Regístrate

La ciencia en tiempos de crisis Episodio 1 – ¿Qué podemos aprender de la historia?

ISC presenta: La ciencia en tiempos de crisis lanzó su primer episodio Ciencia, geopolítica y crisis: ¿Qué podemos aprender de la historia? con invitados expertos, la Dra. Egle Rindzeviciute y el Dr. Saths Cooper.

ISC Presenta: La Ciencia en Tiempos de Crisis es una serie de podcasts de 5 partes que explora lo que significa vivir en un mundo de crisis e inestabilidad geopolítica para la ciencia y los científicos de todo el mundo.

En este episodio nos acompañaron la Dra. Egle Rindzeviciute, Profesora Asociada de Criminología y Sociología en la Universidad de Kingston y el Dr. Saths Cooper, Presidente de la Unión Panafricana de Psicología. Profundizando en la historia contemporánea, exploramos dos ejemplos de la ciencia en tiempos de crisis, las décadas de la Guerra Fría entre 1950 y 1990, y la era del Apartheid en Sudáfrica.

A medida que las crisis, incluido el cambio climático inducido por el hombre, los crecientes niveles de desigualdad social y los nuevos conflictos geopolíticos continúan desarrollándose en todo el mundo, ¿hay lecciones que podamos aprender de la historia para la colaboración científica actual?

Expediente académico

acebo sommers: Vivimos en un momento en el que la guerra, los disturbios civiles, los desastres y el cambio climático impactan en casi todos los rincones del mundo. Y la crisis es, en muchos sentidos, inevitable. Junto con esto, están las geopolíticas sensibles que dan forma a la forma en que los formuladores de políticas y los gobiernos se preparan y reaccionan ante esas crisis.

Soy Holly Sommers, y en esta serie de podcasts de cinco partes del Consejo Internacional de Ciencias, exploraremos las implicaciones para la ciencia y los científicos de un mundo caracterizado por crisis e inestabilidad geopolítica. 

Para nuestro primer episodio y la introducción a nuestra serie, profundizaremos en la historia contemporánea para explorar dos ejemplos de ciencia en tiempos de crisis. Veremos dos crisis diferentes, la era del apartheid en Sudáfrica y las décadas de la Guerra Fría entre 1950 y 1990. Evaluaremos cómo cada crisis impactó a la comunidad científica, así como el papel de la ciencia y las organizaciones científicas durante la crisis misma. 

A medida que las crisis, incluido el cambio climático inducido por el hombre, los crecientes niveles de desigualdad social y los nuevos conflictos geopolíticos continúan desarrollándose en todo el mundo, ¿hay lecciones para la colaboración científica que podamos aprender de la historia?

Como nuestra primera invitada de hoy, estoy encantada de que me acompañe la Dra. Egle Rindzeviciute. Egle es profesor asociado de criminología y sociología en la Universidad de Kingston y tiene un doctorado en estudios culturales de la Universidad de Linköping en Suecia. Tiene un interés particular en la relación entre la gobernanza y el conocimiento científico, incluida la cooperación Este-Oeste durante la Guerra Fría. En 2016, Egle publicó 'El poder de los sistemas: cómo las ciencias políticas abrieron el mundo de la Guerra Fría'.

Muchas gracias por acompañarnos hoy. ¿Podría preguntarle primero sobre su interés en la cooperación Este-Oeste durante la Guerra Fría? ¿De qué nació eso? ¿Y qué es lo que le interesa de ese período de tiempo?

