La biodiversidad como seguro: alinear los paquetes de estímulo económico con los objetivos de conservación de la naturaleza a largo plazo. Un blog de Corona Sustainability Compass de Jasper Meya

La pandemia de la corona nos recuerda cuán vulnerables se han vuelto las sociedades modernas debido al trato que dan a la naturaleza. Al mismo tiempo, muchas personas han experimentado la naturaleza como una fuente de recreación durante el encierro.

Este blog es del Brújula de sostenibilidad Corona iniciativa.

Programas de Día Internacional de la Diversidad Biológica, conmemorado en mayo, nos recuerda que 2020 es un hito crucial para la conservación de la biodiversidad mundial. Para aprovechar esta oportunidad, los programas de recuperación económica deben tener en cuenta sistemáticamente el valor de la biodiversidad e iniciar un camino de desarrollo compatible con la naturaleza.

El vaciamiento del mundo hecho por el hombre

La humanidad está vaciando el mundo natural. El 25% de todas las especies animales y vegetales están en peligro de extinción (IPBES 2019). El 75% de los humedales mundiales ya se han perdido (IPBES 2019). A nivel mundial, los insectos terrestres han disminuido en un 24% durante los últimos 30 años (furgoneta Klink 2020). En Alemania, las especies de aves que alguna vez estuvieron muy extendidas en el paisaje agrícola, como la avefría, han disminuido casi un 90% en los últimos 24 años (Gerlach al. 2019).

El super año de la biodiversidad

2020 es un año político decisivo para determinar si la humanidad doblará la curva de la biodiversidad. En otoño, los jefes de estado y gobierno en Kunmings, China, querían establecer nuevos objetivos de biodiversidad global para 2030, que deberían allanar el terreno para cumplir con la visión declarada del Convenio sobre la Diversidad Biológica de vivir en armonía con la naturaleza en 2050 (CDB 2020). La Comisión de la UE ha anunciado una nueva estrategia de biodiversidad de la UE como un componente central del Pacto Verde.

Sin embargo, en el pasado, la conservación de la naturaleza no ha carecido de buenos objetivos políticos, sino de su implementación efectiva y, en particular, de los recursos financieros necesarios. A pesar de los ambiciosos objetivos globales de conservación de la naturaleza para 2020 (los llamados Objetivos de Aichi), el estado general de la biodiversidad mundial ha seguido deteriorándose. En Alemania y la UE, la conservación de la naturaleza está "descaradamente subfinanciada" (URS 2017). El cambio estructural y transformador de gran alcance necesario para revertir la tendencia al declive de la biodiversidad (IPBES 2019) requiere un gasto público enorme. En consecuencia, el borrador de orden cero para las metas mundiales de biodiversidad después de 2020 recuerda a los estados que deben proporcionar recursos financieros adecuados para la implementación (CDB 2020).

La conservación de la biodiversidad como seguro

El cambio acelerado de la biodiversidad es un riesgo económico. Con la degradación de los ecosistemas, la gran mayoría de las contribuciones de la naturaleza al bienestar humano están disminuyendo (IPBES 2019). Si bien el valor de los bienes del mercado único, como los productos agrícolas y forestales, ha aumentado desde 1970, los bienes públicos, como la calidad del suelo y la diversidad de insectos polinizadores, han disminuido. En el Foro Económico Mundial 2020 en Davos, los participantes identificaron la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas como uno de los cinco mayores riesgos para la economía global en la próxima década (FEM 2020).

La explotación masiva de la naturaleza no es sostenible ni económicamente eficiente. Los ecosistemas representan activos ('capital natural') que, según su condición, contribuyen al bienestar humano. Como resultado del crecimiento económico mundial, el capital natural en relación con el capital producido se ha vuelto cada vez más escaso en las últimas décadas. Muchos bienes y servicios de la naturaleza se consumen más rápido de lo que se regeneran los ecosistemas. Un nuevo informe provisional encargado por el gobierno del Reino Unido muestra que la tasa de regeneración (o equivalentemente: la propia tasa de rendimiento) del capital natural es más alta que la tasa de rendimiento del capital producido (Revisión de Dasgupta 2020). Desde una perspectiva económica, la acumulación continua de capital producido a expensas del capital natural, impulsada por mercados incompletos y ganancias privadas, marca una fuerte mala gestión social de las existencias de capital (Revisión de Dasgupta 2020). En otras palabras, invertir en capital natural mediante la conservación de la naturaleza es actualmente un dinero bien gastado.

La biodiversidad contribuye a la estabilidad de los ecosistemas y, por lo tanto, asegura el suministro de bienes y servicios del capital natural. Gastar dinero en la conservación de la biodiversidad es, por tanto, una contribución a un seguro natural (cf. Augeraud-Véron y col. 2019;  Quaas y col. 2019). Las dramáticas consecuencias económicas de la pandemia de la corona indican cuánto puede dar sus frutos la conservación de la naturaleza como prevención de crisis. El riesgo de transmisión del virus de los animales salvajes a los humanos tiende a aumentar cuanto más la humanidad interfiere con la naturaleza, altera el equilibrio de los ecosistemas y hace que varios individuos de una especie vivan en un espacio confinado (UMB 2020IPBES 2020). En el contexto del cambio climático, la biodiversidad de los ecosistemas será aún más importante para su estabilidad y rendimiento.

Cambio transformador y reforma fiscal

Los paquetes de estímulo económico discutidos estos días podrían proporcionar un trampolín para restaurar los ecosistemas y la biodiversidad, implementar la legislación de conservación de la naturaleza existente y adaptar los ecosistemas administrados al cambio climático. La eficiencia económica requiere considerar sistemáticamente el valor que la biodiversidad tiene para la sociedad y la economía al tomar decisiones de inversión pública en otros sectores (como el Aichi-Ziele ya requieren). Para lograr los objetivos globales de biodiversidad para 2030, será crucial vincular las inversiones a largo plazo de hoy a los criterios de conservación de la naturaleza.

A la alta aceptación del crédito público le seguirá un nuevo debate sobre los impuestos y gastos públicos. Esto podría abrir una ventana de oportunidad para que las reformas fiscales internalicen sistemáticamente los valores de la biodiversidad en la toma de decisiones privada al fijar el precio del comportamiento que daña la biodiversidad y recompensar financieramente la provisión de bienes públicos relacionados con la biodiversidad. Las piedras angulares de tal reforma fiscal de la biodiversidad podrían ser: (i) El precio de los plaguicidas y fertilizantes químicos; (ii) Un esquema de transferencia financiera ecológica entre jurisdicciones; y (iii) La asignación de dinero público en sectores relevantes para la conservación de la naturaleza, como la política forestal y agrícola, exclusivamente para servicios públicos (ecosistémicos).


Dr. Jasper Meya es economista ambiental y trabaja como investigadora principal en el Grupo de Economía de la Biodiversidad, el Centro Alemán de Investigación Integrativa de la Biodiversidad (iDiv) y el Departamento de Economía de la Universidad de Leipzig. En su investigación, estudia cómo dar cuenta de las desigualdades económicas en la formulación de políticas ambientales o cómo medir el valor económico de la biodiversidad y el capital natural. Se desempeña como autor colaborador de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).


Foto por Ana Martínuzzi on Unsplash

Compartir:

Ir al contenido