Regístrate

Tecnologías innovadoras y recuperación económica posterior al coronavirus: una perspectiva de las cadenas de valor globales

Se necesita con urgencia la cooperación tecnológica, financiera y la coordinación de políticas a nivel internacional para preparar a los países en desarrollo no solo para combatir el impacto de la pandemia, sino también para desarrollar sus competencias e infraestructura digitales para que no vuelvan a quedarse atrás en la recuperación económica posterior a la pandemia. Si no lo hacemos, no alcanzaremos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030.

Xiaolan Fu (傅晓岚) es el director fundador del Centro de Tecnología y Gestión para el Desarrollo (TMCD), profesor de Tecnología y Desarrollo Internacional y miembro del Green Templeton College. Fue nombrada por el Secretario General de las Naciones Unidas para el Grupo Asesor de Alto Nivel de Diez Miembros del Mecanismo de Facilitación de Tecnología de las Naciones Unidas y para el Consejo de Gobierno del Banco de Tecnología de las Naciones Unidas para los Países Menos Desarrollados. También es miembro del Consejo de Liderazgo de UN SDSN dirigido por Jeffrey Sachs y miembro del Consejo para la Transformación Económica Global copresidido por Joseph Stiglitz y Michael Spence.  https://www.qeh.ox.ac.uk/people/xiaolan-fu


La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto negativo significativo en el comercio mundial y la inversión extranjera directa. El costo del comercio mundial podría aumentar hasta en un tercio y el de la inversión extranjera directa (IED) global entre un 30% y un 40%, según la OMC.[ 1 ] y UNCTAD[ 2 ]. A principios de marzo, cuando la pandemia no se había desarrollado a nivel mundial, la UNCTAD informó que el coronavirus le había costado a la cadena de valor mundial 50 millones de dólares hasta ese momento.[ 3 ]. Una caída tan profunda en el comercio mundial y la IED tiene implicaciones de gran alcance en la economía y la sociedad. Veremos una posterior caída en los ingresos y las oportunidades laborales, y fluctuaciones de precios. Dado que el impacto varía según las industrias y los países, las desigualdades dentro y entre los países e incluso la pobreza en algunos países están aumentando inevitablemente. Este ensayo analiza el impacto variable de COVID-19 en el comercio mundial a través de un análisis detallado de los mecanismos de transmisión. Se presta especial atención al papel de la tecnología digital para cambiar la intensidad de contacto de la industria, mejorar la resiliencia de las cadenas de valor y ofrecer soluciones al desafío del distanciamiento social y fomentar nuevos impulsores del crecimiento económico para la recuperación económica pospandémica. . Argumenta que las tecnologías emergentes serán un motor de la recuperación económica global posterior al coronavirus, mientras que el desafío de la desigualdad y el empleo alcanzará un récord. La cooperación y la coordinación tecnológica, financiera y de políticas internacionales deben entrar en vigor ahora si somos serios en el objetivo de lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030 con los que la sociedad global se ha comprometido.  

¿Cómo afecta la pandemia a las cadenas de valor mundiales?

Mecanismos

La pandemia de COVID-19 golpea las cadenas de valor globales (CGV) a través de tres canales. Primero, interrumpe enormemente los sistemas de transporte y casi corta la logística de las cadenas de suministro en algunos casos. En las últimas décadas, las multinacionales han dividido el proceso de producción en segmentos finos y han reubicado estas pequeñas partes del proceso de producción en diferentes ubicaciones a nivel mundial, con el fin de maximizar sus ganancias. El comercio intraindustrial de repuestos y componentes dentro de las cadenas de valor mundiales representa más del 60% del comercio mundial. En un modelo de producción y comercio de este tipo, la logística estable y puntual es muy importante para la cadena de suministro. Cuando se bloquea cualquier parte de la cadena, toda la actividad de producción posterior se verá afectada. Por ejemplo, en Japón, la fabricación de automóviles se vio afectada porque algunas piezas de repuesto subcontratadas no se pudieron entregar a tiempo y no tenían stock debido al sistema de producción ajustada que adoptaron. Dado que los países han adoptado diversas medidas de control de fronteras y distanciamiento social, el transporte se reduce significativamente. En el primer trimestre de este año, el envío marítimo mundial se ha reducido en un 20%[ 4 ]. Como resultado, las cadenas de suministro se han visto seriamente interrumpidas.

El segundo canal por el cual la pandemia afecta a las cadenas de valor mundiales es a través de su interrupción en el lado de la oferta de la producción. Además de la interrupción de la cadena de suministro, se han introducido otras medidas como el cierre de los lugares de trabajo y el cierre del transporte público, que imponen limitaciones importantes a los insumos laborales en la producción. El tercer canal a través del cual COVID-19 afecta a las CGV es a través de la fuerte caída de la demanda. La caída de la demanda no fue significativa en enero y febrero, mientras que solo China fue el epicentro. Sin embargo, a partir de marzo de 2020, el virus se propagó a nivel mundial, y esto ha provocado una fuerte caída de la demanda. Se informó ampliamente sobre cancelaciones de pedidos, por ejemplo, cancelaciones de pedidos para fábricas de prendas de vestir en Sri Lanka y Bangladesh, y para fábricas de productos electrónicos en el sudeste asiático. A través de este canal, el impacto de la pandemia se ha transmitido a regiones como África, donde la pandemia no ha estallado. Los pedidos del norte global se cancelan, los precios de las materias primas caen en un 20% y se prevé que la cantidad total de comercio disminuya en un 50%.[ 5 ].