Egle Rindzeviciute: Realmente es una buena pregunta y gracias por hacerla. Realmente me preguntaba de dónde viene este interés. Y pensé que debía estar relacionado con mi infancia, nací en 1978, entonces eso significaba que vi derrumbarse el Telón de Acero, vi el colapso de la Unión Soviética y la apertura del país, por supuesto, desde el perspectiva de una persona muy joven en ese entonces. Pero eso también significó que experimenté lo que significaba vivir detrás de la Cortina de Hierro. Realmente me interesé mucho en las capacidades tanto personales como institucionales de los académicos y las instituciones en la Unión Soviética, para desafiar lo que era un sistema muy limitado y muy rígidamente controlado. Porque hubo algún movimiento a través de la Cortina de Hierro, y pensé que simplemente no había suficiente comprensión, no suficiente conocimiento de cómo estaba realmente organizado. También pensé que los años 1970 y 80, especialmente en el contexto de la Unión Soviética, fueron dos décadas descuidadas, y no me gustó, nací en los años 70, quería saber más sobre los años 70. Me pareció mal, pensé, pero ¿cómo es que este sistema tan estancado y reprimido se vino abajo y de una manera relativamente pacífica a finales de los 80 y principios de los 90? Así que esa fue otra razón que me llevó a investigar en particular, en ese período en particular.

acebo sommers: Y Egle, has investigado y trabajado mucho en la creación de instituciones, como mencionaste antes, las instituciones que cerraron la brecha Este-Oeste durante la Guerra Fría, especialmente en la formación de IIASA, el Instituto Internacional para Análisis de Sistemas Aplicados. ¿Podría contarnos un poco más sobre IIASA y específicamente la motivación detrás de su creación?

Egle Rindzeviciute: Me emocioné mucho cuando me topé con esta institución muy interesante de la que tal vez no mucha gente haya oído hablar, el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados, también conocido como IIASA. IIASA tiene su sede en Luxemburgo y fue establecida en 1972 por un grupo de países socialistas y democráticos liberales. Así que el principal iniciador fue Estados Unidos y obviamente el segundo socio más grande fue la Unión Soviética, pero esta institución fue concebida como multilateral. El IIASA fue especial porque se centró en la ciencia política, en la ciencia y el arte de la gobernabilidad, y eso es algo que realmente me intrigó como sociólogo del conocimiento y como historiador. Entonces, ¿cómo es posible que tanto los regímenes comunistas como los capitalistas puedan planificarse, gobernarse y administrarse de acuerdo con los mismos principios? De alguna manera, se sentía como si hubiera algo muy, muy interesante allí. Entonces, el instituto fue iniciado por los EE. UU., fue parte de una orientación de política exterior muy grande iniciada por Lyndon B. Johnson, quien buscaba construir puentes con Europa del Este y del Oeste para aumentar la presencia de los EE. UU., la presencia pacífica de los EE. UU. en el continente. Y así se acercó a algunos de los científicos líderes, en lo que en ese momento era uno de los campos de investigación más nuevos y de moda, que era la ciencia de la decisión, las ciencias de la gestión, algo que en ese momento se llamaba análisis de sistemas. Por lo tanto, había muchas esperanzas de que hubiera esta experiencia científica específica que ayudaría a difundir o resolver problemas sociales, económicos y ambientales. Y se pensó que tal vez esto podría formar una agenda no política. También fue interesante que estos enfoques gubernamentales administrativos fueran considerados como no políticos. Lo que es bastante sorprendente es que los líderes soviéticos y los científicos soviéticos aceptaron esta propuesta con las manos abiertas. Y una de las razones por las que lo hicieron fue que también se enfrentaban a esos problemas muy complejos que requerían conocimientos científicos muy avanzados. Pero también la esperanza del lado soviético era tener un acceso más directo a la tecnología occidental, especialmente a la tecnología informática, porque eso es lo que se utilizó para crear nuevas formas de experiencia científica. Entonces, se puede decir que tal vez no era un objetivo explícito, pero lo encuentras en los archivos, esperaban usar IIASA para la transferencia de tecnología, que estaba limitada debido a la Guerra Fría. Pero finalmente, también fue la motivación del prestigio internacional. Entonces, la Unión Soviética quería aparecer como una potencia científica líder y sintió que esta era la plataforma institucional adecuada para hacer ese tipo de presencia.

acebo sommers: Y me preguntaba, ¿podría contarnos un poco sobre el papel que tuvo la ciencia en quizás influir en la estrategia de la Guerra Fría? Estoy pensando especialmente en el papel de los científicos para convencer a los políticos de la teoría de un invierno nuclear y la evidencia científica crítica utilizada para disuadir tanto a los EE. UU. como a la Unión Soviética de usar armas nucleares y en el proceso de desarme en general.

