Defender la práctica científica libre y responsable

El derecho a participar y beneficiarse de los avances de la ciencia y la tecnología está consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos, al igual que el derecho a participar en investigaciones científicas, perseguir y comunicar conocimientos y asociarse libremente en tales actividades. Pero los derechos van de la mano con las responsabilidades; en la práctica responsable de la ciencia y la responsabilidad de los científicos de aportar sus conocimientos en el espacio público. Ambos son esenciales para la visión del ISC de la ciencia como un bien público global.

Defender la práctica científica libre y responsable

El compromiso de proteger estas libertades y defender estas responsabilidades está incorporado en los Estatutos del Consejo, como fundamental para el avance científico y el bienestar humano y ambiental. El Comité del Consejo para la Libertad y la Responsabilidad en la Ciencia (CFRS) tiene el mandato de supervisar este compromiso. El trabajo del CFRS en los próximos años estará relacionado con la necesidad de respuestas efectivas al discurso anti-ciencia y un reexamen del significado de la libertad y responsabilidad científicas en el siglo XXI. 



La libertad de los científicos para buscar conocimientos e intercambiar ideas libremente se combina con la responsabilidad de los científicos de mantener conclusiones científicamente defendibles, junto con la responsabilidad de las instituciones científicas de aplicar altos estándares de razonamiento lógico y respeto por la evidencia, la replicabilidad y la precisión.

Hay cuatro libertades científicas fundamentales que el ISC busca defender:

Estas libertades se ven amenazadas por ataques a los valores de la ciencia y por casos individuales de discriminación, acoso o restricción de movimiento. Tales amenazas pueden basarse en factores relacionados con el origen étnico, religión, ciudadanía, idioma, opinión política o de otro tipo, identidad de género, orientación sexual, discapacidad o edad. Su entorno es a menudo complejo y puede resultar difícil desentrañar los aspectos científicos, políticos, de derechos humanos o socioeconómicos de casos específicos.

Los científicos son responsables de realizar y comunicar el trabajo científico con integridad, respeto, equidad, confiabilidad y transparencia, y de considerar las consecuencias de los nuevos conocimientos y su uso. El mantenimiento de estándares éticos por parte de los científicos y sus instituciones es un requisito previo para la confianza en la ciencia tanto de los responsables políticos como del público en general.

Dada la naturaleza omnipresente de las cuestiones de libertad y responsabilidad, es esencial que el CFRS sea consciente, sea capaz de evaluar y, cuando sea necesario, de comentar sobre el trabajo relevante de otros órganos asesores del ISC para garantizar que se respeten los principios aquí articulados. . Teniendo esto en cuenta, el mandato del CFRS se logrará mediante las siguientes acciones:

Acción 1: Abogar por el reconocimiento de la libertad y la responsabilidad de la ciencia en el mundo actual

La era digital ha cambiado irrevocablemente las circunstancias en las que se comunican las noticias y la información. La facilidad y rapidez con la que se comparte la información manipulada, sesgada o fabricada destaca la falta de normas y procesos editoriales para garantizar la precisión y credibilidad de la información. Además, la politización de algunos temas en la interfaz ciencia-sociedad ha contribuido a una postura populista emergente de `` posverdad '' sobre el conocimiento y a la adopción de posiciones ideológicas o anticientíficas sobre temas como el cambio climático, los organismos genéticamente modificados (OGM). ) y vacunación, que son diametralmente opuestos y en conflicto con el consenso científico sobre estos temas. Estos desarrollos representan una amenaza fundamental para la integridad de los procesos mediante los cuales la ciencia informa la formulación de políticas.

Dado este contexto contemporáneo y siempre cambiante, el papel de los científicos en el discurso público en la defensa del uso de la comprensión científica que es relevante para las políticas públicas y el debate social nunca ha sido tan grande. Cuando los científicos se involucran en debates científicos altamente controvertidos y politizados, es vital que respeten los sentimientos, los valores y los contextos culturales y, al mismo tiempo, se mantengan alerta al papel de los intereses especiales que pueden perjudicar el discurso público. La creciente importancia de la ciencia para responder a los desafíos actuales significa que los científicos y sus organizaciones se ven cada vez más atraídos a debates públicos intensos donde su autoridad y conocimiento podrían ser cuestionados. Es fundamental que la respuesta científica se adhiera a los principios de responsabilidad establecidos anteriormente, manteniendo al mismo tiempo una sólida defensa del método científico.

