Asesoramiento en política científica en tiempos de crisis

Las crisis actuales que enfrentamos están interconectadas y son complejas. Conocidas como policrisis, sus implicaciones globales plantean importantes desafíos para una gestión eficaz.

Asesoramiento en política científica en tiempos de crisis

Anticiparse a los escenarios futuros es clave para la gestión de crisis, y aquí la ciencia juega un papel crucial. Durante las crisis, la ciencia también es esencial para brindar legitimidad científica a las medidas impuestas políticamente que pueden ser impopulares entre el público. Sin embargo, como se evidenció durante la reciente pandemia, la mala comunicación en torno a las políticas basadas en evidencia puede erosionar la confianza pública y fomentar la hostilidad hacia los expertos. Tal reacción negativa exige una mejor comunicación de los formuladores de políticas sobre la naturaleza de la ciencia, enfatizando sus procesos abiertos y las incertidumbres inherentes para evitar crear falsas expectativas. También es fundamental reconocer que la innovación científica y tecnológica por sí sola no puede resolver las crisis de nuestro tiempo. En cambio, cada crisis debe verse como una oportunidad para impulsar el cambio social a través de nuevas instituciones y una renovada confianza en la ciencia.


La policrisis requiere una mejor comunicación

No todas las crisis son iguales. Ahora experimentamos la acumulación de crisis interconectadas vinculadas por la compleja dinámica de las redes. Sus causas y efectos caen en cascada entre sí. Sus consecuencias económicas, sociales, sanitarias y políticas están entrelazadas. También se propagan globalmente, y lo que sucede en lugares remotos ahora tiene un impacto local inmediato.

Tal acumulación de crisis se conoce como policrisis: una jerarquía de crisis que es difícil de comprender porque están distribuidas geográficamente en diferentes niveles y grupos sociales, lo que desencadena eventos y procesos inesperados. La policrisis se intensifica por el aumento de las tensiones geopolíticas, lo que genera temores de desintegración del orden global anterior a través de una mayor regionalización y nuevos muros construidos.

En una volatilidad tan generalizada, la gestión de crisis debe implicar algo más que simplemente reaccionar rápidamente ante eventos inesperados. Debe anticipar un futuro incierto y preparar estrategias para hacer frente a la 'Qué pasa si…'.

Estas observaciones también se aplican a la ciencia, en particular al asesoramiento sobre políticas científicas en tiempos de crisis. A medida que se restringe el intercambio científico, se interrumpe parcialmente la cooperación científica. Sin embargo, debido a que la continuidad todavía está en demanda, la continuación imprudente de como de costumbre se desvanece en el fondo pero no desaparece. Cuando surge el miedo, empujando a las personas a la pasividad o la agresividad, la política debe transmitir calma sin crear la ilusión de que todo está bajo control, lo que requiere una comunicación adecuada.


Ciencia para la política en tiempos de crisis

La necesidad de la legitimación científica de las medidas impuestas políticamente crece cuando se exige una acción rápida. Especialmente cuando las medidas son inusuales o impopulares, y su impacto esperado no es inmediatamente previsible. Sin embargo, la ciencia solo puede sugerir opciones para la acción, y las decisiones políticas quedan bajo la responsabilidad de quienes toman las decisiones políticas. En una crisis, estos roles siguen siendo válidos, pero la interacción sutil y de confianza entre la ciencia y la política también debe comunicarse al público.

La ciencia es muy buena para lidiar con la incertidumbre, mientras que el público y la política anhelan la certeza. Esto puede generar malentendidos mutuos y falsas expectativas y, durante la pandemia, generó un mayor escepticismo hacia la ciencia e incluso hostilidad hacia los expertos. Las crisis futuras nuevamente requerirán medidas impopulares o inusuales, y los responsables políticos y sus asesores deben sacar las conclusiones correctas del pasado reciente. 

Una de las lecciones principales incluye comunicar mejor a la sociedad cómo 'funciona' la ciencia como un proceso abierto y con qué métodos. La investigación básica es intrínsecamente incierta porque uno no sabe qué resultados obtendrá y su impacto a menudo llega al mercado solo años después en forma de nuevas tecnologías o vacunas de ARNm. Pero sin investigación básica, simplemente no hay nuevos conocimientos.