Egle Rindzeviciute: Si, absolutamente. Mencionaste el estudio del invierno nuclear, y es realmente un momento tan importante tanto en la historia de las armas nucleares como en la historia de la ciencia del clima y la comprensión del cambio climático global, porque los dos realmente se unieron a través de esta investigación. Entonces, la idea misma de que una guerra nuclear podría tener impactos ambientales globales fue desarrollada por dos científicos climáticos muy prominentes, el físico atmosférico Paul Crutzen, a quien quizás muchos conocerían como el padre del concepto de Antropoceno, y John Birks, a quienes se acercó el Revista sueca Ambio en 1982. Y se les preguntó a Crutzen y Birks si sería posible simular con computadoras, con modelos climáticos de circulación global, ¿cuál sería el impacto ambiental si hubiera una guerra nuclear global total? Y así lo hicieron, y descubrieron que podría haber un fuerte impacto del enfriamiento global, debido a tantas explosiones nucleares poderosas, que tienen muchas partículas en la estratosfera, creando una nube, lo que hace que las temperaturas caigan 20, o incluso más. grados, por lo que básicamente, casi todo el hemisferio norte se volvería inhabitable. Así que 1982, 1983 y 1984 fueron los años clave en los que colaboraron los académicos soviéticos y occidentales; realizaron ejercicios de modelado independientes de esos impactos ambientales, y todos encontraron diferentes grados, pero bastante notables y bastante significativos, de enfriamiento atmosférico que cambiaría todo el clima global, por lo que los océanos se enfriarían, sistemas ecológicos completos colapsarían e incluso un pequeño y Se demostró que la guerra nuclear limitada tiene efectos ambientales irreversibles y extremadamente dañinos. Y coincidió que los principales resultados de un estudio salieron en 1985, y el líder de un grupo soviético, Nikita Moiseyev, fue designado como uno de los asesores de Mikhael Gorbachev, quien inició no solo las reformas de la economía soviética, sino que también también inició el desarme nuclear. Y en sus memorias, Gorbachov atribuye su política hacia el desarme al estudio del invierno nuclear, que lo inspiró a hacerlo.

acebo sommers: Otro ejemplo de investigación científica que salvó la brecha Este-Oeste durante la Guerra Fría fue el Año Geofísico Internacional en 1957, organizado por el Consejo Internacional de Uniones Científicas, la organización predecesora del Consejo Internacional de Ciencias. El Año Geofísico fue un gran esfuerzo multinacional que condujo a muchos descubrimientos, como las dorsales mediooceánicas, que confirmaron la teoría de la deriva continental. Y un enfoque renovado en la cooperación científica en la Antártida durante el Año Geofísico también condujo al Tratado Antártico en 1959, del cual todos los países principales ahora son signatarios, y que restringe las actividades en la Antártida a fines pacíficos. Egle, ¿crees que estos esfuerzos continuos y sostenidos de la ciencia y los científicos para continuar colaborando internacionalmente independientemente del contexto político, crees que fueron fundamentales para ayudar a poner fin a la Guerra Fría? 