Variaciones sectoriales y nacionales

Sin embargo, la pandemia tiene diferentes impactos en diferentes sectores y en diferentes países. En general, hay cuatro factores que afectan el grado del shock pandémico en diferentes sectores y países. Estos son la intensidad de contacto de la industria, el grado de fragmentación de la CGV, el grado de digitalización de la empresa y el país y las medidas de cuarentena adoptadas por un país.

En primer lugar, si un sector es más intensivo en contacto, se verá más afectado que otros. Por ejemplo, los salones de belleza, los salones de belleza, los hoteles y la industria del turismo se ven muy afectados debido al intenso contacto entre el cliente y el proveedor de servicios. Sin embargo, para el sector de servicios financieros, consultoría empresarial y algunas partes de la industria minorista, que pueden mover sus actividades comerciales en línea, el impacto sobre ellos es menor. Durante la pandemia, las nuevas demandas también fomentaron el crecimiento de algunos sectores nuevos como la salud electrónica, el aprendizaje electrónico y el entretenimiento en línea. En segundo lugar, el grado de fragmentación de las cadenas de valor es importante. Si una cadena de valor está menos fragmentada, se verá menos afectada; en las cadenas de valor mundiales que están muy fragmentadas, como las industrias de la electrónica y del automóvil, el impacto será significativo.

En tercer lugar, también importa el grado de digitalización de una empresa y de un país. Aquí hay dos factores en juego. Un factor es la digitalización de la producción y los servicios. Algunas actividades comerciales son más digitalizables y algunas son menos o incluso no digitalizables. Por ejemplo, los servicios empresariales son más digitalizables, mientras que los servicios de belleza no lo son; en promedio, la manufactura es más digitalizable que la provisión de servicios. El otro factor es la capacidad de un país o de una empresa para digitalizar sus actividades comerciales. Las empresas que están más digitalizadas y automatizadas tienen menos trabajadores y utilizan más máquinas automatizadas o inteligencia artificial. Pueden realizar más actividades de producción en línea a través de actividades en línea o mediante el control remoto de la producción en las fábricas. Estas empresas, ya sean de fabricación o de servicios, tienen menos probabilidades de verse afectadas. Por ejemplo, en la ciudad de Londres, muchos de los servicios comerciales y las compañías financieras siguen funcionando en línea durante la pandemia y el tiempo de cuarentena. Por supuesto, los niveles de digitalización y la infraestructura digital de un país afectan significativamente el grado en que la digitalización de sus empresas puede llegar al mercado. Los países en desarrollo con una infraestructura digital más débil tienen menos capacidad para mover sus actividades comerciales en línea y, por lo tanto, se verán más afectados que sus pares de los países ricos.

Finalmente, las medidas de política, especialmente las medidas de cuarentena adoptadas por los gobiernos, también determinarán el grado de los choques que siente la economía en los diferentes países. Las medidas de cuarentena van desde medidas muy estrictas, como las adoptadas en China, hasta medidas mucho más flexibles, como las que se utilizan en EE. UU. Y Reino Unido. Como resultado, el impacto en los sectores de servicios y manufactura es diferente en diferentes países.

Debido a que los diferentes países tienen diferentes estructuras industriales, el impacto general de COVID-19 será diferente debido a las razones discutidas anteriormente. La mayoría de los países del norte global son básicamente economías de servicios. En los EE. UU. Y el Reino Unido, el 70-80% del PIB y el empleo provienen del sector de servicios, la mayoría de los cuales son servicios intensivos en conocimiento. En comparación con otros países que se basan principalmente en la manufactura, sus economías se verán menos afectadas si la tasa de contagio de la pandemia es la misma en todos los países. Los países de bajos ingresos están dominados por el sector informal y los sectores de servicios intensivos en contacto, como los pequeños minoristas, los restaurantes y las microempresas familiares. así como la agricultura o la extracción de recursos, para la cual la demanda global y los precios de las materias primas caerán considerablemente. Además, el nivel de digitalización también es bajo en estos países. No tienen la infraestructura digital y las competencias digitales para permitir una transición rápida a los negocios en línea. Como resultado, estos países de bajos ingresos se verán muy afectados.

