Podcast con Fernanda Trías: Ciencia ficción y el futuro de la ciencia: lecciones de una ecodistopía

Fernanda Trías, escritora galardonada e instructora de escritura creativa, comparte su visión sobre el potencial de la ciencia ficción para dar forma al futuro de la ciencia en la nueva serie de podcasts del Center for Science Futures, en asociación con Nature.

Podcast con Fernanda Trías: Ciencia ficción y el futuro de la ciencia: lecciones de una ecodistopía

Los científicos e investigadores valoran cada vez más la ciencia ficción por sus contribuciones a la anticipación de escenarios futuros. Como parte de su misión de explorar las direcciones hacia las que nos están llevando los cambios en la ciencia y los sistemas científicos, la Centro para el Futuro de la Ciencia Se sentó con seis autores destacados de ciencia ficción para conocer sus perspectivas sobre cómo la ciencia puede enfrentar los numerosos desafíos sociales que enfrentaremos en las próximas décadas. El podcast está en asociación con Naturaleza.

En nuestro cuarto episodio, conversamos con Fernanda Trías sobre cómo unir las artes y las ciencias. Habla de la urgencia de tomar medidas frente a realidades espantosas como las crisis ecológicas. Ella cree que mediante la localización de problemas y soluciones, podemos hacer que la ciencia sea más significativa.

Suscríbete y escucha a través de tu plataforma favorita


Fernanda Trias

Fernanda Trías nació en Montevideo, Uruguay, y actualmente reside en Colombia. Escritora galardonada e instructora de escritura creativa, tiene una maestría en Escritura Creativa de la Universidad de Nueva York y ha publicado cuatro novelas, dos de ellas traducidas al inglés (La azotea, Prensa Charco 2020, y Baba rosa, Escribano 2023), así como una colección de cuentos.  


Expediente académico

Pablo Shrivastava (00:03):

Hola, soy Paul Shrivastava y en esta serie de podcasts hablo con autores de ciencia ficción sobre el futuro. Creo que su forma única de ver las cosas puede brindarnos información valiosa sobre cómo podemos crear el tipo de mundo que queremos y evitar el que no queremos.

Fernanda Trías (00:24):

Todos esperamos que la ciencia venga y nos salve del desastre y los estragos que causamos, y esa no es la forma en que va a funcionar.

Pablo Shrivastava (00:32):

Hoy hablo con Fernanda Trías, novelista y cuentista uruguaya. También es profesora de escritura creativa en la Universidad de los Andes en Bogotá. Su libro, Baba rosa, fue reconocida como una de las mejores obras literarias de una autora en el mundo de habla hispana. Hablamos de su inspiración, de si el horror distópico puede provocar cambios y de la importancia de unir las artes y las ciencias. Espero que disfrutes.

Bienvenida, Fernanda. Muchas gracias por acompañarnos en esta serie de podcasts. Me gustaría comenzar preguntándote si puedes hablar un poco sobre tus propios antecedentes y tu relación con la ciencia.

Fernanda Trías (01:24):

Bueno, en realidad vengo de una familia donde la ciencia y el arte siempre han estado entrelazados. Mi padre era médico. Yo crecí, por ejemplo, jugando en los pasillos de los hospitales, y mi padre hablaba del cuerpo humano, y para mí era muy interesante. Pero al mismo tiempo, tenía una inclinación más bien humanista, así que terminé estudiando estudios humanos. Trabajé muchos años como traductora, pero me especialicé en textos médicos. En la traducción encontré una manera de tener ambos, por un lado, idiomas que amo y, por otro lado, poder investigar, aprender.

Pablo Shrivastava (02:07):

Maravilloso. Su nuevo e interesante libro que se está traduciendo, Baba rosa, al inglés: ¿puede contarnos un poco sobre el tema general del libro y cómo habla de la ciencia y la organización de la ciencia en este trabajo?