Egle Rindzeviciute: Creo que sí, absolutamente, de hecho, y diría que fueron fundamentales para poner fin a la Guerra Fría de una manera pacífica, lo cual es muy, muy importante. Y creo que esa es otra razón por la cual la diplomacia científica es tan importante, porque no se trata solo del resultado general, sino también del proceso y la forma en que se logra ese resultado y sus consecuencias, y eso no se puede subestimar. Entonces, una de las razones por las que esos grandes esquemas de colaboración científica fueron clave para eso fue precisamente porque estaban mejorando el entendimiento mutuo. Entonces, lo que es realmente sorprendente, cuando observa esos esquemas de colaboración científica durante la Guerra Fría, es cuán decididos estaban los científicos de todos los lados para mantener la paz y asegurar de alguna manera el futuro para evitar la tercera guerra mundial, ese objetivo genuinamente sentido para todos. a ellos. Al pensar en los países del bloque soviético, por supuesto, también fue muy importante experimentar las formas en que funciona la democracia y en que la ciencia misma, como institución profesional, funciona en Occidente. Entonces, por supuesto, agregó una motivación adicional para que esos actores impulsen la reforma en el país. Y ese fue un tipo de experiencia realmente muy importante, encontrar y obtener diferentes modelos. Pero obviamente, esta forma extremadamente reprimida e ideológicamente distorsionada de llevar a cabo la investigación científica en el bloque soviético fue un fracaso y los científicos lo sintieron como tal. Creo que experimentar también una falta de animosidad y una especie de proyección de ambas sociedades hacia el futuro, de manera alineada, también es algo que alimenta ese proceso pacífico. Entonces, cuando las cosas finalmente se transforman, reforman o se desmoronan, como en la Unión Soviética, todo ese tipo de infraestructura social, se puede decir, de expectativas, de versiones futuras, creo que eso es algo que reduce la posibilidad de conflicto.

acebo sommers: Egle, el mundo vive con COVID, con conflicto internacional y cambio climático, y el potencial de divisiones geoestratégicas profundas y duraderas tiene un impacto significativo no solo en asuntos geoestratégicos, sino también en las agendas críticas de los bienes comunes globales, incluida la sostenibilidad. ¿Cuáles cree que son las principales lecciones de la colaboración científica internacional durante la Guerra Fría, que tal vez puedan aplicarse a las crisis y tensiones geopolíticas actuales?

Egle Rindzeviciute: La lección principal probablemente sería que tal colaboración internacional tiene que ser debidamente financiada. Es muy costoso conseguir que las personas adecuadas se comprometan con esquemas de colaboración internacional durante un largo período de tiempo y se necesita un largo período de tiempo para desarrollar tanto las conexiones personales como la calidad de los datos que se van a recopilar. Otra lección, quizás con la que IIASA luchó realmente a lo largo de esas dos décadas, fue seleccionar a las personas adecuadas para participar en la colaboración. Como todos saben, hay científicos dedicados a la investigación y al avance del conocimiento, pero luego hay una especie de diplomáticos científicos de carrera, se puede decir, y hay personas que son convenientes y que están como insertas en tales programas por esta 'diplomacia vía uno'. ' y todos son importantes, pero cuando se habla de una generación de conocimiento genuinamente nuevo y de su avance, trabajando contra una mayor fragmentación, es realmente importante comprometerse con ese tipo de científicos que están realmente mejor posicionados, que tienen talento , y también los que se dedican a trabajar por el bien público. Y en parte, la razón por la que IIASA tuvo éxito en tantos aspectos fue que pudieron obtener precisamente a esos científicos, y los documentos de archivo realmente muestran cuánto esfuerzo se puso para asegurar eso. De modo que la colaboración no es solo un escaparate, sino que tiene algo sustantivo. Y también el internacionalismo de esos esquemas, para que sean multilaterales y que involucren a académicos de todos los contextos diferentes también es muy importante porque este componente internacionalista es algo que mantiene bajo control la veracidad del conocimiento. Tener equipos genuinamente internacionales también ayuda a reducir el sesgo. Y puede ayudar a reducir las acusaciones, las acusaciones infundadas de que ciertos datos pueden estar sesgados cuando los políticos de algunos países pueden encontrarlos inconvenientes.

acebo sommers: Lo mencionaste brevemente antes, pero solo para volver, la Guerra Fría fue un período clave de la historia en el uso de la proyección del poder blando, la diplomacia científica y la cooperación científica internacional. ¿Diría usted que, en muchos sentidos, el período de la Guerra Fría fue el nacimiento de la diplomacia científica? Y si es así, ¿cuáles fueron las razones de ello?