Usted también puede estar interesado en

Informe para la Revisión de Medio Término del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres

El mundo no alcanzará los objetivos de la ONU para prevenir desastres mortales y costosos para 2030, advierte el Consejo Internacional de Ciencias según una nueva revisión del marco de prevención de desastres de la ONU encuentra que más de la mitad de los países aún carecen de sistemas de monitoreo de riesgos adecuados para su propósito.


De políticas basadas en evidencia a políticas basadas en evidencia

Los formuladores de políticas se ven presionados a respaldar sus decisiones con evidencia en tiempos de crisis. Sin embargo, ¿qué es la evidencia y cómo se la reconoce? ¿Cómo se distingue un 'política basada en evidencia' en 'evidencia basada en políticas', es decir, ¿de una política que encuentra su evidencia coincidente y legitimadora sólo después? 

El término "basado en evidencia" proviene de la atención médica, donde los ensayos clínicos aleatorios son el estándar aceptado para examinar los efectos del tratamiento en cuanto a su eficacia y efectos secundarios. Ninguna medida de política puede cumplir con este estándar de evidencia. Los experimentos controlados en otras áreas de la sociedad son prácticamente imposibles. Si se aplicaran estándares de evidencia similares a la política, conduciría efectivamente a una parálisis completa.

Sin embargo, sería un error abandonar la demanda de pruebas para las decisiones políticas. Los problemas y contextos complejos requieren más apoyo de métodos y procedimientos científicos. Pueden otorgar legitimidad e incluso permitir que la política mantenga o recupere la confianza. La evidencia no es absoluta. Esto se aplica especialmente a las predicciones derivadas de modelos matemáticos y métodos de previsión que brindan respuestas a la pregunta '¿y si? 

Los modelos se hacen bajo ciertas suposiciones, y la confiabilidad de sus declaraciones depende de la disponibilidad y calidad de los datos del mundo real. Lo que más importa es cuán adecuados son para el propósito para el que fueron creados, fiel a la frase 'todos los modelos están equivocados, pero algunos son útiles'. Por lo tanto, lo que se toma como "evidencia" para las decisiones políticas no puede responderse sin ambigüedades. Un cambio en el lenguaje refleja esta percepción. En lugar de 'basado en evidencia', hablar de formulación de políticas orientada a la evidencia o informada por la evidencia es más honesto y sensato.


Cada crisis también trae oportunidades

Nos encontramos en una situación paradójica. Con razón celebramos los asombrosos avances científicos y tecnológicos mientras somos testigos al mismo tiempo de la fragilidad de las democracias liberales. Las desigualdades sociales están aumentando, aumentando el descontento con la política. Además, muchas instituciones necesitan más capacidad para brindar soluciones adecuadas. 

En el pasado, el apoyo público se alimentaba de la creencia en el progreso que duraba mientras la prosperidad fuera razonablemente sostenida. La divergencia entre la dinámica de la innovación y la capacidad de las instituciones sociales para mantener la cohesión social comenzó cuando el crecimiento económico desenfrenado y la explotación del entorno natural y la justicia social se tambalearon. La creencia en el progreso se volvió poco confiable. El 'contrato' imaginario entre la ciencia y la sociedad se hizo quebradizo. 

Sin embargo, aún no se vislumbra un nuevo 'contrato' o una nueva 'narrativa'. Como ejemplo, el problema de los recursos naturales limitados requiere innovación para ser resuelto de manera sostenible. La innovación tecnológica por sí sola no puede resolver la mayoría de las crisis de nuestro tiempo. Debe ir de la mano de la innovación social impulsada por nuevas instituciones y la confianza en la ciencia moderna. El futuro está abierto. Toda crisis implica perder el control y revelar límites, pero sus limitaciones nos hacen inventivos. Pongamos en práctica las lecciones aprendidas recientemente y aprovechemos la crisis para innovar socialmente, por el bien de todos.

Helga Nowotni es un miembro de la Beca ISC.


Imagen de Klaus Berdiin Jensen en Flickr.

Boletin informativo

Manténgase al día con nuestros boletines

Regístrese en ISC Monthly para recibir actualizaciones clave del ISC y de la comunidad científica en general, y consulte nuestros boletines de nicho más especializados sobre ciencia abierta, ciencia en la ONU y más.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ir al contenido