Conservación convivial: haciendo espacio para los superdepredadores

Esta historia es del proyecto CON-VIVA del programa de investigación Transformaciones hacia la Sostenibilidad y fue publicada el 26 de enero de 2023.

Conservación convivial: haciendo espacio para los superdepredadores

Los resultados del proyecto de un vistazo

Es relativamente fácil conseguir apoyo para criaturas lindas, tiernas o carismáticas como pandas, delfines y orangutanes. Pero con animales que tienen fama de ser peligrosos para los humanos –como lobos, jaguares, osos y leones– puede ser mucho más difícil crear la voluntad social y política para brindarles el tipo de protección que necesitan.

Sin embargo, estos superdepredadores son especies clave que son cruciales para mantener la salud del ecosistema y requieren una distribución mayor que la que muchas áreas protegidas pueden proporcionar.

De 2019 a 2022, un equipo internacional y multidisciplinario de científicos y profesionales (con sede en Brasil, Finlandia, Países Bajos, Tanzania, Estados Unidos y el Reino Unido) se enfrentó a este tipo de desafíos de conservación, utilizando la lente de la "conservación convivial". Rechazando los enfoques de 'conservación fortaleza' que priorizan la designación de áreas protegidas distintas donde se permite poca actividad o interacción humana –así como instrumentos basados ​​en el mercado que buscan monetizar la conservación como el ecoturismo y el pago por servicios ecosistémicos (PSA)–, la El enfoque de conservación amigable [literalmente: 'vivir con'] busca acomodar a humanos y no humanos dentro de paisajes integrados.

Financiado por el programa Transformación hacia la Sostenibilidad (T2S) del Foro Belmont, la red NORFACE y el Consejo Científico Internacional, el proyecto realizó estudios de caso en Brasil, Finlandia, California y Tanzania para generar principios para transformar las políticas y prácticas de conservación hacia una vida más sostenible. modelo convivial.

Un hallazgo clave fue que, a pesar del inmenso y perjudicial impacto de las presiones de los ecosistemas –como la expansión agrícola que limita el espacio para que los animales migren– en las interacciones entre humanos y animales, estas presiones no tienden a abordarse en la mayoría de las intervenciones de conservación. En la zona de la Mata Atlántica de Brasil, por ejemplo, las poblaciones de jaguar [Panthera onca] están disminuyendo en gran medida debido a la pérdida de hábitat debido a la deforestación y el cambio de uso de la tierra, a pesar de que se ha realizado un trabajo considerable para reservar áreas protegidas para la especie. "Aún queda mucho trabajo por hacer sobre cómo los jaguares abordan los paisajes antropogénicos alrededor de esas áreas protegidas", dijo Laila Sandroni, becaria postdoctoral en la Universidad de São Paulo (BR) de Brasil y miembro del equipo de investigación. – “especialmente porque los jaguares necesitan mucho espacio para caminar y una amplia base de presas para alimentarse y poder vivir plenamente”.

Foto: modernogolf_9

Actualmente, la temible reputación de estos animales permite dispararles cuando se aventuran en paisajes cultivados. “Si uno de ellos rodea una propiedad, es suficiente para sembrar el miedo en toda la zona”, afirmó Sandroni. “Son animales grandes y fuertes, y resultan fascinantes (y aterradores) para la gente. Entonces, cuando ocurre un incidente en el que un gran felino caza ganado, tienden a culpar al jaguar, aunque normalmente es un puma, un perro de caza o cualquier otra cosa”. La educación comunitaria, para ayudar a poner estas amenazas en perspectiva, es un elemento importante del trabajo de las organizaciones conservacionistas en el área, como 'Jaguares de Iguazú' [Jaguares de Iguazú] y 'Mamíferos de la Mata Atlántica'.

Un trabajo realizado en Finlandia con lobos grises [Canis lupus] produjo resultados similares. Allí, explicó Sanna Komi, miembro del equipo e investigadora doctoral de la Universidad de Helsinki,

"Los conflictos sociales que rodean a los lobos no son proporcionales, porque en realidad no causan mucho daño o daño, mientras que aquí tenemos otros grandes carnívoros que no causan tanto conflicto".

