2020 ha sido declarado Año Internacional de la Sanidad Vegetal para inspirar a las personas a aprender más sobre la sanidad vegetal, de la que todos dependemos, y a tomar medidas concretas.

El año presenta una oportunidad para crear conciencia mundial sobre cómo la protección de la sanidad vegetal puede ayudar a acabar con el hambre, reducir la pobreza, proteger el medio ambiente e impulsar el desarrollo económico.

Datos y cifras breves

Las plantas son vida: Las plantas constituyen el 80% de los alimentos que comemos y producen el 98% del oxígeno que respiramos.

Beneficios económicos: El valor anual del comercio de productos agrícolas casi se ha triplicado durante la última década, principalmente en las economías emergentes y los países en desarrollo, alcanzando los USD 1.7 billones.

Una demanda creciente: La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que la producción agrícola debe aumentar alrededor del 60% para 2050 con el fin de alimentar a una población más numerosa y próspera.

Destrucción de plagas: Las plagas de las plantas son responsables de pérdidas de hasta el 40% por ciento de los cultivos alimentarios a nivel mundial y de las pérdidas comerciales de productos agrícolas por valor de más de USD 220 mil millones cada año.

Plagas hambrientas: Un millón de langostas pueden comer alrededor de una tonelada de comida al día, y los enjambres más grandes pueden consumir más de 100,000 toneladas por día, o lo suficiente para alimentar a decenas de miles de personas durante un año.

Impactos climáticos: El cambio climático amenaza con reducir no solo la cantidad de cultivos, reduciendo los rendimientos, sino también el valor nutritivo. El aumento de las temperaturas también significa que más plagas de plantas están apareciendo antes y en lugares donde nunca antes se habían visto.

Errores beneficiosos: Los insectos beneficiosos son vitales para la salud de las plantas (para la polinización, el control de plagas, la salud del suelo, el reciclaje de nutrientes) y, sin embargo, la abundancia de insectos se ha reducido en un 80% en los últimos 25-30 años.

Participa

Las recomendaciones de la FAO sobre qué podemos hacer para apoyar la sanidad vegetal:

  • A todos nos necesidad de respetar las normas fitosanitarias que se han establecido para proteger la agricultura, la silvicultura y el medio ambiente. Tenga cuidado al llevar plantas y productos vegetales (por ejemplo, semillas, verduras, flores cortadas) a través de las fronteras, incluso cuando realice pedidos de fuentes en línea. Las acciones cotidianas también incluyen la reducción de su huella ambiental, la protección de los recursos naturales y la difusión.
  • Si usted es un  agricultor o trabajo en agroindustria, puede tener una influencia directa sobre las plantas y la gestión de los recursos naturales. Las mujeres y los hombres que trabajan en la agricultura desempeñan un papel fundamental en la protección de la salud de las plantas.
  • Gobiernos puede proteger la sanidad vegetal de muchas formas, mejorando así la seguridad alimentaria, protegiendo el medio ambiente y facilitando el comercio.
  • Empresas del sector privado tienen un papel clave en la sanidad vegetal, ya que pueden contribuir al desarrollo de normas fitosanitarias mundiales y ayudar a implementarlas. El sector privado también es un motor de innovación en el ámbito de la sanidad vegetal y un actor clave en la producción y protección de plantas y productos vegetales.

Compartir:

Ir al contenido