Regístrate

Estrategia, planificación y revisión.

Cambio de ecosistema y bienestar humano

Prioridades de investigación y seguimiento basadas en los resultados de la Evaluación de ecosistemas del milenio.

Resumen

Informe de un grupo ad hoc ICSU-UNESCO-UNU.

La Evaluación de Ecosistemas del Milenio (EM) fue solicitada por el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, en 2000. Iniciada en 2001, el objetivo de la EM era evaluar las consecuencias del cambio de los ecosistemas para el bienestar humano y la base científica para la acción. necesarios para mejorar la conservación y el uso sostenible de esos sistemas y su contribución al bienestar humano. El MA ha involucrado el trabajo de más de 1360 expertos en todo el mundo. Sus hallazgos, contenidos en cinco volúmenes técnicos y seis informes de síntesis, proporcionan una evaluación científica de vanguardia de la condición y las tendencias en los ecosistemas del mundo y los servicios que brindan (como agua potable, alimentos, productos forestales, control de inundaciones y recursos naturales) y las opciones para restaurar, conservar o mejorar el uso sostenible de los ecosistemas.

La conclusión de los hallazgos de MA fue que las acciones humanas están agotando el capital natural de la Tierra, ejerciendo tal presión sobre el medio ambiente que la capacidad de los ecosistemas del planeta para sostener a las generaciones futuras ya no puede darse por sentada. Al mismo tiempo, la evaluación muestra que con las acciones apropiadas es posible revertir la degradación de muchos servicios de los ecosistemas durante los próximos 50 años, pero los cambios requeridos en las políticas y prácticas son sustanciales y no se están llevando a cabo actualmente.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), como parte de los procedimientos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), inició una valoración independiente de la EM que se completó en septiembre de 2006. Además, el Comité de Auditoría Ambiental del Reino Unido de la Cámara de los Comunes sometió una evaluación de la EM y publicó sus resultados en 2007. Ambas evaluaciones informaron que el objetivo técnico de la EM de evaluar la capacidad de los ecosistemas para apoyar el bienestar humano demostró ser innovador y de gran alcance. Por lo tanto, se reconoce ampliamente que el énfasis de la EM en los servicios de los ecosistemas y su importancia para el bienestar humano ha contribuido de manera importante a vincular la conservación de la biodiversidad con el alivio de la pobreza.

Sin embargo, las evaluaciones también concluyeron que hasta el momento había poca evidencia de que la EM haya tenido un impacto directo significativo en la formulación de políticas y la toma de decisiones, especialmente en los países en desarrollo. Además, en determinadas áreas, el MA no proporcionó la síntesis esperada, ya que faltaba el conocimiento científico.

Los patrocinadores clave de la EM, incluidos ICSU, UNESCO y UNU, identificaron la necesidad de un enfoque coordinado para llevar adelante los hallazgos de la EM para maximizar su impacto en las comunidades científicas y políticas. Un Grupo Asesor de Seguimiento de la EM preparó una estrategia, cuyo objetivo era orientar las actividades de seguimiento llevadas a cabo por las organizaciones involucradas en el proceso de seguimiento de la EM de manera coordinada y coherente para maximizar su impacto. Como parte de esta estrategia, el ICSU, la UNESCO y la UNU se ofrecieron a ayudar a fortalecer la base de conocimientos para el cambio de los ecosistemas y el bienestar humano mediante la identificación de las lagunas en la comprensión científica que habían tenido un impacto negativo en la realización de la EM. Los patrocinadores esperan que se estimulen nuevas investigaciones científicas de modo que cuando se lleve a cabo una nueva evaluación científica de la biodiversidad, los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano, se pueda proporcionar una base mucho más firme mediante los esfuerzos para investigar la interfaz entre los sistemas biológicos y sociales.

El informe actual describe las lagunas en el conocimiento científico identificadas por un grupo de expertos designados por ICSU, UNESCO y UNU. Las lagunas de investigación identificadas se relacionan con la forma en que los seres humanos influyen en los ecosistemas y sus servicios. Esta área de investigación se ha llevado a cabo durante bastante tiempo, pero debería complementarse con estudios para investigar más a fondo los vínculos entre la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas.

La forma en que los cambios en los ecosistemas y sus servicios afectan el bienestar humano es un área nueva de investigación y aún queda mucho por hacer. Esto incluye mejores métodos para la valoración económica de los servicios de los ecosistemas. También es esencial comprender mejor cómo los diversos servicios de los ecosistemas están vinculados y se afectan entre sí.

La pobreza es fundamental para que la comunidad mundial aborde los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas. Si bien sabemos que la pobreza puede exacerbarse a través de cambios en los ecosistemas y sus servicios, no existe una comprensión suficiente de lo que constituye el bienestar humano y la pobreza y cómo esto está relacionado con los servicios de los ecosistemas. Es importante mejorar las capacidades de predicción, por ejemplo mediante modelos, para evaluar los impulsores directos e indirectos del cambio del ecosistema y para dilucidar aún más los cambios abruptos y no lineales. El informe también aborda cómo las acciones humanas pueden afectar los cambios de manera positiva, incluida la necesidad de una gestión adecuada a través de instituciones y asociaciones adecuadas.

Para llevar a cabo investigaciones y evaluaciones comparativas internacionales, es necesario realizar un seguimiento de las variables clave para poder documentar los cambios a lo largo del tiempo. El informe aborda las necesidades de datos y destaca la importancia de monitorear tanto las variables naturales como las socioeconómicas. Aunque existen muchos esfuerzos internacionales, como el Sistema de sistemas de observación global de la Tierra (GEOSS), se están realizando pocos esfuerzos para recopilar datos socioeconómicos georeferenciados y también se debe agregar un nuevo conjunto de variables que describen los servicios de los ecosistemas al monitoreo global. sistemas.

Es importante que se desarrollen mecanismos para asegurar que la agenda científica se pueda desarrollar de manera participativa involucrando a las partes interesadas relevantes, así como asegurar que existan plataformas de diálogo para asegurar que el conocimiento científico pueda informar la toma de decisiones y políticas.

El informe propone el desarrollo de un nuevo programa de investigación de 10 años — Humanos, ecosistemas y bienestar (HEW) — con la misión de fomentar la investigación coordinada para comprender la relación dinámica entre los seres humanos y los ecosistemas. Habrá un enfoque regional con algunos sitios de investigación, donde equipos multidisciplinarios de científicos llevarán a cabo investigaciones guiadas por un protocolo común dentro del contexto del marco conceptual de la maestría. A escala mundial, la atención se centrará en los impulsores mundiales del cambio en los servicios de los ecosistemas y las implicaciones de dicho cambio en múltiples escalas que unen las escalas mundial y local / regional. Este trabajo debe realizarse en colaboración con otros socios, como los programas de investigación del cambio global y la Asociación de Ciencias del Sistema Terrestre (ESSP). Las reservas de la UNESCO sobre el hombre y la biosfera y los sitios internacionales de investigación ecológica a largo plazo podrían proporcionar sitios de investigación adecuados para la empresa.

Un hilo conductor del informe es la necesidad de fortalecer la colaboración entre los científicos naturales y sociales, que incluya también las disciplinas tecnológicas y de la salud. Por lo tanto, la nueva iniciativa debe asegurar un acercamiento a la generación joven de científicos para convencerlos de la importancia de abordar los temas cruciales identificados por la EM.


Ir al contenido