El trabajo de Komi sobre narrativas públicas sobre lobos ayuda a explicar por qué la presencia de lobos genera tanta animosidad pública en Finlandia. El sentimiento público contra los lobos tiene una historia política. Cuando Finlandia se unió a la Unión Europea en 1995, los lobos se convirtieron en un animal protegido, lo que provocó una importante reacción social y la matanza ilegal de lobos. "Es muy difícil decir en qué medida se trata de resistencia a los lobos y en qué medida se trata de resistencia a la gobernanza de arriba hacia abajo", afirmó Komi. También destacó el papel que pueden desempeñar los medios de comunicación para desactivar o exacerbar los conflictos entre humanos y vida silvestre.

Foto: kjekol

Estas experiencias subrayan el hecho de que, si bien los pueblos indígenas y las comunidades locales deben participar de manera central en los esfuerzos de conservación, no pueden ser los únicos responsables, dado el papel de los actores globales, regionales y nacionales en la creación de los desafíos que se sienten a nivel local.

La investigación también destacó la necesidad de enfoques interdisciplinarios en la conservación, para promover un pensamiento holístico e interconectado y la aplicación de diversos lentes y conocimientos. “Requirió mucho esfuerzo, pero también fue realmente gratificante tratar de conectar el campo de la biología de la conservación (tratar de conservar animales raros y amenazados) con una perspectiva de ecología política que trae a la luz la importancia de pensar en las causas subyacentes de pérdida de biodiversidad, como cuestiones políticas económicas y los modelos de desarrollo que rodean esas iniciativas para conservar la vida silvestre”, dijo Sandroni.

Trabajar de esta manera requirió un esfuerzo, tiempo y voluntad considerables para salir de las zonas de confort, reconoció. “Dedicamos mucho tiempo a planificar procesos, mapear las partes interesadas, encontrar puntos en común y definir conceptos comunes, porque no se dio al comienzo del proyecto, como ocurre cuando se hace trabajo disciplinario, donde todos comparten un conjunto común de herramientas, metodologías, epistemologías, etc.”, dijo. “Creo que el sentimiento general del equipo es que fue difícil y gratificante, en el sentido de que tuvimos que dedicar mucho más tiempo del que esperábamos a construir este terreno común. Pero, por otro lado, nos dio buenos resultados”.

Los investigadores también señalaron la importancia de la inclusión, especialmente la puesta en primer plano deliberada de las opiniones locales y el conocimiento con base histórica. Esto pone de relieve las asimetrías en el poder y la justicia, como los “vínculos complejos entre las cuestiones locales y las estructuras de poder global que favorecen, por ejemplo, a los turistas ricos que visitan espacios protegidos, mientras que las comunidades locales apoyan a los depredadores a través de su ganado”.

El trabajo también reveló algunas interconexiones sorprendentes entre diferentes casos de interacción entre humanos y vida silvestre a través del espacio y el tiempo. Por ejemplo, una gran cantidad de producción agrícola en el este de Finlandia se ha desplazado a otros países, lo que ha generado más espacio para que los lobos grises deambulen y ha reducido la competencia entre ellos y los residentes locales. Sin embargo, en aquellos países en los que la producción agrícola se está intensificando –como Brasil– están aumentando algunos conflictos entre humanos y vida silvestre, como entre personas y jaguares.

En este sentido, Sandroni enfatizó que adoptar un enfoque amigable en las interacciones entre humanos y vida silvestre incluye alentar a las personas a considerar y valorar los diversos elementos que componen un ecosistema funcional: incluidos aquellos que podrían resultar aterradores o desagradables. "El jaguar es un símbolo de esperanza para todo el bioma, porque si está allí, significa que tenemos una extensión de bosque realmente grande y saludable con una base de presas consistente", dijo.

“Entonces, si pudiéramos dirigirnos a las comunidades locales e incluirlas en políticas públicas que tomen en cuenta sus perspectivas sobre la naturaleza en su conjunto –no sólo el jaguar– esto podría contribuir mucho a crear un ambiente más acogedor para que esas interacciones ocurran en un ambiente más acogedor. manera más armoniosa”.

Esta consideración de la diversidad también debería extenderse a los humanos dentro de estos entornos, afirmó Komi. “Creo que nos falta espacio para las formas muy diferentes en que las personas se relacionan con la naturaleza y los entornos que las rodean; Necesitamos espacios para una discusión más basada en valores”.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ir al contenido