Además de estos factores, esta pandemia profundizará la tendencia anterior. Estos factores macroeconómicos interactuarán, reforzarán y formarán un shock agregado para los países en desarrollo. En primer lugar, la Cuarta Industrialización y los avances técnicos realizados en automatización y digitalización han hecho económicamente viable la reubicación de algunas actividades manufactureras a países industrializados. En segundo lugar, el creciente nacionalismo económico y la ola de desglobalización han estimulado esta tendencia a la reestructuración con apoyo político. Como resultado, las empresas multinacionales están considerando la regionalización o localización de las cadenas de valor, así como la diversificación de las cadenas de valor mundiales. En tercer lugar, en los dos últimos años, esta tendencia se ha visto reforzada por la guerra comercial. La pandemia se ha profundizado en lugar de revertir estas tendencias. La autosuficiencia económica o incluso las economías estatales a menudo se discuten en el ámbito político y académico, a pesar de que no son económicamente eficientes. Los líderes empresariales ahora están pensando en cambiar la forma en que se organiza la empresa. La regionalización y diversificación de las cadenas de valor mundiales mediante la digitalización son opciones populares.

La automatización y la digitalización serán las protagonistas de la recuperación económica posterior al coronavirus

De cara a la recuperación económica posterior al coronavirus, es probable que la automatización y la digitalización sean las características estrella. En primer lugar, hay un papel importante que la tecnología digital y la automatización han jugado en la lucha de la comunidad global contra COVID-19. No solo detección temporal remota, limpiador de robots en hospitales, entrega de medicamentos con drones, materiales vivos y avisos, y seguimiento de personas infecciosas, sino también telesalud, comercio electrónico, educación en línea, entretenimiento en línea, conferencias en línea y sistemas de oficina en línea. todos han crecido rápidamente y han contribuido a la respuesta global al COVID-19 y a la sociedad y la economía.

En segundo lugar, algunos sectores, e incluso algunos sectores "nuevos", como la prestación de varios servicios en línea, ya han crecido rápidamente durante la pandemia debido al aumento de la demanda. No será sorprendente ver nuevas industrias estrella en la reorganización y reubicación de las CGV. Algunos países llenarán el vacío de las cadenas de valor mundiales reubicadas invirtiendo fuertemente en los sectores estrella del "futuro" de la economía digital, la innovación en aplicaciones digitales en las industrias tradicionales y el desarrollo de la infraestructura digital. Estos sectores serán nuevos motores de crecimiento económico.

En tercer lugar, las lecciones de la pandemia y la guerra comercial impulsarán a las empresas a desarrollar sistemas de producción y cadenas de suministro más resistentes. La transformación digital de las industrias y los sistemas de producción existentes será una opción popular para las empresas tanto de las industrias de fabricación como de servicios. La digitalización a menudo significa una mayor intensidad de capital y tecnología, y un menor uso de mano de obra. Los ingenieros pueden incluso gestionar el proceso de producción por control remoto. Esto hace que el proceso de producción se vuelva menos intensivo en contacto y, por lo tanto, se vea menos afectado por el distanciamiento social y las restricciones a la movilidad humana. Por lo tanto, la transformación digital, incluida la fabricación inteligente, los servicios inteligentes, el gobierno electrónico y la transformación verde digitalizada respaldada por 5G, big data, nube, Internet de las cosas y blockchain, transformará o incluso revolucionará la fabricación y la prestación de servicios públicos y privados.

Sin embargo, el aumento de la desigualdad se convierte al mismo tiempo en un desafío.

Debido a las diferencias en las habilidades, capacidades e infraestructura digitales, así como a las diferencias en la capacidad para invertir en nueva tecnología e infraestructura digital entre países, es probable que veamos un aumento de las desigualdades dentro y entre los países. La ventana de oportunidad para que los países de bajos ingresos se pongan al día se reducirá. Esto se verá agravado por el creciente proteccionismo en la economía mundial. Aunque la reubicación y regionalización de las cadenas de valor mundiales puede beneficiar a unos pocos países, la mayoría de los países en desarrollo, especialmente África y Asia meridional, no estarán mejor porque no están geográficamente cerca de los mercados ricos. Tampoco sus actuales capacidades industriales y condiciones de infraestructura están cerca del nivel que les permitiría llenar el vacío dejado por China en poco tiempo. Por el contrario, pueden verse afectados por las incertidumbres y volatilidades del mercado debido a la guerra comercial.

En resumen, las tecnologías emergentes, especialmente la automatización y la digitalización, serán un motor eficaz de la recuperación económica mundial posterior al coronavirus. Sin embargo, al mismo tiempo, la misión de reducir la desigualdad y promover trabajos decentes para todos será más desafiante de lo que enfrentamos ahora. Se necesita con urgencia la cooperación tecnológica, financiera y la coordinación de políticas a nivel internacional para preparar a los países en desarrollo no solo para combatir el impacto de la pandemia, sino también para desarrollar sus competencias digitales e infraestructura para que no vuelvan a quedarse atrás en la recuperación económica posterior a la pandemia. Si no lo hacemos, no alcanzaremos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030. 


Este ensayo aparecerá en Transnational Corporations Volumen 27, 2020, Número 2 más adelante en el año.


Ir al contenido