Ciencia y sociedad: puntos clave de nuestro documento Science as a Global Public Good

La visión del ISC es de la ciencia como un bien público global, pero ¿qué significa esto para la ciencia y la sociedad? Nuestro artículo La ciencia como bien público global considera dos puntos principales al abordar esta pregunta que resumiremos en este blog: Como bien público global, ¿cómo responde la ciencia a las necesidades de la sociedad? ¿Y cómo evoluciona el contrato social entre ciencia y sociedad?

El Consejo Internacional de Ciencias, como la voz mundial de la ciencia, está comprometido con una visión de la ciencia como un bien público mundial. Todos los seres humanos son fundamentalmente similares e interconectados debido a su dependencia de los ecosistemas de la Tierra y las necesidades que esos ecosistemas satisfacen, como la producción de alimentos, el suministro de agua limpia, la regulación de enfermedades, la regulación del clima, etc. Dado que el conocimiento colectivo ha sido el principal impulsor del progreso humano colectivo, la producción de valor público ofrece beneficios para todos. Por lo tanto, la ciencia, como una forma especial de conocimiento, disciplinada metodológicamente y contrastada con la realidad, puede proporcionar un valor inmenso como bien público global.

“El conocimiento científico, los datos y la experiencia deben ser universalmente accesibles y sus beneficios compartidos universalmente. Una comunidad científica mundial que se apoye mutuamente tiene la responsabilidad de garantizar la inclusión y la equidad, incluidas las oportunidades para la educación científica y el desarrollo de capacidades”.

– Extracto del Estatuto II, párrafo 4, Estatutos y reglamento interno del ISC

Como bien público mundial, ¿cómo responde la ciencia a las necesidades de la sociedad?

Si bien es importante que la ciencia responda a las necesidades de la sociedad mediante la creación de nuevos conocimientos que permitan nuevas actividades, nuevas tecnologías e innovaciones, la utilidad de los conocimientos no debe considerarse únicamente a través de la “lente reductora de la oferta y la demanda”. Es la creencia del Consejo que la ciencia debe mantener un amplio espectro de investigación científica y expandir los límites del conocimiento.

De hecho, gran parte del conocimiento científico no contribuye a las economías nacionales y al crecimiento del PIB, pero inspira la imaginación humana y, de esta manera, es un bien no excluyente ni rival. Además, del mismo modo que la humanidad ha amenazado considerablemente el futuro del medio ambiente para satisfacer prioridades inmediatas de desarrollo, la ciencia no debe descuidar el futuro considerando el plazo inmediato como su única prioridad.

Aunque las percepciones de un mundo que enfrenta crisis convergentes que amenazan a la humanidad están creciendo, la comunidad científica internacional está haciendo oír cada vez más su voz colectiva para enfrentar este desafío, ya que las soluciones globales requieren una participación global. En este contexto, la ciencia no debe perder el foco en la necesidad de ser inclusiva y debe incorporar los conocimientos y las prioridades de todas las regiones, en particular de aquellas que más sufrirán si las tendencias globales no mejoran. La realidad de una comunidad científica global está creciendo, pero solo será real cuando se abra a formas más amplias de conocimiento y cuando se creen bienes comunes de conocimiento global capaces de responder eficazmente a grandes desafíos.

Para responder a las necesidades de la sociedad, la ciencia también debe considerar la importancia de los gobiernos, ya que son ellos quienes articulan las prioridades y establecen los presupuestos para las agencias de financiación dentro de sus sistemas científicos nacionales. Al considerar el poder de los gobiernos, los científicos e investigadores deberían defender la libertad de seguir su propia inspiración como una forma de maximizar el retorno de la inversión en investigación. En muchos aspectos, los científicos no saben necesariamente a qué podrían contribuir sus hallazgos al principio, pero algunos descubrimientos, ya sean intencionales o accidentales, eventualmente resultan ser de gran utilidad. Por ejemplo, el descubrimiento accidental más famoso e importante es la medicina milagrosa de Fleming, la penicilina, aunque su investigación inicial fue sobre los estafilococos. De la misma manera, las interacciones entre los sectores público y privado no deben subestimarse al enfrentar los desafíos contemporáneos. Ambos pueden servir al bien público al compartir ideas, investigaciones y datos, como lo ilustra la pandemia de COVID-19.

Ciencia y sociedad: ¿un contrato social en constante evolución?

Las prioridades de la ciencia para servir al bien público, la exploración de los procesos en la naturaleza y la sociedad, así como la búsqueda de respuestas eficaces a las prioridades sociales emergentes, influyen en la relación entre la ciencia y la sociedad, la naturaleza de su contrato social y la organización social. del proceso científico. El contrato social entre ciencia y sociedad siempre ha operado sobre las mismas bases; con financiación pública, la ciencia crea y comunica descubrimientos a la sociedad. Sin embargo, a lo largo de los años, las prioridades de la ciencia han evolucionado en gran medida, al igual que su organización social, lo que ha dado lugar a un cambio hacia un contrato social en el que la ciencia está abierta a la sociedad, es transparente y participativa.

El movimiento de ciencia abierta que cobra impulso hoy es la manifestación de esta evolución, buscando hacer accesible la investigación científica y su difusión a una sociedad inquisitiva como parte de la co-creación de conocimiento para el bien público global. La pandemia de COVID-19 ilustró la ciencia abierta en acción y expuso algunos de los procesos que obstaculizan la eficacia de la ciencia para contribuir al bien público mundial. Con la adopción de Recomendación de la UNESCO sobre ciencia abierta, el potencial de cambio a una 'nueva normalidad' está al alcance, pero requerirá el compromiso de la comunidad científica internacional para garantizar que esta nueva era de la ciencia esté bien adaptada al servicio del bien público mundial.


Todo esto y más en nuestro documento de posición:

La ciencia como bien público global

Un documento de posición del Consejo Internacional de Ciencias. noviembre de 2021.

Compartir:

Ir al contenido