Mitigar la crisis: el poder de la diplomacia científica

En una era de inestabilidad histórica, ¿cómo pueden los científicos y las instituciones científicas globales trabajar juntos como una fuerza diplomática? En la reunión intermedia de ISC en París, los miembros discutieron cómo los científicos pueden usar las redes internacionales como una fuerza mediadora en crisis y para enfrentar desafíos a largo plazo de manera más efectiva.

Mitigar la crisis: el poder de la diplomacia científica

“No se debe subestimar el poder de la comunidad científica mundial para influir en el cambio”, dice Jean-Christophe Mauduit, experto en diplomacia científica y profesor del University College London.

En la sesión "Diplomacia científica y ciencia en tiempos de crisis", los miembros del ISC analizaron cómo la ciencia y el ISC pueden trabajar para la diplomacia en medio de desafíos interconectados sin precedentes, incluido el cambio climático, la inestabilidad económica y política, el nacionalismo intenso y el conflicto armado, todo en las secuelas de una histórica crisis de salud. 

Frente a estos desafíos, el "poder blando" de la ciencia tiene el poder de remodelar la diplomacia global, argumenta Mauduit, citando al químico ganador del Premio Nobel Ahmed Zewail.

La diplomacia científica puede ser una herramienta para ayudar a los países a superar una división política. Mauduit señala el ejemplo de las Conferencias Pugwash: reuniones internacionales entre científicos globales que mantuvieron abierta una línea de comunicación entre los EE. UU. y la Unión Soviética durante la Guerra Fría y ayudaron a desarrollar marcos para tratados internacionales sobre armas de destrucción masiva.

Estudio de caso: Ucrania

La respuesta de la comunidad científica global a la guerra en Ucrania es otro ejemplo de la "diplomacia Track II": la ciencia como una forma de diplomacia paralela, donde los recursos científicos globales se movilizan para resolver conflictos, explica Mathieu Denis, director sénior de la nueva Centro ISC para el Futuro de la Ciencia.

En 2020, el ISC se asoció con InterAcademy Partnership y la Academia Mundial de Ciencias para coordinar una respuesta global para apoyar a los científicos desplazados por el conflicto, incluida la guerra civil siria: la Ciencia en el exilio iniciativa. La red se movilizó nuevamente cuando los talibanes tomaron Afganistán en 2021 y en febrero de 2022 en respuesta a la guerra en Ucrania. Fue entonces cuando el proyecto “tomó una dimensión diferente”, dice Denis.

En tales casos, el ISC no expulsa a la organización miembro, sino que moviliza sus recursos para salvaguardar la colaboración científica, preservar los sistemas científicos y apoyar a los científicos refugiados y desplazados. El ISC convocó una llamada quincenal con organizaciones internacionales que trabajan con científicos refugiados y desplazados, para compartir información, elaborar estrategias y evitar la duplicación de trabajo. Esto condujo a una reunión en junio de 2022, donde científicos de todo el mundo se reunieron para solidificar un plan de acción de siete puntos para apoyar a los científicos atrapados en crisis.

Uno de los resultados clave de esas reuniones fue mantener una comunicación abierta entre las personas que trabajan en el mismo problema, un valioso esfuerzo diplomático en sí mismo, explica Denis. Pero el trabajo también condujo a un cambio de política práctico a largo plazo para ayudar a los científicos en áreas de conflicto: la organización global de la industria editorial académica, STM, dijo que eliminaría las tarifas para las instituciones ucranianas y para los científicos en otras áreas de conflicto en el futuro. “Hay un papel para todos nosotros. Todos podemos actuar y hacer algo en nuestras organizaciones”, dice Denis.

El trabajo preliminar establecido durante la crisis siria fue crucial para trabajar más tarde en Ucrania, explica. Al desarrollar un libro de jugadas y una red global de expertos, y hacer un seguimiento de lo que funciona y lo que debe cambiarse para la próxima vez, la comunidad científica internacional puede responder de manera rápida y más eficiente a las próximas crisis. 

Aprendiendo de la crisis de Ucrania

La Academia de Ciencias de Polonia ha sido un actor clave en los esfuerzos globales para mantener seguros a los científicos ucranianos y garantizar la continuidad de su trabajo. Magdalena Sajdak, Directora del Centro Científico de la Academia Polaca de Ciencias en París, informó a los miembros sobre las subvenciones de la Academia, programas y otros esfuerzos, que han ayudado a cientos de científicos desplazados. 

A lo largo de este trabajo, Sajdak dice que la Academia Polaca ha tenido otra prioridad importante: prevenir una fuga de cerebros de científicos ucranianos que dificultaría la recuperación de la posguerra. En una situación de conflicto, la pérdida de un país es a menudo la ganancia de otro, ya que científicos altamente calificados huyen de su país de origen y retoman su trabajo en otro lugar.

Fomentar la repatriación voluntaria de científicos, cuando sea seguro regresar, es uno de los objetivos del ISC. Recomendaciones de Ciencia en el Exilio – una parte vital para garantizar que los países puedan mantener sistemas científicos nacionales prósperos y cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible. Esta también fue una prioridad señalada en un Declaración conjunta de 2022 firmado por la Federación Europea de Academias de Ciencias y Humanidades ALLEA y otras academias nacionales, que enumeró el mantenimiento de las afiliaciones institucionales para los científicos desplazados como su principal recomendación para lograr este objetivo. 

“Después de la guerra, ¿quién va a enseñar en las universidades?” pregunta Sajdak. Es por eso que la reciente convocatoria de solicitudes de subvenciones de la Academia Polaca de investigadores ucranianos afectados por la guerra enfatizó que los beneficiarios ucranianos podrán mantener sus afiliaciones en las instituciones de origen mientras trabajan en Polonia, un pequeño paso que podría tener importantes implicaciones para el futuro de Ucrania. 

Cómo un panorama científico más inclusivo beneficia a todos

Al abordar estos problemas, es importante que la comunidad científica mundial se base en el conocimiento de las regiones que tienen experiencia en el manejo de conflictos e incertidumbre, recomienda Ava Thompson, secretaria general de la Unión Internacional de Ciencias Psicológicas, quien habló en la reunión de ISC en París. .

“Apreciamos la nueva conciencia global que está marcada por las policrisis y los desafíos asociados, pero la abordamos utilizando las lecciones de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo y otros contextos mundiales mayoritarios, donde esta característica de la vida es lamentablemente normativa”, explica Thompson, quien también es Presidente Fundador de la Alianza Caribeña de Asociaciones Nacionales de Psicología.

Los científicos de estas áreas se encuentran “típicamente en la periferia de los paisajes científicos, geopolíticos y económicos”, señala, aunque estos estados suelen ser un “barómetro temprano y confiable” de las tendencias que preocupan a todo el mundo, como el cambio climático.

“Maximizar la diplomacia científica requiere descentrar nuestra mirada de los centros tradicionales y contemporáneos para crear un panorama científico más inclusivo”, dice Thompson. 

NEWSLETTER

Manténgase al día con nuestros boletines

Regístrese en ISC Monthly para recibir actualizaciones clave del ISC y de la comunidad científica en general, y consulte nuestros boletines de nicho más especializados sobre ciencia abierta, ciencia en la ONU y más.


Imagen de jason garner.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ir al contenido