Regístrate

COVID-19: Asegurémonos de no aprender la lección incorrecta

Esta es una llamada despertador. La nueva ecología global que hemos creado a través de nuestra devastación de los recursos de la Tierra presenta grandes riesgos para la humanidad.

Este blog se vuelve a publicar desde el Brújula de sostenibilidad COVID-19

Estamos en medio de una de las mayores llamadas de atención a nivel mundial de la historia, que amenaza tanto la vida de las personas como los sistemas económicos y sociales completos. Asegurémonos de no aprender la lección incorrecta. No es solo una emergencia de salud pública. Es algo mas grande. Es la naturaleza que nos dice que la nueva ecología global que hemos creado a través de nuestra devastación de los recursos de la Tierra tiene grandes riesgos para la humanidad.

Nos está diciendo que los impactos locales de nuestras acciones se transmiten a través del océano global, la atmósfera global y a través de las redes culturales, económicas, comerciales y de viajes globales para convertirse en impactos globales. Nos dice que las soluciones nacionales por sí solas son bastante inadecuadas, que los virus y el clima no llevan pasaportes, que debemos resolver las causas subyacentes de nuestra vulnerabilidad a través de la colaboración global, las instituciones globales revitalizadas y la inversión en bienes públicos globales. Y nos dice cuán grandes son las externalidades que los mercados no pueden resolver.

La salud y el medio ambiente están íntimamente vinculados, así que no los separe en las políticas.

La salud de la especie humana y de todas las demás especies de la Tierra está condicionada por el entorno planetario que todos compartimos. El virus que saltó a los humanos en Wuhan y ahora mantiene al mundo encerrado es una respuesta al asalto de la humanidad al sistema planetario. Ese asalto está temporalmente en espera mientras dure el bloqueo global, pero aún con el potencial de continuar aumentando a una velocidad formidable. No debemos permitir que eso suceda.

No cuidar el planeta significa no cuidarnos a nosotros mismos. Nuestra continua penetración en espacios silvestres nos ha enfrentado con enfermedades que siempre están al acecho para saltar la barrera de especies de otros huéspedes. Nuestra comida, nuestro clima, nuestros recursos, nuestra salud, nuestra economía son parte del complejo sistema global en el que cada parte influye en todas las demás. Sería desastroso, por ejemplo, posponer nuestros intentos de controlar el cambio climático global mientras nos ocupamos del COVID-19.

Pero también nos habla de la capacidad humana para responder.

Rara vez, si es que alguna vez, se ha alertado a tanta gente tan rápidamente sobre un shock a gran escala. Por ansiosos e incómodos que estén, las personas han respondido haciendo enormes sacrificios personales al aceptar medidas sin precedentes al reconocer una amenaza existencial para la supervivencia colectiva de su comunidad. Las lecciones saludables para las sociedades humanas a menudo han precipitado cambios socioeconómicos y políticos más rápido y más allá de lo que los procesos normales pueden lograr. Debemos utilizar esas lecciones y la animada respuesta pública para reformar la forma en que vivimos en el planeta.

Una mayor conciencia pública puede ser una palanca poderosa para instituir el cambio. Crear conciencia sobre las dimensiones ambientales más amplias de COVID-19 es esencial. Debemos asegurarnos de que la atención no se desvíe del clima, de la degradación de la biosfera y de los ODS. No debe volver a la normalidad. Deberíamos pensarlo dos veces antes de reiniciar la economía basada en los hidrocarburos y, en cambio, aprovechar la oportunidad de pensar de manera más ecológica. Y debemos señalar que muchos de los países más afectados son aquellos en los que las políticas de libre mercado han erosionado las capacidades estatales e inducido un hábito de inacción gubernamental a favor del fundamentalismo de mercado.

¿Y qué hay de la respuesta de la ciencia? 

La respuesta científica inmediata a la pandemia es predominantemente biomédica. A medida que salimos de la fase aguda, esa comprensión biomédica debe integrarse en preocupaciones más amplias sobre la ecología global, incluidas sus dimensiones sociopolíticas y culturales. La ciencia de los sistemas globales es clave y es esencial promover el pensamiento sistémico entre los responsables políticos y los políticos. Así como las herramientas de la revolución digital han sido efectivas para monitorear y gestionar la pandemia, también deben serlo en el contexto ecológico más amplio, pero con un ojo atento a sus consecuencias para las libertades civiles.

También debería ser el momento para que el Movimiento de Ciencia Abierta alcance la mayoría de edad. Los datos abiertos, el acceso abierto a los resultados científicos y una nueva y vigorosa apertura a la sociedad podrían ser activos poderosos para permitir un cambio transformador. Estas son las prioridades que darán forma a la nueva normalidad de la ciencia internacional y que definirán el trabajo del Consejo Científico Internacional en el avance de la ciencia como un bien público mundial. Si podemos seguir aprovechando la ola de confianza pública en la ciencia a través de esta pandemia, ¿podemos aprovechar eso para movilizar un apoyo aún mayor para la acción climática?


Corona Sustainability Compass: administre hoy, domine el mañana. Corona Sustainability Compass es una nueva iniciativa liderada por UBS (Umweltbundesamt) en asociación con ISC, Future Earth y Stiftung 2 ° (Foundation 2 °). Para más información haga clic aquí 


geoffrey boulton

Profesor Regius de Geología Emérito, Universidad de Edimburgo; Investigación en geología / glaciología del cambio ambiental; Miembro de la Junta de Gobierno del Consejo Científico Internacional; ex miembro del Consejo de Ciencia y Tecnología del Primer Ministro del Reino Unido; ex presidente del Centro de Políticas Científicas de la Royal Society; ex presidente de la Comisión de Datos para la Ciencia y la Tecnología (CODATA)

Heide Hackman

La Dra. Heide Hackmann es la directora ejecutiva del International Science Council, y anteriormente fue directora ejecutiva del International Council for Science (ICSU) desde marzo de 2015. Antes de unirse a ICSU, Heide se desempeñó durante ocho años como directora ejecutiva del International Social Science Council ( ISSC).


Foto por La inclinación de Thijs on Unsplash

Ir al contenido