Replantear la confianza en la ciencia para la política multilateral: perspectivas del Foro de Periodistas Científicos

Nick Ishmael-Perkins, consultor senior del ISC, dirigió recientemente una sesión centrada en la confianza en la ciencia en el Foro de Periodismo Científico. Junto con destacados editores de periodismo científico, discuten el papel del periodismo científico para promover la confiabilidad.

Replantear la confianza en la ciencia para la política multilateral: perspectivas del Foro de Periodistas Científicos

El Center of Science Futures, un nuevo grupo de expertos del Consejo Científico Internacional (ISC), publicó su último documento de trabajo (“The Contextualization Deficit: Reframing Trust in Science for Multilateral Policy”) en la edición de 2023 del Foro de Periodismo Científico (SJF), durante la sesión dirigida por el ISC “Reformular la confianza en la ciencia: ¿Cuáles son las lecciones para el periodismo científico?”.

Nick Ishmael-Perkins, consultor principal del ISC y autor principal del informe, estuvo acompañado por los principales editores de periodismo científico, Mia Malan, editora en jefe del Centro Bhekisisa para el Periodismo de Salud en Sudáfrica y Subhra Priyadarshini, editora en jefe de Nature India, para discutir la necesidad de un enfoque más sofisticado sobre cómo se comunica la ciencia y cómo entendemos la “confianza en la ciencia”, planteando la pregunta: “¿Qué papel sugiere este enfoque para el periodismo científico?”.

Una cuestión clave identificada en el artículo y destacada por Ishmael-Perkins en su introducción es que la confianza a menudo se analiza como un agregado, como si fuera una métrica cuantificable. También se suele considerar a la ciencia como una entidad monolítica, pasando por alto su diversidad inherente. Otra deficiencia señalada en el informe es cómo los sistemas de información se comunican con el “público en general”, como si las audiencias fueran una entidad singular y homogénea, ignorando así la amplia gama de audiencias y comunidades.

De hecho, como señala el artículo, el discurso predominante que enmarca el compromiso ciencia-política-sociedad sigue un modelo lineal destinado a reforzar la confianza pública en mensajes basados ​​en el consenso científico. Cuando el cumplimiento público no es suficiente, se atribuye a un supuesto “déficit de apreciación” por parte del público. Sin embargo, este enfoque no ha demostrado ser suficiente y las consecuencias son evidentes en los decepcionantes avances en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la proliferación de información errónea.

Contextualización y diversidad

La pandemia de COVID-19 es un ejemplo de alto perfil de los fracasos y la resistencia científico-política tanto del público como de los líderes políticos, exponiendo problemas sistémicos y estructurales en la traducción del conocimiento dentro de la interfaz de las políticas. Luego, Ishmael-Perkins recordó a los participantes una historia de éxito: la eficaz estrategia de erradicación de la polio de la India, lograda a través de varios cambios clave en la interfaz ciencia-política-sociedad. En particular, la India logró reconocer la heterogeneidad en cómo las personas perciben y entienden la confianza en la ciencia. Como enfatiza el artículo, el contexto es fundamental para comprender el nivel de confianza, y hay múltiples factores en juego más allá de la confianza en la ciencia per se.

Para abordar el actual “déficit de contextualización”, el artículo sugiere varias estrategias, que Ishmael-Perkins adaptó al periodismo científico específicamente para la discusión. Mia Malan, editora en jefe del Centro Bhekisisa de Periodismo de Salud en Sudáfrica, ofreció una perspectiva única. En un país con 11 idiomas oficiales y una amplia gama de percepciones de la ciencia, Sudáfrica ha enfrentado desafíos importantes, incluida la tragedia nacional del SIDA derivada de decisiones políticas mal informadas influenciadas por prejuicios históricos. En ese contexto, Malan enfatizó que la coherencia y la adaptación a las audiencias locales son la moneda de la confiabilidad, una lección reforzada por las experiencias de los periodistas científicos durante la pandemia de COVID-19. Los periodistas no sólo deben adaptar y facilitar el diálogo con las audiencias, utilizando los canales que las personas utilizan para acceder a la información, sino que la propia sala de redacción debe reflejar la diversidad de las audiencias a las que informan y atienden.

