Aprendiendo de COVID-19 y construyendo sistemas alimentarios más resilientes

Durante el seminario web 'Transformaciones al alcance: sistemas alimentarios resilientes', representantes de la academia y los gobiernos discutieron los impactos observados y esperados a corto plazo de la pandemia en el sistema alimentario, y destacaron los puntos de entrada clave hacia una mayor resiliencia y sostenibilidad.

El pasante de ISC, Husam Ibrahim, explora estos temas en el Día Mundial de la Alimentación, que se celebra cada año el 16 de octubre.

La pandemia de COVID-19 ha amplificado una crisis humanitaria y socioeconómica que afecta las condiciones para el desarrollo y está poniendo en primer plano los problemas sistemáticos existentes. Uno de esos problemas es la escasez de suministros alimentarios mundiales en determinadas áreas y las debilidades de los sistemas alimentarios. El número de personas que padecían hambre crónica se estimaba en más de 800 millones antes de la crisis, y ese número ahora podría aumentar drásticamente.

El Programa Mundial de Alimentos, el galardonado 2020 de la premio Nobel de la Paz, ha advertido que a finales de 2020, un 130 millones de personas adicionales podrían enfrentarse a la hambruna, en parte debido a la pandemia de COVID-19 y los esfuerzos para contener su propagación. Por lo tanto, la construcción de un sistema alimentario sostenible es fundamental para avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. 

Los problemas con el sistema alimentario existían antes de la pandemia, con aproximadamente 11% de la población mundial en 2017 padecía hambre. La desnutrición ha aumentado desde 2014 debido a los conflictos, la variabilidad climática y los extremos, y es más frecuente en África subsahariana (donde afecta al 23.2% de la población), el Caribe (16.5%) y el sur de Asia (14.8%). Se prevé que el cambio climático aumente los precios agrícolas y exponga a 77 millones de personas más a riesgos de hambre para 2050, lo que pondrá en peligro el Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para acabar con el hambre en el mundo.

La pandemia de COVID-19 ha magnificado estos problemas y exige una acción urgente. Con el fin de explorar cómo el mundo puede recuperarse de la crisis de manera sostenible, el International Science Council (ISC) y el International Institute for Applied Systems Analysis (IIASA) se han asociado para crear un Plataforma de ciencia consultiva - para consulta, deliberación y colaboración entre científicos, responsables políticos y representantes de la sociedad civil. 

Los sistemas alimentarios no solo afectan los problemas relacionados con la pobreza y la seguridad alimentaria, sino que también están en el centro de los desafíos de sostenibilidad, incluida la pérdida de biodiversidad, el calentamiento global y los impactos relacionados con el cambio climático. Para avanzar hacia un sistema alimentario más resistente, las dietas, la productividad de la tierra, la regulación del uso de la tierra y las políticas comerciales internacionales necesitan reformas fundamentales. 

Según el Comisión Europea, los sistemas alimentarios representan hoy casi un tercio de las emisiones globales de GEI, agotan una gran cantidad de recursos naturales, provocan la pérdida de biodiversidad, causan impactos negativos en la salud (debido a la desnutrición y la sobrenutrición) y privan a todos los actores, especialmente a los productores primarios, de retornos económicos y medios de vida justos.

Según Petr Havlik, director interino del Programa de Servicios y Gestión de Ecosistemas de IIASA, no existe una fórmula mágica. En cambio, las cadenas de suministro de alimentos necesitan un aumento en el comercio de productos agrícolas y un aumento sostenible en el rendimiento de los cultivos. Los gobiernos deben vincular explícitamente los esfuerzos para impulsar los rendimientos de cultivos y pastos con medidas legales proteger los bosques, las sabanas y las turberas de la conversión a la agricultura. Cerrar la brecha alimentaria también es fundamental y requerirá una reducción sustancial de las tasas de demanda. Esto requiere reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, cambiar las dietas de los grandes consumidores de carne hacia alimentos de origen vegetal y evitar cualquier expansión adicional de la producción de biocombustibles. 

Hacerlo tendrá un impacto ambiental neutro o positivo, y ayudará a mitigar el cambio climático y adaptarse a sus impactos mientras revierte la pérdida de biodiversidad. También garantizará la seguridad alimentaria, la nutrición y la salud pública, asegurándose de que todos tengan acceso a alimentos suficientes, inocuos, nutritivos y sostenibles para alimentar casi 10 millones de personas por 2050.

Ameenah Gurib-Fakim, ex presidenta de Mauricio, explicó que la producción de alimentos está directamente relacionada con las tasas de empleo y la seguridad de los ingresos. Ella también dijo:

“Lo que vemos a nivel macro es el mundo, un país o un continente que a veces puede producir suficientes alimentos para alimentar a su creciente población, pero la producción y distribución simplemente no es suficiente para erradicar el hambre”.

Ismail Serageldin, bibliotecario emérito de Alejandría, dijo que para reformar el sistema alimentario a medida que el cambio climático se convierte en una preocupación inminente, se requiere un mayor énfasis en la investigación científica hacia una agricultura de precisión mejorada. Esto significa producir más cultivos utilizando menos recursos a través de la tecnología moderna. 

Soluciones tecnológicas propuestas en el Informe de recursos mundiales 2019 incluyen la selección de las características de los cultivos o el uso de aditivos que reducen las emisiones de metano del arroz y el ganado, formas mejoradas de fertilizantes y propiedades de los cultivos que reducen la escorrentía de nitrógeno. Esto podría ir acompañado de procesos basados ​​en energía solar para la fabricación de fertilizantes, aerosoles orgánicos que conservan los alimentos frescos durante períodos más prolongados y sustitutos de la carne de res a base de plantas. 

Serageldin concluyó el seminario web con la expectativa de los movimientos futuros. Se refirió a cómo el big data y el almacenamiento en la nube están expandiendo el movimiento de ciencia abierta, permitiendo que los softwares sean un servicio en lugar de una propiedad. Esto permite el acceso global a tecnologías innovadoras e impulsa las transformaciones científicas.

Finalmente, habló sobre la necesidad de pensar globalmente y actuar localmente en relación a vivir con la naturaleza y entender nuestro impacto en el planeta. Proyecta que la generación más joven sacará adelante esta iniciativa con ciencia, tecnología, innovación y activismo. Específicamente, las tecnologías digitales, las nuevas biologías y el hablar en contra de los poderes existentes para la equidad social y la conciencia ambiental para ayudar a construir un sistema alimentario más resiliente, erradicar el hambre en el mundo y combatir el cambio climático. 


Obtenga más información sobre el seminario web y mírelo en línea..


Foto por Nilotpal Kalita on Unsplash

Compartir:

Ir al contenido