El estado de la biodiversidad en las regiones: qué esperar de la IPBES en 2018

En esta segunda parte de nuestra serie que explica estos megaprocesos, miramos al recién llegado a las grandes evaluaciones ambientales globales: la Plataforma Internacional sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES). Creado en 2012, con 127 estados miembros, es el principal organismo internacional para evaluar la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas.

El estado de la biodiversidad en las regiones: qué esperar de la IPBES en 2018

Tras un fuerte 2016 que vio el lanzamiento de la Evaluación global de polinización de IPBES, hubo controversia en Bonn, Alemania, el pasado mes de abril cuando la IPBES se reunió para su reunión anual. A medida que se agota la subvención noruega de $ 8.2 millones que los ayudó a ponerse de pie, y con futuras donaciones inciertas, la IPBES aprobó recortes de fondos profundos y controvertidos que incluyeron reducir el presupuesto en casi un tercio en 2018.

En la crisis, la IPBES se vio obligada a retrasar tres informes importantes: sobre el control de especies invasoras, sobre el uso sostenible de especies silvestres y el examen de cómo las diferentes culturas perciben y miden los beneficios de la naturaleza.

A medida que el dinero y la voluntad política parecen agotarse en las evaluaciones ambientales globales, ¿han llegado a un punto de inflexión? Cómo crear un sistema de síntesis de conocimiento adecuado para su propósito y con la financiación adecuada en el mundo digital de hoy es la gran pregunta que enfrenta no solo la IPBES, sino también la IPCC y otros procesos de evaluación importantes.

Para este artículo, hablamos con:

Bob Watson es actualmente el presidente de IPBES, cargo que ocupa desde 2016. A lo largo de su carrera, ha trabajado en la intersección de la ciencia política y ambiental.

bob scholes fue autor de las evaluaciones 3ª, 4ª y 5ª del IPCC y actualmente es copresidente de la evaluación de la degradación de la tierra de la IPBES.

2018 verá el lanzamiento de 5 nuevas evaluaciones. ¿Puedes hablar sobre estos y explicar a quién están destinados y cómo los usarán las personas?

bob watson: Tenemos cuatro evaluaciones regionales: para las Américas, África, Asia y Europa, y una evaluación sobre la degradación y restauración de la tierra.

Hacen las siguientes preguntas:

Les diremos a los gobiernos cuál es el estado de la biodiversidad y la naturaleza en su subregión. ¿Está cambiando para bien o para mal? ¿Qué sucederá plausiblemente en el futuro? ¿Cuáles son las políticas y acciones que podemos tomar para tener resultados positivos?

Sobre la degradación de la tierra, tendremos una evaluación que hable con los gobiernos de todo el mundo y nos aseguraremos de que se analicen en las convenciones ambientales relevantes: Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), el Ramsar Convención sobre Humedales, CITES, el Convención sobre la conservación de las especies migratorias de animales silvestres (CMS), el Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD), y trabajaremos con nuestros socios colaboradores de la ONU: el Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Hay una diferencia clave en estas escalas para el cambio climático y la biodiversidad.

Si desea mitigar el cambio climático, necesita un acuerdo global para limitar las emisiones, por lo que necesita una evaluación global. Así que yo abogaría por el Grupo de Trabajo 1 del IPCC, es bueno hacer una evaluación global.

Cuando se trata de impactos, se parece más a la biodiversidad y se vuelve más regional. ¿Cómo afectará el cambio climático a las regiones? Necesitas la proyección regional. El IPCC necesita una mezcla de proyección global y regional. Para la biodiversidad, todo es local, nacional y regional.

Por supuesto, hay algunos problemas transfronterizos, como la selva amazónica o una cuenca como el lago Victoria o el delta del Mekong. Para la biodiversidad, todas las acciones son locales, nacionales y regionales, por lo que es mucho más lógico comenzar a nivel regional.

Bob Scholes: Las cuatro evaluaciones regionales están destinadas a ser precursoras de la evaluación global de la IPBES, que se realizará en unos dos años a partir de ahora. Esta es una innovación en comparación con el IPCC; aunque reconocen que los impactos del cambio climático son regionales específicos, siempre han realizado un proceso global y han tratado de reducirlo. Esto lo está llevando desde el otro extremo -construyendo hacia arriba desde las regiones hasta lo global- y es un experimento.

La evaluación de la degradación de la tierra, que copresidí, está dirigida a los países del mundo, los miembros de IPBES, que también incluye organizaciones importantes. Nuestro público clave no son solo los países miembros en sí, sino los principales organismos de evaluación que, a su vez, tienen sus propios países miembros.