El déficit de contextualización: replantear la confianza en la ciencia para la política multilateral

DOI: 10.24948/2023.10 'El déficit de contextualización: replantear la confianza en la ciencia para la política multilateral'. El Centro para el Futuro de la Ciencia, París. https://futurcouncil.science/es/publications/trust-in-science, 2023


Humanizar la ciencia

Subhra Priyadarshini, editora jefe de Nature India, se unió a la conversación y destacó el poder de la empatía para promover la confianza, especialmente en temas de vida o muerte, como la salud o los desastres. Los periodistas deben invertir tiempo y energía para construir un puente con sus audiencias, estableciendo una conexión real a nivel individual o comunitario. El sentido común detrás de la confianza en la ciencia es que hay que ganársela: “¿debería ser diferente para el periodismo?” ella señala.

Priyadarshini enfatizó otra cuestión importante del informe al resaltar la incertidumbre y vulnerabilidad de la ciencia que debería comunicarse de buena fe. Junto con la información basada en evidencia, la humanización de la ciencia es el ingrediente clave para lograr confiabilidad.

Otro desafío importante es que, comúnmente, la ciencia se considera dominio de especialistas, incluso aunque esté enredada en una jerga compleja, que suele usarse en el idioma inglés. Las noticias falsas ofrecen una opción más sencilla y, para frenar la desinformación, existe una necesidad creciente de una comunicación científica más accesible y simplificada en varios idiomas. Sin embargo, Ishmael-Perkins advirtió que la gestión de la información o la tecnología de la comunicación no proporcionarán soluciones fáciles a los desafíos de la confianza. Surge la cuestión de la responsabilidad: ¿quién debería hacer que la ciencia sea más confiable y accesible? Esta carga recae en gran medida sobre los científicos, pero, como señala Priyadarshini, a menudo carecen del tiempo y la capacitación para una participación pública efectiva. Aquí es donde entran en juego los activistas científicos, que actúan como intermediarios entre los científicos y los públicos a los que deben servir. Priyadarshini observó que nos encontramos en un momento crítico de la historia, con la oportunidad de derribar las barreras que obstaculizan la ciencia y los comunicadores científicos.

Formar periodistas para la comunicación científica

 Nick Ishmael-Perkins reaccionó a los interesantes casos presentados sumergiéndose en las cuatro áreas de participación pública descritas en el artículo. No basta con que los periodistas científicos publiquen sus artículos, señala, sino que deben reflexionar sobre el papel que desempeñan en el mantenimiento de la rendición de cuentas dentro de la interfaz ciencia-política. Esto requiere enmarcar la cuestión en un contexto más amplio, incluido el reconocimiento del contexto político. Sin embargo, como subrayaron los participantes y el panel, los periodistas no están preparados para desempeñar este papel, especialmente en una era de modelos de negocio estresados. Como señala Malan, eliminar la jerga requiere una cantidad significativa de tiempo: se dedican entre 15 y 20 horas a editar un artículo de 1,500 palabras, y la mitad de ese tiempo se centra en eliminar la jerga. Se necesitan muchas habilidades para descomponer conceptos, contextualizar y explicar mediante analogías, especialmente cuando todas estas tareas deben realizarse más rápidamente durante crisis, como una pandemia. Esto requiere que las alianzas sean realmente eficientes –en particular a través de talleres de capacitación para periodistas impartidos por científicos– capacitación que ahora realizan los periodistas de Bhekisisa mensualmente.

Priyadarshini concluye el intercambio enfatizando que la comunicación científica sigue siendo un “campo verde”: la oficina de ciencia se encuentra entre las incorporaciones más recientes a las redacciones, cuando existen, y que la competencia para publicar historias es alta. La ciencia debe luchar por el espacio de primera plana con las noticias políticas y económicas; las historias científicas deben incorporarse a una de las “cabezas de hidra” de las noticias. Y esto requiere pensar en las dimensiones políticas y económicas de las historias.


NEWSLETTER

Manténgase al día con nuestros boletines

Regístrese en ISC Monthly para recibir actualizaciones clave del ISC y de la comunidad científica en general, y consulte nuestros boletines de nicho más especializados sobre ciencia abierta, ciencia en la ONU y más.


Observación
La información, opiniones y recomendaciones presentadas en este artículo son las de los contribuyentes individuales y no reflejan necesariamente los valores y creencias del Consejo Científico Internacional.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ir al contenido