Egle Rindzeviciute: Bueno, la ciencia siempre estuvo enredada con la política, lo que es nuevo con la Guerra Fría, incluso usaría el 'período de posguerra', es este entendimiento de que no se pueden tomar decisiones políticas sin experiencia científica. Creo que eso es algo que realmente impulsó a la ciencia a una posición más sustantiva frente a la diplomacia. Así que si, antes de eso, la ciencia era más como el usuario de la diplomacia, por así decirlo, o se convirtió en una herramienta de ella, aunque cuando uno mira la historia de la construcción de naciones, por supuesto, es mucho más complicado que eso, y la pérdida de experiencia científica se utilizó para argumentar el establecimiento de nuevos estados nacionales. Pero después de la Segunda Guerra Mundial, se volvió muy, muy complejo, y debido a que la diplomacia se trataba de energía, se trataba del medio ambiente, el crecimiento de la población y, por supuesto, los científicos formaron parte del proceso diplomático.

acebo sommers: Después de escuchar cuán instrumental fue la diplomacia científica durante el período de la Guerra Fría, pasamos ahora a otro ejemplo de la historia contemporánea y exploramos el papel de la ciencia y las organizaciones científicas durante el Apartheid. 

Nuestro segundo invitado de hoy es el Dr. Saths Cooper, Saths es presidente de la Unión Panafricana de Psicología y colaborador cercano del difunto Steve Biko. Saths desempeñó papeles de liderazgo en la lucha contra el apartheid a fines de la década de 1960, así como en el advenimiento de la democracia en Sudáfrica a principios de la década de 1990. Prohibido, arrestado domiciliario y encarcelado durante nueve años, pasando cinco años en el mismo bloque de celdas de Robben Island que Nelson Mandela, fue declarado víctima de graves violaciones de derechos humanos por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica. Es graduado de las universidades de Sudáfrica, Witwatersrand y Boston, donde obtuvo su doctorado en psicología clínica y comunitaria como becario Fulbright. Saths fue miembro de la junta directiva del ISC y de CFRS, el Comité para la Libertad y la Responsabilidad en la Ciencia. 

acebo sommers: El apartheid, que significa 'apartamiento' en afrikaans, fue un sistema legislativo que representó una época de políticas opresivas y segregacionistas sostenidas contra los sudafricanos negros, asegurando una experiencia de vida muy diferente para sus ciudadanos. Dr. Cooper, ¿puede decirnos cómo era la vida durante esta época?

saths cooper: Bueno, era bastante diferente a lo que es ahora, había una segregación completa, según cómo te clasificaban. Y eso se aplicaba desde el residencial, dónde vivía, dónde estudiaba, en qué recreación, actividades deportivas podía participar, incluso las compras que hacía, tenían que ser, en lugares particulares, si iba a la ciudad, a veces ciertos lugares eran fuera de los límites para usted. En la mayoría de los pueblos rurales o más pequeños, habría una entrada lateral por la que entraba o salía. Y si era un restaurante, o un lugar donde comprabas comida, te servían desde una pequeña escotilla. Entonces era un aislamiento racial completo, y uno iba a la escuela, en un lugar reservado para cualquier grupo de raza en el que estuvieras clasificado.

acebo sommers: Cuando hablamos de crisis, tendemos a centrarnos en situaciones en las que la crisis golpea de forma inesperada o repentina. Sin embargo, el Apartheid fue una crisis a largo plazo durante la cual muchos sufrieron bajo un sistema de represión en curso. Me pregunto cuál fue el impacto del régimen racista y autoritario en científicos individuales como usted. ¿Quizás motivó su campo de trabajo o lo inspiró en algo?