Por ejemplo, la degradación de la tierra tiene importantes implicaciones para la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, y parte de nuestro resumen para los responsables de la formulación de políticas se dirige específicamente a ellos. La mayoría de estas convenciones tienen un proceso interno para tomar como evidencia. En la CMNUCC y el CDB se llama SBSTA.

Hemos visto en los ejemplos del IPCC y la IPBES que la voluntad política para financiar estas evaluaciones se está reduciendo en el mundo actual. No hay una forma obvia de compensar ese déficit. ¿Debemos seguir teniendo esperanzas o centrarnos en la reforma y el rediseño de estos procesos de una manera más ágil y adecuada para su propósito?

bob watson: No hay una respuesta real para eso. Los gobiernos no aceptarán un conjunto formal de obligaciones en la forma en que financian a la ONU. Ambos son voluntarios. No podemos haber asignado contribuciones. Lo que tenemos que hacer en IPBES es diversificar nuestro financiamiento. ¿Cómo podemos involucrar a las fundaciones, los fondos de pensiones y el sector privado?

No creo que sea fácil formalizar la financiación de estas evaluaciones. Lo que hace que sea mucho más difícil planificar, por lo que tenemos que ser pragmáticos y realistas.

Bob Scholes: No haría "ágil" la palabra clave. No deben ser pesados, pero aquí hay una lentitud necesaria. Corta los múltiples ciclos de revisión a su propio riesgo porque debilita la evaluación. No tener la aceptación total de todos los participantes al principio también debilita su evaluación.

Tiene que ser un impulso de la comunidad de usuarios, no un impulso de la comunidad científica. ¿Existe un marco de aceptación existente? ¿Existe un marco político que lo solicite? Por ejemplo, la Evaluación de Ecosistemas del Milenio (MEA) no pudo obtener fondos de los gobiernos, por lo que tuvieron que comparar precios hasta que encontraron una base para acumular el dinero.

¿Cómo podemos protegernos contra los conflictos de intereses si el sector privado aumentará su participación en estos procesos en el futuro?

bob watson: Tenemos que acercarnos al sector privado para demostrarles que nuestro trabajo es relevante para ellos. Podemos aceptar dinero del sector privado, se deposita en un fondo fiduciario ciego. Entonces no pueden controlar el proceso. Su dinero está sujeto a las mismas reglas de procedimiento que el dinero del gobierno. Tenemos que demostrar que tenemos una relevancia real para el sector privado, para ver si podemos convencerlos de que cofinancian algunas de las actividades.

Bob Scholes: Los Estados miembros tienen una necesidad legítima de supervisar la autenticidad del proceso. Por eso tiene una estructura de gobierno claramente definida. ¿Respondiste a las preguntas que te planteamos? ¿Lo hiciste de acuerdo al presupuesto? ¿Gastaste el dinero de forma auditable? ¿Designó a los expertos adecuados? ¿Sigue los procesos correctos para que los financiadores estén a distancia del contenido?

Pero, en mi opinión, hay una limitación mayor. Cuando se propuso el IPCC hace casi tres décadas, nadie en el ámbito político se lo tomó en serio. A lo largo de los años, se volvió poderoso y condujo a resultados de gran alcance, como el Acuerdo de París. Los políticos se sentaron de repente. Vieron que demostraba independencia, que marcaba la agenda. Se mostraron muy reacios a aceptar la IPBES. No querían más de estos cuerpos que están fuera de su esfera de control.

Desde la perspectiva científica, existe un problema de capacidad. Estamos distraídos por múltiples prioridades, estamos bastante fatigados. La mayoría de los científicos reconocen la importancia de estas interfaces de políticas científicas, están dispuestos a dedicar el 20% de su tiempo a estas cosas. Pero si se les pide que den más tiempo, la gente empieza a decir "no". Tenemos que simplificar estos procesos para asegurarnos de que aún podemos convocar a los mejores científicos del mundo: el modelo pago utilizado por algunos informes de la ONU se basa en un pequeño número de personas contratadas y conduce a una menor calidad. Por lo tanto, reduzca la carga de los científicos y amplíe el espectro de personas que realizan evaluaciones.

Todos los científicos del mundo deberían contribuir entre un 5% y un 10% de su tiempo en este tipo de actividad. Las personas deben participar en este trabajo cuando estén realizando estudios de doctorado o posdoctorado. Eso amplía tu base.

¿Qué papel ha jugado la IPBES en la conciencia pública sobre la urgencia de la pérdida de biodiversidad y la extinción masiva? ¿Es esto diferente del IPCC?

bob watson: Todavía queda mucho trabajo por hacer para asegurarnos de que el público aprecie plenamente lo importante que es la biodiversidad para el bienestar humano y cuál es el estado actual (cómo estamos perdiendo nuestros bosques, arrecifes de coral y especies individuales) para obtener la público para comprender la seriedad del problema de la biodiversidad. No lo entienden tanto como el tema del cambio climático. Es por eso que la divulgación y las comunicaciones son tan importantes. Otro desafío es mostrarles que la biodiversidad y el cambio climático están interrelacionados, están completamente relacionados entre sí y con los ODS. El público tiende a preocuparse por los siguientes temas: alimentos, agua, salud humana, energía y medios de vida / empleos.