Fernanda Trías (02:23):

En realidad, la baba rosa es una de esas cosas que descubrí cuando aún hacía traducciones médicas. En esta novela distópica ha habido una catástrofe ambiental, y pensé, bueno, imaginemos un país donde lo que tienen para alimentar a la población es esta pasta que se llama 'baba rosa', peyorativamente. Todos los recortes y todos los pedacitos de los cadáveres, el ganado, se calientan a temperaturas realmente altas. Luego se centrifugan para quitar la grasa de la carne, y queda una pasta muy rosada, que parece pasta de dientes. Los dos personajes principales: la narradora es una mujer que cuida a un niño que padece una enfermedad rara. Uno de los muchos síntomas que tiene es que la persona siempre tiene hambre. El cerebro no recibe la señal que dice: Está bien, ya es suficiente. Entonces es un síndrome muy doloroso, y esta mujer está cuidando a un niño que no puede dejar de comer en un mundo donde hay escasez de alimentos, y esta baba rosada es el principal alimento disponible.

Pablo Shrivastava (03:39):

Eso es tan poderoso. Y una esperanza es que este tipo de tropo de horror y distopía sorprenda a la gente y les haga cambiar sus comportamientos para ser más sostenibles, ya sea en la nutrición de su propio cuerpo, o en la quema de carbono, o lo que sea. ¿Crees que la ciencia ficción realmente puede provocar un cambio de mentalidad?

Fernanda Trías (04:03):

No lo sé, pero toda novela distópica contiene al menos algún eco de la realidad. Tengo la sensación de que, como sociedad, ahora mismo estamos negando lo que está pasando con el cambio climático. Y es normal porque da mucho miedo y también porque... los individuos no sentimos que podamos hacer mucho para cambiar lo que está pasando. Sentimos esta frustración, pero por eso creo que es tan importante que el arte acerque el tema y lo ponga a disposición de la gente, porque crea un ejemplo tangible de lo que podría suceder. Y de repente podemos imaginar el mundo entero con todas estas consecuencias y los detalles, y cómo esto afectaría a la gente normal y corriente, y así es como podemos empezar a hablar de esto.

Pablo Shrivastava (05:00):

Existen estas formas de pensar en nosotros mismos como separados de la naturaleza, pero existe una alternativa. La visión indígena del mundo en muchos países es mucho más holística y mucho más inclusiva, que somos naturaleza, somos parte de la red de la naturaleza, y si le hacemos algo, también regresa y nos afecta. ¿Crees que eso sería útil y ayudaría a superar algunos de estos desafíos?

Fernanda Trías (05:31):

Me encanta lo que dice Vandana Shiva, filósofa india, ecofeminista. Habla del ecoapartheid, de que existe una separación entre los humanos y el resto de la naturaleza. Sería importante que la ciencia aprendiera de ese paradigma, porque muchas de estas visiones de los pueblos indígenas –aquí en Colombia tenemos muchas– pueden considerarse menos científicas. En ese sentido, la ciencia a veces puede ser muy arrogante, ¿no? Por eso creo que la forma de pensar ecofeminista podría ayudar mucho. Y también tener más mujeres trabajando en ciencia podría provocar ese cambio. Y ahora mismo en América Latina hay autores que están mirando hacia esas otras formas de conocimiento y escribiendo ciencia ficción desde allí. Creo que eso es muy, muy interesante.

Pablo Shrivastava (06:30):

Muy interesante. ¿Cree que ciertos avances científicos y tecnológicos son realmente perjudiciales para los sistemas terrestres y cuál podría ser el papel de la ciencia ficción para evitarlo?

Fernanda Trías (06:47):

Lo que a veces tengo la sensación es que la ciencia es como una buena madre que corre detrás del niño mimado que hace estragos en la casa. Y la madre va detrás corriendo solo recogiendo los juguetes, ¿no? Entonces, en este momento la ciencia es esta red de seguridad que todos esperamos que venga y encuentre una manera de salvarnos del desastre y los estragos que causamos, y esa no es la forma en que va a funcionar.

