La ciencia en tiempos de crisis: lecciones de Fukushima y la Segunda Guerra Mundial

La "memoria" colectiva es una forma de garantizar que los errores del pasado en la evolución de los sistemas científicos no se repitan después de una crisis, desastre o conflicto, según un historiador de la Universidad de Tokio que ha contribuido al informe Science Futures del ISC: Protecting Science in Times of Crisis.

La ciencia en tiempos de crisis: lecciones de Fukushima y la Segunda Guerra Mundial

La Proteger la ciencia en tiempos de crisis El informe reflexiona sobre la era actual de muchas y variadas crisis, desde conflictos violentos hasta desastres naturales, y sugiere un camino a seguir para desarrollar sistemas de apoyo que ayuden a prevenir la pérdida de científicos, su trabajo y sus invaluables archivos e infraestructura de investigación.


Proteger la ciencia en tiempos de crisis

Este documento de trabajo hace un balance de lo que hemos aprendido en los últimos años a partir de nuestros esfuerzos colectivos para proteger a los científicos y las instituciones científicas en tiempos de crisis. Detalla cómo las comunidades científicas de todo el mundo pueden prepararse mejor para las crisis, responder a ellas y reconstruirse a partir de ellas.


En 2022, el número de personas obligadas a huir debido a la persecución, los conflictos, la violencia y las violaciones de derechos humanos alcanzó más de 100 millones (ACNUR, 2022). Entre los que huyeron se encontraban científicos, académicos, médicos, ingenieros, profesores y estudiantes universitarios.

Coautor del informe del Consejo Científico Internacional Proteger la ciencia en tiempos de crisis, La Dra. Vivi Stavrou dijo que, como intermediarios del conocimiento, los científicos suelen ser los primeros afectados, encarcelados y exiliados en tiempos de crisis, pero pocas personas se dan cuenta del impacto que la pérdida de conocimiento e infraestructura científica tiene en su país y en las generaciones futuras.

"Actualmente no existe una comprensión compartida de cómo la comunidad científica mundial puede responder a las crisis que afectan a la ciencia y a los científicos, o de cómo puede coordinar la reconstrucción de los sistemas científicos afectados por las crisis", afirmó el Dr. Stavrou.

La profesora Sayaka Oki de la Escuela de Graduados en Educación de la Universidad de Tokio contribuyó al artículo con lo aprendido sobre el terremoto de Fukushima, el tsunami y el posterior desastre nuclear en 2011 y el esfuerzo de recuperación posterior a la Segunda Guerra Mundial.

“Fukushima fue un cambio de paradigma para nosotros porque nunca antes habíamos experimentado algo así. A medida que comenzaron las negociaciones globales para responder a la crisis, se dispuso de más información de la que normalmente se habría publicado. Por ejemplo, los datos sobre la radiactividad se hicieron más visibles después de este incidente y la gente se volvió más consciente del problema”, dijo el profesor Oki.

“Al principio, los científicos parecieron estar realmente impactados por el tsunami. En primer lugar, ese nivel de actividad sísmica no había ocurrido en 1000 años, lo que realmente desafió nuestras tecnologías de construcción que normalmente se basan en una escala de tiempo de 200 a 300 años. Las diferencias de opinión que siguieron sobre cómo mitigar el riesgo causaron conflictos dentro y fuera de la comunidad científica.

“Algunos científicos y tecnológicos probablemente estaban comunicando y coordinando una respuesta a través de sus redes, pero parecía bastante esporádico. No había una voz única y fuerte que uniera a los científicos y eso significó que la comunicación quedó abierta a rumores y desinformación”.

El profesor Oki dice que las ciencias tecnológicas y de ingeniería estaban en demanda en el momento de las crisis de Fukushima y de la Segunda Guerra Mundial, pero la falta de apoyo a las ciencias sociales fue una oportunidad perdida.

“Inmediatamente después de un desastre es difícil mantener debates inclusivos, exhaustivos y razonados, por lo que tuvimos un verdadero dilema. Una sociedad democrática debería tener un debate libre, pero en realidad, especialmente durante varios días después de un incidente, puede ser realmente difícil tener mensajes considerados y consistentes. Entonces es cuando se necesita una voz única, pero al mismo tiempo debe ser transparente y clara”, explicó el profesor Oki.

El informe recomienda que en tiempos de crisis, las colaboraciones externas pueden ayudar a cerrar la brecha de la inestabilidad y proteger la integridad de la investigación. El profesor Oki dice que durante la Segunda Guerra Mundial los avances científicos y tecnológicos eran un secreto celosamente guardado, pero a partir de 1947 se produjo un cambio importante (llamado “curso inverso”) en respuesta a la emergente Guerra Fría global que vio a Estados Unidos y sus aliados mostrarse más interesados ​​en promover el poder de Japón. desarrollo económico y tecnológico.

“Japón recibió mucha ayuda, especialmente de Estados Unidos y algunos países de Europa, y realmente ayudó a reconstruir la comunidad académica en ese momento. De manera similar a Fukushima, Japón necesitaba ayuda para desarrollar parte de la tecnología robótica necesaria para lidiar con la planta de energía nuclear. Creo que ambos casos revelaron que la colaboración es de vital importancia y es posible en tiempos de crisis”.

Cuando se trata de consejos sobre la reconstrucción de sistemas científicos o colaboraciones, cada caso es diferente según el profesor Oki, pero la experiencia japonesa ha demostrado que mantener activa la memoria colectiva puede abrir caminos hacia formas nuevas y más amplias de proteger a los científicos y la investigación en tiempos de crisis. .

“Desafortunadamente, durante tiempos de conflicto se destruyeron bibliotecas y muchos datos. La gente intenta salvar este tipo de infraestructura y memoria y eso es importante para darles la motivación para reconstruir su sociedad”, dijo el profesor Oki. "Por ejemplo, ciudades como Hiroshima y Nagasaki perdieron muchos artefactos y archivos importantes y, en el proceso de recuperación de un incidente tan catastrófico, hemos tratado de unir recuerdos, un esfuerzo que continúa incluso hoy".

Ver más: Ciencia preparada para la crisis: un marco para un sector proactivo y resiliente ➡️


BOLETÍN

Manténgase al día con nuestros boletines

Regístrese en ISC Monthly para recibir actualizaciones clave del ISC y de la comunidad científica en general, y consulte nuestros boletines de nicho más especializados sobre ciencia abierta, ciencia en la ONU y más.


Imagen de Alex V. on Unsplash

VER TODOS LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ir al contenido