saths cooper: Bueno, para mí también fue un poco diferente, porque entré en el University College reservado para mi grupo de raza. Y me expulsaron en segundo año de esa universidad pero ya había empezado a hacer psicología, nunca tuve la intención de entrar en psicología. Cuando me expulsaron, comencé a ejercer la abogacía y luego, para resumir, fui acusado y arrestado junto con Steve Biko, el actual presidente Cyril Ramaphosa y toda una serie de personas, y finalmente fui acusado y fui el primer acusado en este caso. Y después de eso, decidí que no voy a hacer leyes, así que dejé de hacer leyes. Pero, curiosamente, cuando me sentenciaron a Robben Island, a mí y a mi compañero acusado se nos negaron los estudios. Entonces, incluso Mandela estaba estudiando y a nuestro grupo, porque todos somos estudiantes universitarios, se les negó el estudio, a este grupo se le negaron los privilegios de estudio. Y decidí que voy a continuar con la psicología en los últimos dos años, pude terminar mi primer grado con tres especializaciones, psicología, filosofía e inglés. Y me di cuenta de que necesitaba tener una carrera. Entonces esa carrera era psicología y probablemente mis experiencias me hicieron elegir esa carrera. Sin embargo, la psicología estaba restringida, estaba restringida a los blancos. Si eras negro, se te permitía entrar pero bajo ciertas condiciones. Me dediqué a la psicología cuando salí de Robben Island, hice un posgrado en la Universidad de Fitz, e incluso allí, ser elegido para el programa de capacitación clínica fue una excepción. Terminé terminando un doctorado en psicología, y luego volví a casa, enseñé psicología, pero nuevamente, en condiciones restringidas, porque el apartheid estaba en su apogeo, aunque era 1990, los cambios estaban comenzando a suceder, Nelson Mandela fue liberado, y comenzó la trayectoria de una Sudáfrica democrática. Pero muchas de nuestras profesiones todavía estaban bajo esa limitación, por así decirlo. Así que practicar o enseñar psicología, o investigar tiene un gran impacto en cómo uno lo hace porque el sistema no lo permitía, incluso si se involucraba con sujetos que no eran blancos, era un problema, pero si eran blancos, era más de un problema. Entonces, ese tipo de cosas que creo que para la mayoría de las personas, en cualquier parte del mundo, parecerán bastante extrañas, fueron formativas para mí y, a pesar de eso, persistí en la psicología y seguí, terminando donde terminé convirtiéndome en presidente de la Unión Internacional para Ciencias Psicológicas, etc.

acebo sommers: ¿Podría hablarnos sobre cómo el apartheid realmente impactó en la comunidad científica y en la investigación que estaba ocurriendo en Sudáfrica?

saths cooper: Mire, gran parte de la investigación se basó en la raza para sustentar el sistema del Apartheid. Entonces ves eso ahora en sistemas cerrados, o sistemas que pretenden ser abiertos. Pero en última instancia, es el gobierno, es el ejército, es el pueblo el que protege o pretende proteger la soberanía y la seguridad de ese país, dando forma a cómo investigamos las cosas. Entonces, muchos científicos, particularmente en los llamados países democráticos del Norte, no aprecian que la investigación que eliges hacer a menudo termina siendo parte de una agenda gubernamental; a veces bueno, a veces benigno, pero a veces malévolo, y la ciencia se puede usar para bien, pero también hay ciencia que se usa para mal, la que destruye a las personas, las armas químicas, los tipos de destrucción creados en tiempos de conflicto, los tipos de sistemas de vigilancia. se utiliza para asegurar que ciertos grupos de personas queden atrapados, todo eso son productos de la ciencia y la innovación, si se quiere, la tecnología, pero pueden desempeñar papeles malévolos, y el nuestro es asegurarnos de que eso no suceda. Y viniendo de un sistema en el que he sido muy consciente de ese tipo de restricciones, todavía surge, incluso en la democracia aquí y en otros lugares, el problema de que las personas no son iguales, que las personas son de alguna manera superiores o inferiores, y que no podemos contribuir de la misma manera a la resolución de un mismo problema. Sucede que nuestra biología es accidental, y donde vivimos es accidental, porque ser científico, ser intelectual, puede ser muy peligroso en muchos contextos. E incluso en el contexto que está sucediendo ahora en Europa Central, con la guerra en Ucrania, puede ser peligroso expresar una visión que va en contra de las narrativas actuales.