Bob Scholes: Es el mismo rol, pero en una etapa anterior de desarrollo. La IPBES no ha tenido su primera evaluación global completa; las evaluaciones hasta la fecha han sido sobre temas específicos. Se basa en el MEA, que introdujo con éxito nuevos conceptos al público, en particular, los "servicios de los ecosistemas". Esto llevó a la IPBES, que no ha existido lo suficiente como para tener el mismo impacto en el ojo público que ha tenido el IPCC.

Bob (Watson), está planeando lanzar un proyecto piloto de tres evaluaciones basadas en la web en el Plenario de IPBES 2018 en Medellín. ¿Podrías hablar de eso?

bob watson: Nos gustaría saber si las evaluaciones basadas en la web pueden ayudar a complementar y facilitar el trabajo del IPCC y la IPBES. Uno de los problemas con la forma en que trabajamos en estos procesos es que requieren mucho tiempo. Los expertos asisten a 3 reuniones al menos, una semana cada una, y hacen mucho trabajo entre sesiones; es un compromiso enorme de tiempo y costo. ¿Hay formas más eficientes de hacer esto?

Entonces hay tres pilotos, el primero, que coordinaré, es sobre polinización.

Con lo que comenzaremos es esto: imagine 23 ventanas abiertas en el sistema basado en web. Esas 23 ventanas reflejan los hallazgos clave para la polinización que provienen de nuestro informe el año pasado, por ejemplo, que los polinizadores están en declive. Luego le pedimos a la comunidad científica que, cada vez que aparezca un nuevo artículo que sea relevante para ese hallazgo clave, lo ingrese en esa ventana de hallazgo y responda la pregunta '¿El artículo modifica, desafía o cambia el límite de confianza?' En promedio, hay 10 artículos nuevos por día que son relevantes para la evaluación de la polinización. Desde esa evaluación, ha habido 6,000 nuevos artículos que son relevantes en solo 18 meses.

Tendremos un consejo editorial general de alrededor de 20 personas compuesto por los copresidentes y los autores principales coordinadores de la evaluación de polinización, con equilibrio geográfico y disciplinario. Esa junta usará esta información recopilada para hacer una actualización cada 12-18 meses sobre el estado del conocimiento, que luego se enviará para revisión por pares.

El segundo piloto se centrará en el ciclo del carbono y el tercero se centrará en la energía.

ANTECEDENTES

La IPBES es un organismo intergubernamental independiente que fue establecido en 2012 por los estados miembros para fortalecer la interfaz ciencia-política para la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas. Inicialmente configurada para reflejar el éxito del IPCC, la IPBES tiene un mandato más amplio más allá de documentar las tendencias de la biodiversidad. Además de ese trabajo, la IPBES identifica herramientas políticas prácticas y ayuda a desarrollar la capacidad de las partes interesadas para utilizar estas soluciones.

La IPBES ha contratado a más de 1300 expertos para ayudar en su trabajo, incluidas dos evaluaciones publicadas en 2016: Polinizadores, polinización y producción de alimentos, y el Informe de evaluación metodológica sobre escenarios y modelos de biodiversidad y servicios de los ecosistemas.

En 2018, la IPBES entregará cinco nuevas evaluaciones: las cuatro evaluaciones regionales (América, África, Asia y Europa) sobre la diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas y una evaluación sobre la degradación y restauración de la tierra. Lea más sobre las próximas evaluaciones con los primers de IPBES.

ACERCA DE LOS ENTREVISTADOS

Bob Watson es actualmente el presidente de IPBES, un puesto que ocupa desde 2016. A lo largo de su carrera, ha trabajado en la intersección de las ciencias políticas y ambientales, y ha sido presidente del IPCC de 1997 a 2002 y copresidente de la Junta. para la Evaluación de Ecosistemas del Milenio (MEA) de 2000 a 2005.

Bob Scholes es actualmente profesor de energía de sistemas en la Universidad de Witwatersrand, Sudáfrica. Fue autor de las evaluaciones 3ª, 4ª y 5ª del IPCC y fue copresidente del Grupo de Trabajo de Condiciones del MEA. Actualmente es copresidente de la evaluación de la degradación de la tierra de IPBES. Scholes ha sido miembro del comité directivo de varios programas de investigación del ICSU.

[identificadores_de_elementos_relacionados=”4678″]

VER TODOS LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ir al contenido