Por lo tanto, el trabajo del CFRS en los próximos años debe enmarcarse en la necesidad de respuestas efectivas al discurso anticientífico y un reexamen del significado de la libertad y la responsabilidad científicas en el siglo XXI. Proporcionará orientación sobre la conducta responsable en la ciencia en el contexto contemporáneo, las dimensiones éticas de las actividades y acciones asociadas y los límites de la promoción.

Este trabajo hará uso del alcance global único del ISC para identificar los problemas que afectan a los científicos en sus interacciones con los formuladores de políticas y el público en general. Explorará y promoverá el derecho a la ciencia como un bien público mundial y el derecho a la libertad científica. Estos derechos se basan en un contrato social implícito que obliga a la ciencia y los científicos a defender un conjunto de valores científicos, comprometerse con integridad y honestidad y actuar de manera ética. El CFRS desarrollará una guía informada globalmente para los miembros del ISC, para las instituciones de investigación y educación, y para los científicos individuales y sus comunidades sobre lo que constituye una conducta responsable en la ciencia contemporánea.

Las acciones iniciales incluyen:

  1. Convocar a un grupo de trabajo de expertos para llegar a un consenso sobre el significado y la interpretación de la libertad científica y la conducta responsable y ética en la ciencia, y sobre las responsabilidades de los científicos de comunicar sus conocimientos al dominio público y colaborar con los responsables de la formulación de políticas. El grupo de trabajo publicará un documento de posición.
  2. Desarrollo de un conjunto de herramientas para proteger y fomentar la libertad y la responsabilidad en la ciencia, con especial énfasis en los países que están trabajando para fortalecer sus sistemas científicos; y
  3. Desarrollar intervenciones, posiblemente basadas en guías y códigos de conducta existentes, que sirvan de base para promover la comunicación científica que aborde fundamentalmente los valores de la empresa científica, garantizando al mismo tiempo el respeto a la audiencia, la evidencia y la transparencia.

Acción 2: Establecer una agenda para la acción prioritaria

Basado en los resultados de la Acción 1, y trabajando en consulta con los miembros, socios y el Comité de Planificación Científica, el CFRS establecerá una agenda estratégica de temas prioritarios y un plan de trabajo relacionado para que el ISC los aborde en los próximos dos años. La implementación se llevará a cabo a través de una serie de talleres que pueden utilizarse para desarrollar productos para que los utilicen los miembros del ISC con el fin de movilizar acciones a nivel nacional o dentro de una disciplina específica.

Las acciones fuertes de los candidatos para la agenda CFRS deben:


Acción 3: Fortalecer el impacto del comité por la libertad y la responsabilidad en la ciencia

Si bien el CFRS de ISC se constituyó en junio de 2019, se basa en el legado de sus predecesores. Para fortalecer el impacto del nuevo comité, las acciones prioritarias incluyen:

Implementación

La elección inicial de temas será una combinación de problemas a largo plazo que afectan a la ciencia, como se enumeran anteriormente, y acciones en curso que responden a amenazas como la represión política, la crisis de replicación y otros problemas que surgen desde fuera y dentro de la comunidad científica. El CFRS también trabajará en estrecha colaboración con otros comités de ISC.

El apoyo de secretaría para el Comité durante los últimos ocho años ha sido proporcionado de forma voluntaria, primero por las Academias Suizas de Artes y Ciencias (2010-2016), y luego por la Royal Society Te Apārangi de Nueva Zelanda (2016-presente). La secretaría actual del CFRS está respaldada por un contrato con el gobierno de Nueva Zelanda que se extiende hasta junio de 2020. El Consejo dará prioridad a la obtención de nuevos arreglos para albergar la secretaría más allá de esa fecha.

Ir al contenido