acebo sommers: Y solo quería pasar un poco al boicot académico durante el Apartheid, que fue un elemento significativo de la lucha internacional contra el Apartheid. Me pregunto, ¿hasta qué punto cree que el boicot académico fue una estrategia política efectiva para lograr el fin del Apartheid?

saths cooper: Bueno, mire, las sanciones en su conjunto tendieron a funcionar en el caso de Sudáfrica, porque a fines de la década de 1980, de Klerk, cuando era presidente, se dio cuenta de que había ascendido a un estado que estaba en bancarrota, literal y figurativamente, y que todo el mundo consideró al Apartheid como ese crimen contra la humanidad que la Asamblea General de las Naciones Unidas encontró. Estaba completamente a favor de las sanciones y los boicots; mirando hacia atrás, ya sabes, y no soy una persona religiosa, pero dice en la Biblia, cuando era niño, hablaba como un niño, tengo que mirar hacia atrás y pensar, sí, funcionó. hasta cierto punto, pero ¿es la herramienta más efectiva para usar? Y puedo decir, sin duda, ahora, que la reacción instintiva de querer boicotear a un grupo de científicos, o a un territorio o jurisdicción en particular, por lo que hace su liderazgo político, no por lo que están haciendo esos científicos, es principalmente incorrecto. Entonces, boicotear, permítanme usar un ejemplo muy real, boicotear a los científicos rusos, por lo que hace el Kremlin, está mal. Uno necesita mantener las puertas abiertas, involucrarse con esos científicos, mostrarles que el resto del mundo todavía se está involucrando con ellos, porque no quieres que las personas se sientan aisladas, que sientan que están siendo vistos como un grupo. o como individuo incluso y siendo excluido. Y sabemos que hay muchos científicos que no apoyan ese régimen en lo que hace, pero igualmente en cualquier otro contexto debemos mantener las puertas abiertas para la comunicación. Si no nos comunicamos incluso con las personas con las que no estamos de acuerdo, ¿qué esperanza hay para nosotros?

acebo sommers: Me pregunto si tal vez podría explicar cómo trabajó la comunidad científica sudafricana para restablecer la cooperación científica internacional después del apartheid y el boicot.

saths cooper: Bueno, sucedió porque aquellos de nosotros que éramos parte de ser excluidos jugamos ese papel, no aquellos que se beneficiaron, no aquellos con quienes ICSU y otros organismos tendían a relacionarse, éramos el resto de nosotros los que estábamos del otro lado; y abrimos las puertas, no llevamos ninguna venganza, ningún dolor que, ya sabes, tal y tal estaba trabajando en el otro lado, en realidad fuimos más allá de eso, en realidad tendíamos a ignorarlos, porque necesitaban ser parte de lo que estábamos haciendo, estábamos estableciendo la agenda. Entonces, no hay un área en este momento, en el crecimiento intelectual del país, desde la ciencia hasta otras áreas, ya sea legal, ya sea diplomática, en la que no tengamos una apertura creada que todos estén aprovechando al máximo. Y efectivamente, los antiguos opresores, la gente del otro lado, se han beneficiado de eso, no creo que guardemos rencor por eso, es como debe ser. Sin embargo, creo que algunos de ellos no han sido lo suficientemente grandes como para reconocer algunos de los cambios que creamos para ellos. Y afortunadamente, la generación más joven, nuestros estudiantes, los científicos emergentes, no tienen que lidiar con eso, porque son vistos como ciudadanos, iguales, con plena humanidad y dignidad, y pueden jugar en cualquier espacio, el mundo, literalmente es su ostra.

