tiempo. El informe de la tierra también se está escribiendo ahora, comenzó a principios del otoño y tiene un grupo diferente de autores.

Todos estos informes suponen una gran carga de trabajo para los copresidentes de los grupos de trabajo. Para los copresidentes, se ha convertido en un trabajo mucho más difícil que en evaluaciones anteriores.

[identificadores_de_elementos_relacionados=”5384,5088,4678,4734″]

Ir al contenido