Si tomamos el caso de los alimentos, por ejemplo, se estima que el planeta necesitará producir un 60% más de alimentos para 2050 para sustentar a la creciente población mundial. Eso va a ser realmente difícil. Ya hay innovaciones científicas que van en esa dirección y piensan, bueno, ¿cómo podemos modificar genéticamente cultivos o semillas para hacerlos resistentes al calor? Pero si lo piensas bien, alrededor del 30% de los alimentos producidos en el mundo en este momento se pierde o desperdicia, y esto va de la mano con el capitalismo, por supuesto. Entonces lo que necesitamos es un cambio. La ciencia ficción nos ayuda, aunque no encuentre una solución, por supuesto, pero al menos ayuda a explorar el problema y ayuda a plantear la pregunta.

Pablo Shrivastava (08:01):

El punto que estás planteando sobre las artes o las narrativas que dan forma a la pregunta va al corazón de lo que algunas personas llaman investigación científica transdisciplinaria, donde la investigación se realiza en co-creación con las partes interesadas.

Fernanda Trías (08:17):

Y por eso es tan importante integrar las humanidades y las ciencias. Porque los problemas a los que nos enfrentamos ahora trascienden fronteras y campos del conocimiento. Entonces consideramos que el cambio climático no es sólo una cuestión ambiental. Cualquier decisión tiene un enorme impacto económico y social. Necesitamos pensar en las necesidades de cada comunidad en su contexto antes de implementar lo que queramos implementar. Tienes que pensar cómo funcionará en comunidad con esos desafíos particulares.

Pablo Shrivastava (08:53):

Entonces este es un punto muy importante. La cuestión de localizar, no limitarse a quedarse con soluciones generales, sino adaptarlas al contexto cultural local. Ésa es realmente la clave de la solución y, para mí, está, nuevamente, algo fuera del ámbito de la ciencia normal y tradicional. ¿Qué sugerencias podría tener para que los científicos participen en este tipo de resultados?

Fernanda Trías (09:21):

Esta idea de que la investigación científica y el arte están separados está muy extendida. Sin embargo, creo que tienen más cosas en común de lo que pensamos porque ambos requieren curiosidad y luego la voluntad de conectarse con ideas que parecen muy diferentes.

Pablo Shrivastava (09:40):

Conectando los puntos para hacer un patrón más grande. Y esto es, para mí, un movimiento artístico. No es un movimiento científico.

Fernanda Trías (09:49):

Exacto, pero creo que probablemente los mejores científicos son los que tienen este tipo de pensamiento, ya sabes, esta mente creativa. La creatividad es algo que no es sólo para algunas personas que son artistas. Todos somos personas creativas. Cuando comencé a escribir… pensando en la novela que luego sería Baba rosa, Tenía algunos elementos que parecían completamente ajenos. Por ejemplo, la baba rosada es pasta, el niño con este síndrome en particular... Esto es como, ya sabes, como un mosaico, pero para mí, como escritor, necesito confiar en esta intuición. Sabía que estaban juntos. No sabía cómo.

Pablo Shrivastava (10:33):

Gracias por escuchar este podcast del Centro para el Futuro de la Ciencia del Consejo Internacional de Ciencias realizado en asociación con el Centro para la Imaginación Humana Arthur C. Clarke de UC San Diego. Visite Futurcouncil.science/es para descubrir más trabajos del Centro para el Futuro de la Ciencia. Se centra en las tendencias emergentes en los sistemas científicos y de investigación y proporciona opciones y herramientas para tomar decisiones mejor informadas.


Paul Shrivastava, profesor de Gestión y Organizaciones de la Universidad Estatal de Pensilvania, presentó la serie de podcasts. Se especializa en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El podcast también se realiza en colaboración con el Centro Arthur C. Clarke para la Imaginación Humana de la Universidad de California, San Diego.

El proyecto fue supervisado por Mathieu Denis y llevado por dong liu, A partir de la Centro para el Futuro de la Ciencia, el grupo de expertos del ISC.


Boletin informativo

Manténgase al día con nuestros boletines

Regístrese en ISC Monthly para recibir actualizaciones clave del ISC y de la comunidad científica en general, y consulte nuestros boletines de nicho más especializados sobre ciencia abierta, ciencia en la ONU y más.


foto de la patricio perkins on Unsplash.


Observación
La información, opiniones y recomendaciones presentadas en este artículo son las de los contribuyentes individuales y no reflejan necesariamente los valores y creencias del Consejo Científico Internacional.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ir al contenido