acebo sommers: Y solo para nuestra pregunta final, me preguntaba, ¿qué lecciones clave podemos aprender, cree usted, de la situación de la ciencia bajo el Apartheid, y su consecuente transformación, para la ciencia en crisis hoy?

saths cooper: Vivimos en una sociedad que se mueve y cambia rápidamente. Entonces, a lo que estamos acostumbrados, puede que no esté constantemente allí. Y la forma en que tratamos a los que están peor entre nosotros respalda nuestra propia afirmación de ser completamente humanos, de ser afirmativos en lo que hacemos. Porque allí, excepto por la gracia de ese gobierno en particular, los gobiernos pueden cambiar. Deberíamos pensar en cómo tratamos a los demás si se enfrentaran a este tipo de problemas, porque solo toma un nanosegundo para que las cosas cambien, y nuestra propia situación se vuelve precaria, como lo hará.

acebo sommers: Al final de nuestras conversaciones, les pedimos a nuestros invitados que compartieran un pensamiento de despedida sobre lo que los inspira a medida que miran hacia el futuro.

Egle Rindzeviciute: Así que creo que aquí es donde la diplomacia científica también es tan importante porque es profundamente humana, no se trata solo de ciencia, se trata de científicos. Y, por supuesto, los científicos son bastante privilegiados, disfrutan de una posición muy privilegiada en la sociedad, son educados, están bastante acostumbrados a viajar, sus habilidades y conocimientos son bastante transferibles, pero siguen siendo personas y quedan traumatizados por toda la situación. . Entonces, apoyar a los científicos de Ucrania, pero también apoyar a los científicos que hablan en contra de Rusia, y que huyeron de Rusia, que votaron con los pies, y los que se quedaron pero trabajan para hacer algo contra el régimen agresivo del Kremlin, creo que apoyar a esas personas es probablemente la mejor estrategia a corto plazo para la diplomacia científica, y hay mucho arte en este momento, lo cual es realmente inspirador.

saths cooper: Las restricciones a los seres humanos son algunas cosas que no deberían estar sucediendo. No debería haber restricciones sobre lo que uno elige hacer con su carrera, y no debería haber restricciones por parte de los gobiernos. Y es por eso que creo que el ISC, CFRS y otros comités permanentes importantes están tratando de igualar esa anormalidad donde existe ahora mismo en condiciones de guerra, en condiciones de sanciones, en condiciones de regímenes totalitarios y otros. Entonces, todos esos tipos de problemas, creo que no deberían estar ahí. Debido a que todos somos seres humanos y debemos ser tratados por igual, debemos tratar a los demás por igual como esperamos que nos traten a nosotros mismos.

acebo sommers: Muchas gracias por escuchar este episodio de Ciencia en Tiempos de Crisis. En el próximo episodio de nuestra serie, nos centraremos en las crisis actuales y exploraremos cómo los intereses nacionales pueden afectar las capacidades de la ciencia colaborativa, la comunidad científica y la sociedad. Discutiremos las pandemias de COVID-19 y SIDA con el epidemiólogo líder mundial Salim Abdool Karim, y la tumultuosa relación entre ciencia y política de Brasil con la profesora Mercedes Bustamante de la Universidad de Brasilia, quien ha contribuido a conversaciones y comités multilaterales vitales sobre ecosistemas, uso de la tierra y cambio climático.

Las opiniones, conclusiones y recomendaciones de este podcast son de los propios invitados y no necesariamente del Consejo Internacional de Ciencias.

Obtenga más información sobre el trabajo del ISC sobre la libertad y la responsabilidad en la ciencia.

Libertades y responsabilidades en la ciencia

El derecho a participar y beneficiarse de los avances de la ciencia y la tecnología está consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos, al igual que el derecho a participar en investigaciones científicas, a perseguir y comunicar conocimientos y a asociarse libremente en tales actividades.

Ir al contenido